Público
Público

Desescalada en Italia Un líder fuerte y menos democracia: así piensan los italianos después del virus

Ahora que los transalpinos empiezan a convivir con el coronavirus y donde lo peor quedó atrás, no se muestran precisamente optimistas. El 80% se define inseguro, el 63% escéptico, la mitad cree que no se han respetado las normas.

Una persona camina por una Plaza de España vacía, en Roma (Italia). /EFE
El 80% de los italianos se autodefine "inseguro" frente a la actual situación vinculada al coronavirus. / EFE

Los italianos se muestran pesimistas tres meses después del coronavirus. El país con forma de bota, el pasado mes de febrero, vio arrancar la epidemia convirtiéndose en el primer país europeo afectado, a gran escala, por la Covid-19. Ahora que los transalpinos empiezan a convivir con el virus y donde lo peor quedó atrás, no se muestran precisamente optimistas.

El 80% se define inseguro, el 63% escéptico, la mitad cree que no se han respetado las normas. La percepción del Estado de derecho se está viendo afectada: para más del 50% es más importante un líder fuerte, para 4 de cada 10 italianos no es un problema suspender las reglas democráticas ante una emergencia, viene a menos el rol del Parlamento y el de los partidos, sobre todo los de oposición. Salen reforzados, paradójicamente, los mayores cargos del Estado italiano: el primer ministro –Giuseppe Conte– y el presidente de la República –Sergio Mattarella–.

Según una encuesta del diario italiano La Repubblica, al 41% de los transalpinos está de acuerdo (34%) o muy de acuerdo (7%) "si hubiera que suspender algunas reglas de la democracia en momentos de emergencia" como el actual, marcado por la crisis sanitaria y económica derivadas por el coronavirus. Bien es cierto que el 59% restante de los entrevistados están poco (42%) o nada (17%) de acuerdo con la misma afirmación; pero resulta muy llamativo como, 75 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, 4 de cada 10 italianos no verían como un problema aparcar el Estado de derecho en un momento extraordinario.

El 38% de los italianos considera que el papel de los partidos es "poco importante" o incluso "dañino"

En el mismo sondeo, el conocido periódico progresista muestra que, actualmente, el 56% está de acuerdo con la idea que afirma que "el país necesita ser guiado por un líder fuerte", frente al otro 44% que considera que "los líderes fuertes son un peligro para la democracia". Además, el 38% considera que el papel de los partidos es "poco importante" o incluso "dañino", se informa. Pero también se ofrecen otras conclusiones: el 80% de los italianos se autodefine "inseguro" frente a la actual situación vinculada al coronavirus, baja la popularidad de la oposición y aumenta la apreciación de los ciudadanos transalpinos hacia el jefe del Estado, el presidente de la República, Sergio Mattarella; y el primer ministro, Giuseppe Conte, quien hasta ahora ha defendido un tono institucional y no político durante la gestión de la pandemia en el país. El Parlamento, sin embargo, es el que sale peor parado por su rol "marginal", como escribe La Repubblica, cuando siguen prohibidas las "aglomeraciones".

El histórico diario italiano Corriere della Sera, recientemente, ilustró a través de otra encuesta qué piensan los italianos después de tres meses de epidemia. Sobre el total de los entrevistados, el 63% se muestra escéptico, al considerar que "todo volverá a ser como antes de la emergencia por coronavirus", en un clima donde "los sentimientos de rabia y de división obstaculizarán y ralentizarán la salida de Italia de la crisis económica"; frente al 22% que comparte una versión opuesta y optimista respecto a dicha afirmación. Casi la mitad de los encuestados, el 49% considera que "la mayoría de los italianos no han entendido la importancia de respetar los decretos leyes", mientras que el 39% está convencido de que los transalpinos "han tenido un gran sentido cívico a la hora de seguir las reglas". En relación a la confianza en los demás, el 38% cree que los lazos interpersonales "se reforzarán", mientras que el 36% afirma que las relaciones sociales pueden verse mermadas "tras un largo periodo de distanciamiento".

"Líderes fuertes"

Atendiendo a la última media de encuestas, los soberanistas transalpinos siguen influyentes en el país con forma de bota. La Liga del soberanista Matteo Salvini se mantiene como primer partido italiano, con casi el 26% de las preferencias, lo cual supone una tendencia claramente a la baja respecto al último año, con una pérdida de al menos 8 puntos.

El Movimiento 5 Estrellas (M5E), fundado por el antiestablihment Beppe Grillo, crece ligeramente y supera el 16% del apoyo

El socialista Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, sin embargo, permanece en segunda posición con el 20%. El Movimiento 5 Estrellas (M5E), fundado por el antiestablihment Beppe Grillo, crece ligeramente y supera el 16%. La segunda de abordo del bloque populista de la oposición, Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia (HDI); si hoy hubiera elecciones generales en el país, recogería los votos perdidos de la Liga le pisaría los talones a los grillinos con un apoyo que rozaría el 15%. Forza Italia (FI), el histórico partido liberal del magnate y ex premier italiano Silvio Berlusconi, disfruta poco más de un 7%.

Según los últimos datos ofrecidos por la Protección Civil Italiana, en el país se contabilizan hasta hoy más de 160.000 personas curadas por coronavirus, más de 33.000 fallecidos y unos 37.000 positivos actuales. La epidemia empezó el 21 de febrero en las regiones de Lombardía y Véneto, pero tres meses después la primera de éstas representa un tercio de los contagios y más de la mitad de los fallecidos.

Más noticias de Internacional