Público
Público

Día de la Mujer Las birmanas conmemoran el Día de la Mujer: "Nos levantamos contra la junta militar y en desafío al patriarcado"

Mujeres de Myanmar han adornado las calles con faldas 'longyi' para cortar el paso de los militares y hacer mofa a su costa, ya que una creencia popular asegura que si un hombre pasa debajo de una de estas prendas, pierde su virilidad. 

faldas longyi
Manifestantes colocan faldas longyi en las calles. Aung Kyaw Htet / EP

Sobre las barricadas que buscan frenar las cargas de la Policía en Rangún, foco del golpe militar del 1 d febrero, este lunes han aparecido coloridas hileras de 'longyi', una falda tradicional birmana. Las mujeres birmanas han querido conmemorar así el Día de la Mujer, haciendo mofa de una creencia popular que afirma que si un hombre pasa por debajo de una falda longyi, pierde parte de su virilidad.

Los grupos feministas reclaman, al igual que las protestas que se expanden a lo largo del país, la restauración de la democracia, el respeto a los resultados electorales de noviembre y la liberación de todos los detenidos por los militares, entre ellos la depuesta líder y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.

"No subestimen el papel de la mujer en la revolución", señala una de las organizaciones feministas birmanas

Para ello urgen a Naciones Unidas y los gobiernos del Sudeste Asiático "acciones inmediatas contra el golpe militar en apoyo y protección de los civiles" y piden un embargo internacional a la venta de armas. La Liga para las Mujeres de Birmania, una de las asociaciones firmantes de la carta a la ONU, remarcan en una publicación en Twitter: "Nos levantamos contra la junta militar y en desafío al patriarcado. No subestimen el papel de la mujer en la revolución".

Al menos 6 mujeres se encuentran entre las más de 50 víctimas mortales a raíz de la brutal represión ejercida por la Policía y el Ejército, que han llegado a disparar con munición real contra los manifestantes en varios puntos del país.

El Ejército, que defiende la actuación policía, justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, donde observadores internacionales no detectaron ningún amaño, en los que arrasó la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, como ya hiciera en 2015. 

Más noticias de Internacional