Público
Público

Ciberataque racista a impresoras de tres universidades alemanas

Las máquinas, conectadas en red, comenzaron a imprimir panfletos con mensajes antisemitas y racistas.

EFE

BERLÍN.- Tres universidades alemanas confirmaron hoy haber sido objeto el miércoles de un ciberataque en el que impresoras y fotocopiadoras conectadas en red comenzaron a funcionar aparentemente por sí solas y a imprimir panfletos antisemitas y racistas.

Entre las universidades afectadas se encuentra la de Tubinga, según informó hoy al diario "Hamburger Abendblatt" el portavoz de esa institución académica, Karl Rijkhoek, quien explicó que los colaboradores del centro se percataron por primera vez de los panfletos en la tarde del miércoles.

Estaban "muy molestos", señaló Rijkhoek, quien agregó que los empleados denunciaron los hechos al centro de procesamiento de datos de la universidad, al departamento jurídico y al de prensa.

La institución académica contó alrededor de 190 impresiones, algunas procedentes de impresoras que fueron accionadas a distancia más de una vez. "Se trata de cifras provisionales, todavía no tenemos una perspectiva completa", precisó Rijkhoek.

El centro universitario ha informado a sus trabajadores del ciberataque en un correo general, en el que les pide comunicar al departamento jurídico de cualquier impresión sospechosa, indicando la hora y la impresora afectada.

También la Universidad de Hamburgo y la Friedrich Alexander de Núremberg-Erlangen confirmaron incidentes similares

Mientras el centro de procesamiento de datos trata ahora de subsanar este fallo de seguridad, el rector de la universidad, Bernd Engler, ha anunciado que quiere presentar una denuncia ante la policía.

También la Universidad de Hamburgo y la Friedrich Alexander de Núremberg-Erlangen confirmaron incidentes similares.

Este ciberataque recuerda un caso similar en Estados Unidos, en el que las impresoras en red de varias universidades, entre ellas la de Maryland y Princeton, así como otros centros académicos en California, Illinois, Massachusetts y Nueva Jersey imprimieron, aparentemente por sí solas, panfletos racistas y antisemitas.