Público
Público

La Corte Penal Internacional procesa a Gadafi y a sus hijos

El fiscal general, Luis Moreno Ocampo, tiene indicios de masacres para sustentar la acusación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gane o pierda la guerra civil en la que ha embarcado a su país, Muamar Gadafi tendrá una cita con la Justicia internacional. 'Tenemos el mandato de hacer justicia y la haremos. No habrá impunidad en Libia', advirtió ayer Luis Moreno Ocampo, el fiscal general de la Corte Penal Internacional (CPI). Ante un atento Baltasar Garzón, que es desde hace meses uno de sus principales colaboradores, Moreno Ocampo anunció en La Haya una investigación por crímenes contra la humanidad para determinar las responsabilidades de Gadafi y su círculo de poder más íntimo, incluidos varios de sus hijos.

La investigación analizará los detalles de la represión en Libia desde el 15 de febrero. Cuando concluya, los magistrados de la corte deberán decidir si dictan una orden de detención internacional. Según la Fiscalía, podría acabar sentando en el banquillo a Gadafi, tres de sus hijos, los responsables de sus fuerzas de seguridad, su ministro de Exteriores y hasta el portavoz de su Gobierno.

Ocampo: 'Tenemos el mandato de hacer justicia. No habrá impunidad en Libia'

Moreno Ocampo ya tiene indicios de masacres sobre los que construir su caso. El caso más grave es el de Bengasi, en el que 257 personas perecieron a manos de las Fuerzas de Seguridad de Gadafi, que presuntamente llevaron a cabo detenciones ilegales. La Fiscalía también investiga la muerte de centenares de personas en ataques aéreos en varias ciudades del país. Moreno Ocampo cree haber identificado a más de 500 víctimas mortales en poco más de una semana.

Los procesos judiciales son lentos, pero en La Haya lo son especialmente. Tan sólo las investigaciones previas a los juicios suelen durar meses o años, como muestran los casos de Darfur o Congo. Una vez iniciados, los juicios también se dilatan. Slobodan Milosevic, el expresidente serbio y uno de los enjuiciados más mediáticos por el tribunal de la ONU creado para la Antigua Yugoslavia pasó cinco años en su celda de la capital holandesa, donde falleció antes de recibir un veredicto.

Probablemente por ese motivo, el fiscal general insistió en el valor político y simbólico de su tarea, que según él se demorará 'semanas'. Se inició el pasado domingo a petición del Consejo de Seguridad de la ONU y apenas dos semanas después de que comenzasen esos presuntos crímenes contra la humanidad.

'La mala noticia es que hay crímenes; la buena es que el mundo reacciona'

'El mundo está cambiando', señaló Moreno Ocampo al describir 'una nueva era' para la Justicia internacional. 'Las malas noticias son que hay crímenes; las buenas, que el mundo está reaccionando' con 'unidad'.

No parece muy probable que Gadafi coopere con la Justicia internacional. El dictador dijo esta semana que sus hombres no han atacado a civiles y tanto él como su familia pretenden morir en su país.

Los procesos judiciales son especialmente lentos en La Haya

Ayer, el portavoz del Gobierno, Musa Ibrahim, consideró el posible juicio como algo 'cercano a la broma' ya que no ha habido averiguaciones sobre el terreno. 'Hay delincuentes con tanques, aviones y armas atacando estaciones de Policía, campamentos del Ejército, puertos y aeropuertos; ocupando ciudades libias. Están lejos de ser un movimiento pacífico', aseguró en conversación con la BBC.

El fiscal general se mostró dispuesto a escuchar a los responsables del régimen para incluir sus argumentos en la investigación, pero aseguró que llegará hasta el final porque 'nadie tiene la autoridad de atacar y masacrar a civiles'.

El otro jefe de Estado investigado por La Haya, el sudanés Omar al Bashir, sigue en el cargo sin intención de presentarse en La Haya, donde lo reclaman los jueces del tribunal.

El ministro de Exteriores británico, William Hague, consideró la investigación de la CPI 'una buena noticia' que 'muestra que habrá un día para la justicia'.