Público
Público

Los culpables del rescate de Grecia vuelven al Gobierno

El conservador Samarás es el primer ministro de un Ejecutivo acordado con el Pasok y, esta vez, Izquierda Democrática. Las negociaciones se centran en los ministros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grecia ya tiene Gobierno. Los conservadores de Nueva Democracia liderarán el nuevo Ejecutivo acordado con el Pasok, los dos partidos que ya gobernaban cuando se rescató al país. Dos elecciones después, lo único que ha cambiado es que esta vez la posible coalición cuenta también con el apoyo de Izquierda Democrática después del rechazo del resto de formaciones.

El nuevo primer ministro griego será Andonis Samarás, líder de Nueva Democracia y ganador de los comicios del pasado domingo. Samarás ya ha jurado el cargo ante el presidente del país, Karolos Papaulias, ya que el plazo para la formación del Gobierno terminaba esta tarde. Según el canal NET, mañana jurará su cargo el resto del Ejecutivo, que estará compuesto por entre 15 y 17 ministros.

'Nuestros esfuerzos han dado paso a una mayoría parlamentaria para un Gobierno duradero para reanimar la economía', ha declarado Samarás. Los tres partidos que han dado su visto bueno al Gabinete disponen de 179 de los 300 diputados del Parlamento, lo que asegura que superará sin problemas el voto de confianza de la Cámara.

Samarás promete un Gobierno 'duradero para reanimar la economía'

A su salida del palacio presidencial, el nuevo primer ministro prometió ofrecer resultados. 'Con patriotismo, unidad nacional sin fisuras y con la ayuda de Dios, trabajaremos duro para ofrecer resultados concretos y esperanza al pueblo', declaró a los medios de comunicación. Posteriormente se dirigió a la residencia del hasta ahora jefe del gobierno interino, el jurista Panayotis Pikrammenos, que permanecerá en el cargo hasta la formación del nuevo Gabinete.

En la oficina del primer ministro, Pikrammenos avisó a Samarás de que se hace cargo del gobierno 'en un momento crítico' para Grecia y de que tendrá que 'librar batallas muy difíciles, tanto en el exterior como en el interior' del país. 'Deberá hacer frente a la injusticia social, hacer funcionar la Administración, cuidar la seguridad de los ciudadanos y hacer de nuestro país de nuevo un socio respetado en Europa', añadió el primer ministro saliente, a lo que Samarás respondió que está 'listo' para la tarea.

Según una fuente de uno de las tres formaciones, citada por Athen News, han acordado nombrar a Vassilis Rapanos, actual presidente del Banco Nacional de Grecia, que a pesar del nombre es una entidad privada, como próximo titular de la cartera de Finanzas. Se espera que mucho de los miembros del Gabinete sean tecnócratas sin afiliación política.

El nombramiento de los ministros es el último escollo de las negociaciones

Precisamente, el nombramiento de los ministros es el último escollo de las negociaciones, que continúan esta tarde. El líder de Izquierda Democrática, Fotis Kouvelis, ha afirmado que dará un 'voto de confianza' al futuro gobierno de coalición pero, según fuentes del partido, sus miembros han optado por no ocupar ningún cargo en el mismo o, por lo menos, que no se tratara de figuras importantes de la formación.

Lo mismo pasa en el seno del Pasok. El líder de los socialdemócratas, Evangelos Venizelos, ha mantenido acaloradas discusiones con otros dirigentes de la formación porque él insiste en que tampoco deben tener ministerios en un gobierno liderado por un partido de derechas.

Venizelos fue el primero en anunciar la culminación de las conversaciones entre los tres partidos a falta de pactar el nombre de los ministros. El exministro de Finanzas declaró que 'ya se cumplen los requerimientos parlamentarios para la formación de Gobierno' y lamentó que Syriza, segunda formación más votada en las elecciones, no haya aceptado formar parte del Ejecutivo.

Los tres partidos han recalcado la necesidad de suavizar las medidas de austeridad

La coalición de izquierdas que lidera Alexis Tsipras ya dejó claro que no iba a entrar en un equipo de gobierno junto a los partidarios del rescate, a pesar de las promesas de Samarás de renegociar los términos de las medidas de austeridad impuestas desde Bruselas y el FMI. Como contrapartida, Tsipras prometió una oposición 'activa y constructiva' y avisó de que seguiría muy de cerca los pasos del nuevo Gobierno.

En su comparencia tras reunise con Samarás, Venizelos también anunció que al acabar las negociaciones le comunicarán su decisión al ministro de Finanzas del Gobierno interino, Yorgos Zanias, quien mañana la presentará ante el Eurogrupo. Los líderes de los tres partidos han recalcado de cara al público su intención de suavizar las medidas de austeridad que debe aplicar Grecia tras recibir un rescate de 130.000 millones de euros.