Público
Público

Una congresista demócrata de EEUU, tiroteada en un mitin

Un hombre de 22 años dispara a la cabeza a la parlamentaria Gabrielle Giffords delante de un supermercado en Arizona. Mata a cinco personas, entre ellos una niña y un juez federal

ANTONIO LAFUENTE/AGENCIAS

Bajo el lema "El Congreso en tu esquina", Gabrielle Giffords se disponía por la mañana a conversar con los votantes de su distrito delante de un supermercado en Tucson,Arizona, rodeada de colaboradores y aliados políticos. Entonces, un hombre joven se aproximó a la diputada demócrata de la Cámara de Representantes y le disparó directamente a la cabeza, según cuentan testigos de la escena.

Después empezó a disparar indiscriminadamente contra las otras personas que la rodeaban. Un testigo presencial dijo haber contado entre 15 y 20 disparos. Hirió a 18 personas, de las cuales cinco murieron poco después, entre ellas una niña de 9 años y el juez federal, John Roll.

Giffords fue alcanzada en la cabeza por los disparos del asesino, Jared Loughner, un hombre blanco de 22 años, que fue reducido por uno de los participantes cuando intentaba escapar. La policía, al cierre de este periódico, aún trataba de averiguar si el móvil de su acción era político, personal o psicológico.

Un doctor del Centro Médico Universitario, que atendió a la congresista, dijo que Giffords estaba en un estado muy grave. No obstante, dijo sentirse "optimista" dentro de la delicada situación en la que se encontraba. Según explicó, el disparo había entrado y salido de su cabeza, sin que pudiera determinar aún los daños causados por la bala.

La diputada es ingresada en estado crítico en un hospital de Tucson 

El ataque contra la congresista provocó una comparecencia pública del presidente Barack Obama, quién aseguró que llegará "al fondo de lo ocurrido" y anunció que había dado la orden al director del FBI, Rober Muller, de que se trasladara a Tucson y dirigiera la investigación. "Es una tragedia para Arizona y para el país entero", dijo el presidente en la Casa Blanca, y calificó a Giffords como amiga suya. Previamente, en un comunicado, Barack Obama había subrayado que "un acto de violencia tan sin sentido y terrible no tiene lugar en una sociedad libre".

Giffords, de 40 años, fue reelegida en noviembre pasado para un tercer mandato en el Capitolio y algunos medios estadounidenses le auguraban un futuro prometedor en el Partido Demócrata. Ha sido blanco de los ataques del movimiento ultraderechista Tea Party por sus posturas progresistas. Apoyó sin fisuras la reforma sanitaria de Obama y se pronunció en contra de la controvertida ley de inmigración en su estado, Arizona, aunque sí aboga por una reforma amplia de la inmigración en EEUU. En lo que sí ha tenido diferencias con muchos colegas demócratas es en el asunto de las armas. Defiende el derecho constitucional de poseer rifles y ella misma asegura haber poseído pistolas.

Sus oficinas en Tucson habían sido objeto de un acto vandálico en marzo pasado, pocas horas después de haber votado a favor de la reforma sanitaria que tiene como objetivo ampliar la cobertura de la seguridad social a los millones de ciudadanos.

Defiende el derecho de llevar armas y se opone a la ley de inmigración

La reforma ha sido una de las medidas contra las que más ha luchado el Tea Party, en la órbita del Partido Republicano. En los mítines de protesta contra esa reforma muchos seguidores exhibían armas y aseguraban no dudar en usarlas. El diario New York Times informó de que en otro acto público de Giffords, tiempo atrás, uno de los asistentes había sido expulsado después de que se le cayera al suelo una pistola.

Con este acto público, Giffords quería dar la oportunidad de conocer personalmente a los ciudadanos que le habían votado y ofrecerles la posibilidad de hablar con ella sobre los asuntos y problemas que debía resolver en el Gobierno federal. "Estaba cumpliendo con la esencia de la democracia" dijo Obama.


El presidente de EEUU, Barack Obama, asegura que hay al menos cinco muertos a raíz del tiroteo. "Es una tragedia para Arizona y para el país entero", afirmó el presidente quien prometió llegar al fondo del asunto y señaló que Giffords "está luchando por su vida".

También condenó el tiroteo el presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano John Boehner. "Estoy horrorizado por el ataque sin sentido contra la congresista Gabrielle Giffords y miembros de su equipo", afirmó el recién inaugurado presidente de la Cámara de Representantes. "Los actos y amenazas de violencia contra los funcionarios públicos no tienen lugar en nuestra sociedad", añadió Boehner.

La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tildó el tiroteo de "un acto terrible de violencia" y una "tragedia nacional". "Estamos profundamente apenados por la noticia del ataque contra la congresista Gabrielle Giffords, miembros de su equipo y sus electores", dijo Pelosi en un comunicado. "Este terrible acto de violencia es una tragedia nacional y hoy es un día muy triste para nuestro país", añadió la líder demócrata.

Por su parte, la senadora Sarah Palin expresó sus condolencias a los familiares de la congresista, así como a los de las otras víctimas.

Más noticias de Internacional