Público
Público

La comisión del Senado brasileño aprueba el 'impeachment' de Rousseff

Si un mínimo de 54 senadores hallan culpable a la mandataria latinoamericana, será apartada definitivamente del cargo y será inhabilitada para los próximos ocho años.

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff. - REUTERS

AGENCIAS

BRASILIA.- La comisión especial para el 'impeachment' en el Senado de Brasil ha decidido este jueves enviar a la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, a un juicio político en la cámara alta por presuntas irregularidades contables.  

Los comisarios han aprobado por una holgada mayoría (14 votos a favor y cinco en contra) el informe que la acusa de "atentar contra la Constitución" y recomienda seguir adelante con la destitución a Rousseff, según informa la prensa brasileña.

El informe fue elaborado por el instructor del caso, Antonio Anastasia, y respaldado por 14 votos, frente a sólo cinco en contra y la abstención del presidente de la comisión, Raimundo Lira, quien no se pronunció pues sólo puede hacerlo en caso de empate.

La decisión de la comisión especial de someter a la líder izquierdista a un juicio político pasará al pleno del Senado el próximo martes, en el que bastará una mayoría simple de 41 votos entre 81 posibles para que el proceso continúe.

Entonces, el veredicto de la cámara alta será enviado al Tribunal Supremo Federal (TSF) para que fije la fecha del juicio político, que se celebrará en el Senado y estará dirigido por el presidente del TSF, Ricardo Lewandowski, quien ya ha sugerido el 25 de agosto.

Si durante el 'impeachment' un mínimo de 54 senadores hallan culpable a la mandataria latinoamericana, entonces será apartada definitivamente del cargo y será inhabilitada para los próximos ocho años. El único precedente en Brasil es el del ex presidente Fernando Collor.

Si así fuera, el presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Lewandowski, convocará nuevamente al pleno del Senado para decidir la suerte definitiva de la gobernante, suspendida de sus funciones desde el pasado 12 de mayo y sustituida desde esa fecha por su hasta entonces vicepresidente, Michel Temer.

En esa última sesión, que se celebrará a fines de este mes y se calcula que puede durar hasta cinco días, la destitución de Rousseff dependerá de que sea aprobada por una mayoría cualificada de dos tercios (54 votos) del pleno. En caso de que sea declarada culpable, Temer completará el mandato que vence el 1 de enero de 2019.

Sin embargo, si fuera absuelta, Rousseff recuperará el cargo y Temer, a quien los partidarios de la mandataria tildan abiertamente de "golpista", debería volver a ocupar la vicepresidencia, a la cual se conjetura que renunciaría de inmediato si así fuera.

Más noticias de Internacional