Público
Público

Fiesta de la República de Italia La ultraderecha italiana quiere apropiarse de los símbolos nacionales

Es la primera vez que ocurre algo así desde la Segunda Guerra Mundial. El Gobierno transalpino, sin embargo, asegura que "sólo el Jefe del Estado puede rendir homenaje al soldado desconocido" en la Fiesta de la República que se celebra hoy en Italia. Un día en el que, además, habrá manifestaciones derechistas en cien ciudades del país.

El equipo de demostración acrobática de la Fuerza Aérea italiana, The Frecce Tricolori ("Flechas tricolores"), se presenta en la ciudad durante el feriado del Día de la República para mostrar unidad y solidaridad después del brote de la enfermedad por cor
El equipo de demostración acrobática de la Fuerza Aérea italiana, The Frecce Tricolori ("Flechas tricolores"), se presenta en la ciudad durante el feriado del Día de la República para mostrar unidad y solidaridad después del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), finalizando un recorrido del país, en Roma. REUTERS / Remo Casilli

Hoy martes se celebra en el país la Fiesta de la República. El 2 de junio, a lo largo de las décadas, ha tenido diferentes altibajos: unos lo olvidaron, otros lo recuperaron. De hecho, no siempre fue día de descanso para todos los italianos. Pero desde hace más de dos décadas dicha fiesta nacional se celebra todos los años, en aras de preservar el valor de la unidad nacional transalpina. Pero hoy, por primera vez en mucho tiempo, la fiesta nacional de Italia arriesga de convertirse en un símbolo un poco más vacío, instrumentalizado por una parte de su clase política.

Los soberanistas transalpinos quieren hacer suyos los símbolos de Italia. Es la primera vez que ocurre desde la Segunda Guerra Mundial. Con la llegada de una nueva crisis económica generada tras la alerta sanitaria por el coronavirus, hay quien "trabaja para transformar el miedo en rabia", tal como aseguran fuentes del ministerio del Interior italiano. Se trata de un clima de agitación social que conviene al bloque soberanista transalpino, que roza los números para tener la mayoría absoluta pero tiene que conformarse con la oposición al primer ministro del país, Giuseppe Conte. A lo largo del día de hoy habrá manifestaciones derechistas en cien ciudades de Italia.

En los últimos días la Jefatura del Estado y la Presidencia del Gobierno del país han tenido que llamar la atención de los principales partidos soberanistas italianos, la Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni; para recordarles que no está permitido hacer un uso instrumental e individual de los símbolos nacionales, ya que representan al conjunto de la ciudadanía. Esta advertencia, a priori basada sólo en una cuestión protocolaria, surge de un problema más profundo, de carácter político y no simplemente formal.

Estos días, previos a las celebraciones de hoy de la Fiesta de la República, las formaciones soberanistas de Salvini y Meloni quisieron celebrar un acto de homenaje al soldado desconocido presente en el Altar de la Patria, en la Plaza Venecia de Roma: algo que, en el día de hoy, es competencia del presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, en cuanto garante de la Constitución Italiana y la máxima figura institucional transalpina por encima de las partes. Los equipos de ceremonial del Jefe del Estado y del primer ministro, así pues, según ha apuntado la prensa del país, han estado algo molestos con las pretensiones de los soberanistas de la Liga y de Hermanos de Italia, formaciones más que experimentadas en el juego democrático italiano. Por su parte, los de Meloni han asegurado que querían hacer algo "discreto". A todos los efectos, se trataba de una contraceremonia aparte.

A todo esto, además, se suma que este 2 de junio, fiesta nacional de la República Italiana, está marcado por el luto de aquellos que perdieron la vida luchando contra el coronavirus. Así lo recordó ayer el Jefe del Estado italiano, el presidente de la República, Sergio Mattarella: "El sufrimiento provocado por la enfermedad no puede enfrentar los unos con los otros", dijo ayer el máximo cargo político del país. Y añadió: "Estamos llamados a un esfuerzo común contra un gravísimo peligro que ha afectado a nuestra Italia desde el punto de vista de la salud, de la economía y de la sociedad". Entre líneas, Mattarella se dirigió indirectamente a los soberanistas transalpinos: "La unidad moral es algo que no pertenece a ninguna mayoría ni a ninguna oposición".

"Por primera vez desde que se celebra el nacimiento de la República Italiana, la derecha está yendo al asalto del 2 de junio", explica el periódico La Repubblica, de corte progresista: "Se trata de la fiesta nacional por excelencia, que pertenece a todos los italianos. Nunca, hasta hoy, había tenido ningún color político. Porque nadie había intentado apropiarse de ella", escribe el conocido diario transalpino.

El 2 de junio es una fecha con mucha carga simbólica en Italia, debido a su gran matiz democrático. En este día de 1946 los transalpinos votaron en el referéndum monarquía–república. El año siguiente al final de la Segunda Guerra Mundial en el país, así pues, ganó la república con 12 millones de votos frente a 10 millones. En cualquier caso, los italianos sabían con bastante certeza que, con una u otra forma de Estado, en el país iba a reinar la democracia. Más de siete décadas después, sin embargo, se encuentra más instrumentalizada que nunca.

Más noticias de Internacional