Público
Público

Bruselas propone blindar más las fronteras de la UE y acelerar la expulsión de migrantes

La Comisión Europea quiere reforzar las fronteras comunitarias con 10.000 guardias más, a los que, además, quiere dotar de mayores poderes para "intensificar" las devoluciones. Juncker, por otro lado, habla de buscar vías legales para dejar entrar a los migrantes "cualificados". 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, durante su discurso del Estado de la Unión ante el pleno de la Eurocámara. - EFE

La Comisión Europea (CE) ha propuesto este miércoles reforzar las fronteras exteriores de la UE con 10.000 guardias adicionales para 2020 y acelerar la expulsión de migrantes de territorio europeo. El presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, durante el discurso sobre el Estado de la Unión, ha presentado además una propuesta para crear vías regulares de acceso para los migrantes, según ha definido, "cualificados".

El refuerzo de la Guardia Europea de Fronteras y Costas para que cuente con 10.000 efectivos más de aquí a dos años, que ya había sido anunciado por Juncker el pasado julio, se concretó en una propuesta que Bruselas confía sea adoptada próximamente. Juncker insistió durante su discurso en que la idea no es "crear una fortaleza europea", sino proteger mejor las fronteras externas. La idea es contar de aquí a 2020 con 10.000 efectivos "listos para actuar".

La CE quiere que con el paso de los años el personal nacional desplegado a corto plazo en las fronteras externas vaya disminuyendo y sea reemplazado por personal de la Guardia Europea de Fronteras y Costas de los distintos Estados miembros para periodos más largos, lo que garantizará según Bruselas que la Agencia pueda funcionar "de modo previsible y flexible".

También quiere que esos agentes puedan llevar a cabo tareas de control fronterizo y de retorno de migrantes. Bruselas plantea la revisión de la normativa sobre retorno, con el fin de acelerar las devoluciones. Según la CE, en la actualidad la UE solo devuelve al 36% de esos migrantes, por lo que considera prioritario "intensificar" esos retornos.

Para ello, quiere que las decisiones de retorno siempre se emitan en paralelo o inmediatamente después de una decisión que ponga fin a una estancia legal y que haya procedimientos fronterizos "acelerados" para las personas cuyas solicitudes de asilo hayan sido rechazadas ya en su entrada a territorio europeo. En paralelo, el presidente de la CE subrayó la necesidad de "abrir a la UE a la inmigración regular", para lo que consideró que hacen falta "vías legales" que permitan dejar entrar a los migrantes "cualificados".