Público
Público

Bruselas trata de encajar el ‘grexit’ en los tratados de la UE

El país heleno entraría en quiebra el 30 de junio, cuando debe devolver un préstamo al FMI de 1.600 millones de euros

Una manifestante sostiene una bandera griega en frente del Parlamento.-Yannis Kolesidis (EFE)

MANUEL RUIZ RICO

Bruselas.- La crisis griega vuelve a llevar a la UE a una tensión máxima. Los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona, reunidos hoy en Luxemburgo, han fracasado también en lograr un acuerdo con Grecia para evitar el desastre: la quiebra helena y la, en teoría, consiguiente salida del país del proyecto europeo, el llamado Grexit. El tiempo corre en contra y la solución tiene ahora dos fechas clave: la cumbre europea del próximo lunes o la de Jefes de Estado del jueves y viernes de la semana que viene.

Aunque la UE insiste en que aún no hay ningún plan B sobre la mesa, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha asegurado en la rueda de prensa al término de la cita, que no se plantean otra opción que llegar al acuerdo pero “las instituciones europeas están preparadas para cualquier eventualidad”.

Grecia, que carece de liquidez, tendrá que hacer frente el 30 de junio a los pagos pendientes con el Fondo Monetario Internacional por valor de 1.600 millones de euros. Aquí llegaría la quiebra, el llamado y temido default. Pero además el 20 de julio debe afrontar también el pago de 3.500 al Banco Central Europeo (BCE).

Ante el fracaso del Eurogrupo, el propio ministro de Economía griego, Yanis Varoufakis, ha evaluado así la situación actual: “Estamos cerca de llegar al estado mental que acepta el accidente”. Varoufakis ha explicado que su propuesta al Eurogrupo ha sido la posibilidad de aceptar recortes en Defensa y que el Mecanismo Europeo de Estabilidad compre 27.000 millones de euros que el Banco Central Europeo tiene prestados a Grecia. Bruselas, en cambio, pide básicamente más recortes y subidas de impuestos.

“Las instituciones europeas están preparadas para cualquier eventualidad”, dice el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem


Aun así, el Grexit de momento es más teoría que otra cosa porque los tratados de la UE no contemplan una opción así. Una presunta salida de Grecia de la UE se debería realizar bien mediante un atajo legal, bien mediante una fórmula improvisada que hiciera legal la voluntad política. En definitiva, una quiebra griega metería la UE en un callejón sin salida.

En primer lugar, según el Tratado de Funcionamiento de la UE (artículo 140.3), la entrada de un país en el euro es “irrevocable”. Pero puesto que el euro está vinculado a que el país en cuestión esté en la UE, ésta sería la única fórmula que podría aplicarse en el caso griego: que, saliéndose de la UE, abandonase, por lo tanto, el euro.

Sin embargo, ¿cómo salir de la UE? De nuevo, otro obstáculo. Habría que iniciar un proceso de negociaciones de dos años, según los tratados europeos. Y, claramente, ni Grecia ni la UE tienen dos años por delante. Un galimatías legal sin salida.

Sin embargo, la agencia Reuters reveló el 12 de junio que ya se había producido la primera reunión en el seno de la UE para discutir “oficialmente” la salida griega del proyecto europeo.

La discusión, informó Reuters, fue “teórica” y se basó en analizar los diferentes escenarios a los que podrían enfrentarse la UE y Grecia, según las decisiones que se tomaran durante el mes de junio, uno de ellos fue, precisamente, el escenario de una eurozona en la que uno de los países con euro quebrase.

El ministro de Finanzas griego, Yannis Varoufakis.- REUTERS/Francois Lenoir


La próxima fecha clave
será el lunes, cuando se
ha convocado una
cumbre de la UE

“La reunión finalizó sin una conclusión sobre este asunto”, según Reuters. Si bien se da por hecho que una quiebra griega implicaría la declaración de un corralito por parte del gobierno de Tsipras y la asunción de una moneda propia para realizar los pagos a partir de ese momento. Es decir, la salida del euro.

La soledad de Grecia

“La pelota está sobre la pista griega”, ha dijo Dijsselbloem al término de la reunión del Eurogrupo, en una rueda de prensa en la que han comparecido la presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el responsable del Mecanismo Europeo de Estabilidad, el alemán Klaus Regling; y el comisario europeo de Economía, el francés Pierre Moscovici.

Todos ellos han cargado contra Grecia por su “falta de diálogo” y su presunto enroque en la negociación. “Lamentablemente no se ha progresado; las propuestas adicionales tendrán que llegar por parte de Grecia en los próximos días”, ha explicado Dijsselbloem, quien no ha querido engañar a nadie: “Alcanzar un acuerdo no será posible si no se toman medidas duras y difíciles”.

“La situación es extremadamente preocupante”, ha segurado Moscovici. “Las instituciones europeas mantienen posiciones razonables, flexibles, pero las posturas griegas no han sido expuestas hoy”, ha añadido, descontento.

“El sector público griego ha sido recortado un 20%; las pensiones, un 48%; el gasto público  ¿qué más podemos recortar?”, dice Varoufakis

En cuanto a Lagarde, ha criticado a Grecia: “Tienen que ser creíbles sus propuestas, en cuanto a sostenibilidad de la deuda, las medidas a adoptar y las flexibilidad de las instituciones griegas aceptando y aplicando las medidas”, ha recalcado.

El presidente del Mecanismo Europeo de Estabilidad, Klaus Regling, ha asegurado que sigue confiando en el acuerdo porque, según dice, “la deuda griega es alta pero sostenible”.

Grecia rechaza más recortes

El centro de la cuestión radica en el presidente griego, Alexis Tsipras, rechaza imponer nuevos recortes a su país (como los que la UE quiere ejecutar sobre las pensiones) y subir impuestos y reclama una renegociación de la deuda y la llegada de inversiones que puedan llevar a Grecia a crecer y a hacer que el país sea sostenible económicamente. La deuda griega es una losa para el país: asciende al 175% de su PIB.

Junto a esto, Grecia quiere promesas de reestructuración de la deuda, una línea roja para muchos países, como España, que ha avalado más de 26.000 millones de euros de préstamos para Grecia.

“El sector público griego ha sido recortado un 20%; las pensiones, un 48%; el gasto público, un 33%, ¿qué más podemos recortar?”, ha asegurado Varoufakis en su comparecencia a los periodistas al término de la reunión. “Y el gobierno griego está determinado a no volver a la indignidad”.

Más noticias de Internacional