Público
Público

Coronavirus París y Nueva York también imponen restricciones pero con muchos menos contagios que Madrid

Las medidas en la capital francesa y en la ciudad estadounidense afectan más a negocios y a centros educativos.

Varios establecimientos cerrados en PArís. - EFE
Varios establecimientos cerrados en PArís. - EFE

PÚBLICO / AGENCIAS

París y Nueva York han pasado al ataque para tratar de controlar el aumento de contagios por coronavirus. Las dos ciudades se han sumado a Madrid y han comenzado a imponer nuevas restricciones. Con dos importantes diferencias: las medidas afectan más a los comercios y a los centros educativos y llegan con unos niveles de casos positivos de covid-19 mucho más bajos que los de la capital española. 

El Gobierno francés declaró el domingo la región de París "zona de alerta máxima" tras alcanzar una tasa de incidencia del coronavirus de 260 nuevos contagios por 100.000 habitantes desde el 28 de septiembre. En Nueva York, las nuevas restricciones llegan después de mantener un índice de resultados positivos en los análisis del 3% durante los últimos siete días en las zonas más afectadas.

En España, las medidas se han aplicado cuando la Comunidad de Madrid superaba de media los 700 casos por 100.000 habitantes en 14 días y una tasa de positividad del 19%. De hecho, los expertos han criticado los umbrales marcados por el Ministerio de Sanidad, que se encuentran muy por encima de lo recomendado. 

En su lucha contra la pandemia, las autoridades francesas han decretado el cierre de los bares, cafeterías, gimnasios y piscinas de la capital gala y su región metropolitana durante al menos dos semanas. Los restaurantes sí podrán seguir abiertos, pero deberán cumplir un nuevo protocolo sanitario más estricto. El resto de comercios que no se ven afectados, deberán igualmente limitar la asistencia a un cliente por cada cuatro metros cuadrados de superficie.

Asimismo, las universidades restringirán la asistencia física a sus clases en un 50%. Las autoridades reconocen que el contagio entre estudiantes no se produce dentro de las aulas, sino en contactos sociales. Por ello, las fiestas universitarias quedan estrictamente prohibidas.

Al otro lado del Atlántico, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, propuso a las autoridades estatales el cierre de toda actividad no esencial, incluidos los centros educativos, en los nueve distritos postales de la urbe donde se han detectado brotes.

La propuesta del regidor, que necesita la aprobación de gobernador Andrew Cuomo para que pueda hacerse efectiva, plantea, entre otras cosas que los restaurantes solo puedan ofrecer comida para llevar y servicio a domicilio y que se cancele el servicio en terrazas y en los comedores interiores.

De Blasio también recomienda que los centros escolares y los negocios no esenciales permanezcan cerrados, al menos, dos semanas y que si en este periodo, el índice de positivos en las pruebas de covid-19 no se reduce por debajo del 3% que el cierre continúe otras dos semanas más.

"Los neoyorquinos han trabajado duro para luchar contra la covid-19 y no estamos haciendo esta recuperación a la ligera, sino que la ciencia guía nuestras decisiones en la ciudad", dijo De Blasio, antes de subrayar la importancia de llevar mascarilla y mantener la distancia social.

Según datos ofrecidos por las autoridades locales, dos de estas zonas llevan catorce días registrando niveles por encima del 3%, otra por encima del 4%, en otras dos áreas han superado el 5% y en el resto están entre el 6% y e 8% de positivos. Además, en los otros once distritos donde se recomienda el cierre de las actividades de "alto riesgo", como los gimnasios y las piscinas o el consumo en el interior de bares y restaurantes, el índice de análisis positivos ha fluctuado entre el 2% y el 3%.

Más noticias de Internacional