Público
Público

Obama condena el ataque a Charlie Hebdo y ofrece ayuda a Francia 

Los líderes occidentales rechazan en bloque la "intolerable" masacre terrorista de París y ensalzan el derecho a la libertad de prensa. Rajoy ha expresado su "repulsa categórica".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Flores , velas y un cartel que dice "Yo soy Charlie " rinden homenaje en la Plaza de la República de París a las víctimas del atentado contra la revista satírica. -REUTERS

MADRID.- El ataque terrorista a la redacción de semanario frances Chalie Hebdo de París, en el que tres encapuchados han disparado contra los redactores matando a doce e hiriendo de gravedad a otros diez, ha sido rechazado unánimemente por todos los líderes e instituciones occidentales.

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha condenado "enérgicamente" el "espantoso" ataque y ha ofrecido su ayuda a Francia para llevar a los "terroristas" responsables ante la justicia.

En un comunicado, Obama condenó "enérgicamente" la masacre y ha recordado que Francia "es el aliado más antiguo" de EEUU y ambos países se han mantenido unidos "en la lucha contra los terroristas que amenazan nuestra seguridad compartida y al mundo".

"Estamos en contacto con las autoridades francesas y he ordenado a mi administración prestar toda la asistencia necesaria para ayudar a llevar a estos terroristas ante la justicia", remarcó el mandatario estadounidense.

Cameron: "Los asesinatos en París son enfermizos"

El Primer Ministro británico, David Cameron, también ha condenado la matanza de los tres integristas. "Los asesinatos en París son enfermizos. Estamos con el pueblo francés en la lucha contra el terror y en la defensa de la libertad de prensa", ha dicho Cameron en una declaración en su perfil de Twitter.

El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, se ha sumado a Cameron y ha dicho que se trata de un "ataque" contra la libertad de expresión y manifestó su solidaridad con "las víctimas, sus familias y sus colegas".

La Casa Blanca, la Unión Europea (UE), la Unesco y la mayoría de los gobiernos de Europa han reaccionado con horror al atentado de París, que interpretaron como un ataque a la libertad de expresión, y ofrecieron su colaboración a las autoridades francesas, que aún no han dado caza a los asesinos.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha enviado un telegrama de condolencias al presidente francés, François Hollande en el que le ofrece la total colaboración de España en la lucha contra el terrorismo.

El Gobierno de Rajoy apuesta "hoy con más rotundidad que nunca por la libertad de prensa como un derecho fundamental e irrenunciable" y reitera su "repulsa categórica ante cualquier tipo de acto terrorista, sea cual sea el lugar en que se produzca e independientemente de las motivaciones subyacentes", indicó en un comunicado el ministerio español de Exteriores.

También la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su más rotunda condena por este atentado "injustificable", del que señaló fue dirigido "contra la libertad de prensa y expresión", dos "puntales de la "sociedad democrática".

Otro de los líderes europeos, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, se mostró además convencido de que "la violencia perderá contra la libertad", al expresar también su "horror y consternación por la matanza de París".

Egipto es de momento el único país musulmán que ha condenado de forma "enérgica" el ataque de París.

Egipto es de momento el único país musulmán que ha condenado el ataque de París.

Su ministro de Exteriores, Sameh Shukri, expresó en un comunicado que "el terrorismo es un fenómeno internacional cuyo blanco es la seguridad y la estabilidad en el mundo" y pidió que se unifiquen los esfuerzos internacionales para acabar con esta lacra.

En Bruselas, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, fue de los primeros en expresar su consternación por lo que calificó como "acto intolerable" y "barbarie", del que dijo "nos concierne a todos como seres humanos y como europeos".

Otras instituciones, como la Unesco, se declaraban también "horrorizadas" por este ataque, mientras Amnistía Internacional (AI) afirmó que "marca una jornada negra para la libertad de prensa en Francia".

Reporteros sin Fronteras (RSF) se expresó "profundamente impactado" por un suceso que remite a "un tipo de violencia que se ve en Irak, Somalia o Pakistán" y "a una pesadilla que se ha hecho realidad", en palabras de su secretario general, Christophe Deloire, desde el lugar del atentado, en pleno centro de París.

Dentro de Francia, el líder opositor y expresidente francés, Nicolas Sarkozy, condenó también el atentado "salvaje" contra "uno de los principios republicanos, la libertad de expresión", y prometió apoyar "sin reservas" al Gobierno de Hollande, al que pidió "medidas fuertes contra el terrorismo".

También las formaciones ultraderechistas francesas Frente Nacional (FN) y Rassemblement Bleu Marine (RBM) expresaron un frente común ante el atentado, que calificaron de "odioso" y ante el que se mostraron "horrorizadas".