Público
Público

Asalto al Capitolio Detienen en Florida al seguidor de Trump que cargaba el atril de Pelosi durante el asalto al Capitolio de EEUU

Sobre Adam Johnson, de 36 años, pesaba una orden federal de captura y fue detenido el viernes. Se encuentra a la espera de juicio, aunque no se han especificado los cargos que se le imputan.

Johnson atril Pelosi
Adam Johnson, el seguidor de Trump detenido por participar en el asalto al Capitolio de EEUU. AFP / REUTERS

efe

Adam Johnson, el seguidor Donald Trump que fue fotografiado cuando cargaba el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, durante el asalto al Capitolio del pasado miércoles, ha sido detenido en Florida.

La Oficina del Alguacil del condado Pinellas, en la costa del centro-oeste de Florida, ha indicado este sábado que sobre Johnson pesaba una orden federal de captura.

En la foto policial de su detención aparece sin la enorme sonrisa que lucía cuando fue retratado el 6 de enero durante la toma del Capitolio por parte de partidarios del presidente el funciones de EEUU, Donald Trump, que habían asistido poco antes a un mitin del mandatario, desde donde les instigó a marchar hasta el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso.

Entre otras cosas, Trump dijo a sus seguidores que si no luchaban con fuerza, no iban a tener más "un país" y que había que dejar fuera a los débiles porque había llegado "la hora de la fuerza" después de insistir nuevamente en el fraude electoral que lleva denunciando sin pruebas desde que Joe Biden se impuso en los comicios presidenciales de hace aproximadamente un mes.

Johnson, según la ficha policial, tiene 36 años, reside en Tampa, fue detenido el 8 de enero y está a la "espera de juicio". En la ficha no se especifican los cargos que se le imputan.

Trump, incitador de la insurrección

La fotografía de Johnson con el atrio de Pelosi es una de las más publicadas de los sucesos ocurridos en el Capitolio, donde murieron cinco personas, una de ellas un policía, y numerosas resultaron heridas.

Los asaltantes causaron destrozos en la sede del Congreso y se enfrentaron a las fuerzas del orden en un episodio que algunos legisladores han definido como un intento de golpe de estado y otros como una "insurrección".

La condena ha sido prácticamente unánime y Trump ha sido responsabilizado directamente de los hechos como instigador no sólo por los demócratas, que han pedido su destitución, sino por algunos republicanos.

Trump corre el riesgo de ser sometido a un juicio político, el segundo de su mandato, antes de que el demócrata Biden asuma el 20 de enero la Presidencia de EEUU como ganador de las elecciones del 3 de noviembre.

Sigue sin aceptar su derrota electoral

El actual presidente no acepta los resultados electorales y afirma sin pruebas haber sido víctima de un fraude masivo, razón por la cual el 6 de enero instó a sus partidarios a marchar al Capitolio.

Ese día en las cámaras legislativas se realizaba la certificación de la victoria de Biden, que Trump califica como un "robo".

Una vez controlada la situación, el Congreso reanudó la sesión interrumpida por el asalto y certificó a Biden como presidente electo en la madrugada del 7 de enero.

Trump, cuyas cuentas en Facebook y Twitter han sido bloqueadas para evitar incitaciones a la violencia, no asistirá a la investidura de Biden.

Más noticias de Internacional