Público
Público

Caso Novartis Correctiv, Chelsea Manning y los filtradores del caso Novartis, premiados por su defensa al derecho de información

Izquierda Unitaria en el Parlamento Europeo celebra la tercera edición del certamen, en memoria de la periodista asesinada Daphne Caruana, un galardón que podría desaparecer tras el anuncio oficial de la creación de uno propio similar por parte de la Eurocámara.

Foto de archivo de Chelsea Manning para el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres. / REUTERS
Foto de archivo de Chelsea Manning para el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres. / REUTERS

Según Reporteros Sin Fronteras, a día de hoy la mitad de la población mundial sigue privada de su derecho al acceso a la información. A pesar de que en el corazón de la Unión Europea la situación es menos alarmante que en otras partes del globo, la actual legislación europea ofrece pocas garantías de protección y seguridad para aquellos periodistas o denunciantes que ponen el foco de la noticia en un asunto incómodo para gobiernos, corporaciones o instituciones.

El asesinato de la periodista Daphne Caruana, que tuvo lugar en 2017 en mitad de una investigación periodística, volvió a poner este asunto encima de la mesa. Izquierda Unitaria decidió entonces reconocer la labor de periodistas, filtradores y defensores del derecho a la información y crear un galardón, impulsado por los eurodiputados Miguel Urbán y Stelios Kouloglou. Un premio que busca reconocer la labor social de estas personas y denunciar el acoso que sufren en muchos casos.

Los ganadores de esta tercera edición han sido Correctiv, Chelsea Manning y los filtradores del caso Novartis. Este año se hace en memoria del trabajo de Caruana y del oftalmólogo chino que alertó sobre la gravedad de la pandemia, y lo pagó con su propia vida. Por cuestiones sanitarias, la entrega de premios se ha hecho de forma telemática, con la participación en vídeo de los ganadores, que recibirán 3710 euros.

El jurado ha reconocido el trabajo de Correctiv al sacar a la luz el caso Cum- ex, "el mayor plan criminal de evasión y robo de impuestos hasta la fecha, perpetrado por una estrecha y fina colaboración entre banqueros, firmas fiscales internacionales, compañías de inversión, abogados y compañías de seguros".

"Es muy significativo porque expresa perfectamente el nivel de impunidad que reina sobre los delitos fiscales, y la falta de supervisión y de acción de las autoridades fiscales y gobiernos de turno. Una investigación que ha tocado además al propio banco Santander", ha señalado el eurodiputado Miguel Urbán.

La segunda premiada ha sido Chelsea Manning, que trabajó codo con codo en Julian Assange en las filtraciones de WikiLeaks. "Filtradoras como Manning deben ser protegidas de represalias y no perseguidas por defender el interés público y por ayudar a denunciar torturas y asesinatos cometidos por los estados", ha subrayado el representante de Anticapitalistas.

En tercer lugar, la Izquierda Europea ha premiado a las personas detrás del caso Novartis. El eurodiputado español ha hecho hincapié en que "en estos tiempos de convivencia y privatización de la salud, es prioritario defender los sistemas de salud pública y universal". "Al hacerlo, la colaboración de los medios de comunicación y los periodistas para exponer los negocios turbios de las grandes farmacéuticas es esencial", ha insistido.

"En el caso de Novartis además, gracias a la labor de filtración se conocieron las prácticas ilegítimas de la empresa en Grecia en un momento en el país estaba asfixiada por las políticas de austeridad", ha añadido el eurodiputado.
Conscientes de que los criminales usan la falta de coordinación entre Estados para campar a sus anchas por Europa, Bruselas ha acordado trabajar en una directiva de protección a los denunciantes. "Una legislación más avanzada que la que tienen la mayoría de países de la Unión", ha aplaudido Stelios Kouloglou. Según denuncia la formación, en Grecia, por ejemplo, "cuando un periodista acusa a un político, en lugar de colaborar con la investigación y la Justicia, sufre acoso". "No hay una separación de poderes real, lo que recuerda al modelo húngaro", lamenta.

Antiguas ediciones del premio

Esta es la tercera edición del galardón, que arrancó en 2018 en honor a la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia, que fue asesinada en 2017 con una bomba lapa. La columnista fue clave en la investigación sobre los Papeles de Panamá en Malta y puso en jaque al gobierno de Joseph Muscat, ya que algunas personas de su entorno estaban implicadas.

Entonces, Izquierda Unitaria decidió ir un paso más allá y establecer este premio para reconocer el trabajo de las mujeres y hombres que arriesgan sus vidas para informar de contenido de interés público. Un reconocimiento que tiene como objetivo "apoyar y difundir su trabajo de investigación en un esfuerzo por salvaguardar y promover la libertad de prensa y el derecho a la información". Desde la formación denuncian que "al silenciar sus voces, el público se vuelve menos informado, mientras que las élites y los gobiernos mantienen en privado sus secretos sucios y su dinero".

En la primera edición la premiada fue la periodista homenajeada y el año pasado el premio recayó en las manos de Julian Assange, Yasmine Motarjemi y Rui Pinto. Desde la formación política insisten en que el galardón es un reconocimiento para todas aquellas personas que luchan por la libertad de información. "Seguimos atestiguando casos y casos de corrupción y abusos de poder, y continuamos viendo cómo se persigue con represalias, con denuncias, con despidos, a las personas que trabajan para exponer estos abusos", ha denunciado Urbán.

Entre ellos hay casos de corrupción, abusos policiales o irregularidades en los sistemas judiciales, espionaje masivo por parte de algunos gobiernos, grandes empresas que se saltan los protocolos medioambientales o el abuso sexual sistemático en grandes organizaciones internacionales. Y, por supuesto, evasión fiscal, como el caso Falciani, que sacó a la luz un entramado donde estaba involucrado el banco HSBC.

Tras el asesinato de Daphe Caruana Galizia, el Parlamento Europeo acordó poner el nombre de la periodista maltesa a la sala de prensa de la sede de Estrasburgo. También arrancar el proceso para establecer un galardón con su nombre: en diciembre de 2019 se aprobó una resolución pidiéndolo, el lunes de la semana pasada la Mesa de la Eurocámara tomó la decisión firme de crearlo y este viernes tendrá lugar el anuncio oficial, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Caruana.

Este premio estará dotado con 20.000 euros y tendrá lugar en la Eurocámara pero, sin embargo, el reconocimiento se establecerá por un jurado independiente, sin políticos, liderado por una asociación profesional de periodistas.

Urbán ha lamentado que el Parlamento Europeo haya tardado tres años en poner en marcha un premio que se acordó en la resolución del 15 de noviembre de 2017. Ha explicado que este galardón se ha hecho de forma temporal, "en forma de presión y reconocimiento", para desaparecer tras el anuncio oficial del premio por parte de la Eurocámara.

Más noticias de Internacional