Público
Público

La costa de este de EEUU sigue esperando a recuperar la normalidad

Más de dos millones de personas continúan sin electricidad. El alcalde de Nueva York advierte de que la escasez de combustible podría durar varios días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alrededor de 2,4 millones de personas permanecen sin electricidad en más de quince estados de EEUU, incluida la ciudad de Washington, muchos de los cuales seguirán en estas mismas condiciones durante al menos una semana más, cuatro días después del paso del huracán 'Sandy' por la costa noreste del país.

Las autoridades estatales tienen como prioridad principal restaurar el suministro eléctrico y de carburante, tal y como ha ratificado el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo. La población, sin embargo, se queja de que las compañías eléctricas no están actuando lo suficientemente rápido para normalizar el suministro eléctrico, mientras las temperaturas continúan bajando en el este de Estados Unidos. 'La compañía nos ha enviado una alerta por correo electrónico diciéndonos que tendremos que esperar más días cuando ya hemos estado esperando durante cinco días', recrimina Pankaj Purohit, un habitante de la ciudad de Jersey.

En vistas a estas críticas, Cuomo ha amenazado a las compañías eléctricas con demandarlas en caso de que no muestren estar preparadas para la emergencia. 'Si no estaban preparadas, el estado les rendirá cuentas', ha sentenciado el gobernador de Nueva York, donde ha quedado restaurada la luz para el 60% de la población. El Ejército suministrará gasolina a las estaciones de servicio para paliar el desabastecimiento, así como generadores, según ha informado la cadena estadounidense CNN.

Precisamente, Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, donde han muerto 42 personas, ha advertido de que los problemas de escasez de gasolina en la ciudad podría durar varios días. 'Nos va a tomar un poco de tiempo', dijo Bloomberg en una rueda de prensa, en la que explicó que las bombas que suministran el combustible necesitan electricidad y hasta que no se restablezca por completo no se podrán poner en marcha para reponer el suministro.   

El 38% de las gasolineras de Nueva York no disponían de suministro este sábado, según la agencia gubernamental de información de Energía (EIA), una cifra menor que el 67% registrado el día anterior. Bloomberg señaló que de los 460.000 usuarios que permanecían ayer sin electricidad, 194.000 ya han recuperado el servicio. Los usuarios más afectados están en la zona residencial de Queens y la mayor parte de Manhattan ya cuenta con suministro eléctrico.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha señalado que las prioridades, por este orden, son: restaurar la corriente eléctrica, vaciar las calles de agua, cubrir las necesidades básicas de la gente y deshacerse de los escombros dejados por el huracán 'Sandy' a su paso. 'Lo que les he dicho a los gobernadores y a los alcaldes es lo que he dicho a mi equipo desde el comienzo de estos acontecimientos, y es que no tenemos ninguna paciencia con la burocracia, que no tenemos paciencia con el papeleo y que queremos garantizar una forma para obtener el sí, y no un no, cuando abordemos estos problemas', ha declarado Obama.

Bloomberg también informó de que las escuelas de Nueva York, que atienden a 1,1 millones de alumnos, volverán a abrir el próximo lunes, una semana después del paso del huracán. 'Es muy importante que los niños vuelvan a las escuelas', dijo el alcalde, que señaló que de los 1.700 centros educativos sólo permanecerán cerrados 65, bien porque todavía están inundados o porque han sido habilitados como refugios. El alcalde indicó que 178 escuelas no tienen luz pero esperan que el problema esté solucionado para el lunes mientras continúan los trabajos para devolver el suministro eléctrico a las zonas que continúan sin luz en Manhattan.

Por otro lado advirtió de que están abriendo nuevos centros de distribución en las zonas más afectadas porque el servicio meteorológico ha informado de que las temperaturas bajarán durante la noche, por lo que se repartirán mantas y comida caliente. En este sentido pidió a las personas que todavía no tienen electricidad que no utilicen hornos portátiles o infiernillos como fuente de calor, puesto que los gases que emiten son tóxicos y pidió prudencia con el uso de velas por la noche para evitar incendios.