Público
Público

El cambio climático amenaza la seguridad

Javier Solana apunta al Ártico como potencial fuente de conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cambio climático va a suponer 'serios riesgos políticos y en materia de seguridad' que afectan directamente a intereses europeos. Así lo detalla un informe elaborado por el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, y la comisaria europea de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner. El documento será presentado a los 27 jefes de Estado de la UE en la cumbre del próximo jueves.

'El argumento central es que el cambio climático ya está teniendo impacto en la seguridad internacional, y esto se intensificará en los años venideros', explica Solana en un artículo en el blog del diario The Guardian. 'Debemos actuar con urgencia para proteger nuestros intereses', añade.

Entre los riesgos destacados, algunos ya han sido mencionados por los expertos que estudian la relación entre cambio climático y conflicto. Es el caso de la posible llegada masiva a Europa de los llamados 'inmigrantes medioambientales'. Se trata de población que huirá de sus países cuando la vida en ellos sea imposible debido a los efectos del cambio climático, como un mayor nivel de las aguas, sequías e inundaciones más frecuentes o luchas por los recursos en estados ya frágiles e inestables. Una quinta parte de la población mundial habita en zonas costeras vulnerables a la subida del nivel del mar.

Pero Solana y Ferrero-Waldner apuntan un asunto no mencionado en los informes de la ONU sobre los efectos en los conflictos del cambio climático: el caso del Ártico. 'Los acontecimientos en el Ártico tienen consecuencias para la inestabilidad internacional y los intereses de seguridad europeos', dice el informe. 'El derretimiento de las capas polares está abriendo nuevas rutas, y el mayor acceso a los enormes recursos de hidrocarburos en la región ártica está cambiando sus dinámicas geoestratégicas'.

Para Solana, el interrogante puede plantearse en los siguientes términos: '¿Qué pasa con el petróleo, el gas y los recursos pesqueros si las fronteras de los territorios cambian o desaparecen bajo el mar?'.

Las capas de hielo del Ártico han protegido hasta hace poco ingentes reservas de gas y petróleo, pero a medida que el hielo se está derritiendo como consecuencia del alza de las temperaturas globales, un grupo de países ya se está posicionando para reclamar la propiedad de dichos recursos. El pasado agosto, Rusia plantó su bandera en el lecho marino del océano Ártico. Según The Guardian, un informe firmado por cinco antiguos mandos de ejércitos de la OTAN estima que si el Ártico se convierte en una fuente viable de energía, podría surgir un 'serio conflicto' entre Noruega y Rusia, y arrastrar a Estados Unidos, Canadáy Dinamarca.

Para Solana, 'sin un marco internacional acordado, las tensiones políticas aumentarán'. El responsable europeo pedirá a los líderes europeos que empiecen a diseñar una política común al respecto.