Público
Público

Downing Street busca inquilino: arranca
la campaña para las generales británicas

Los comicios prometen ser los más impredecibles en décadas. Ninguno de los principales partidos, conservadores y laboristas, tiene una clara ventaja en los sondeos

El primer ministro británico, David Cameron, habla a la nación a las puertas del Nº10 de Downing Street. - EFE

AGENCIAS

LONDRES.- Los partidos del Reino Unido empezaron este lunes oficialmente la campaña para las elecciones generales del 7 de mayo. El Parlamento quedó disuelto automáticamente la pasada medianoche en virtud de una ley de 2011 que estableció mandatos fijos de cinco años.

Se pone así fin a cinco años de Gobierno de coalición, formado por los conservadores de David Cameron y los liberal demócratas del viceprimer ministro, Nick Clegg.

Los analistas coinciden en afirmar que estos comicios serán los más impredecibles en muchas décadas, ya que ninguno de los dos partidos principales, el "tory" y el laborista de Ed Miliband, tiene una clara ventaja en los sondeos sobre intención de voto.

Ambos partidos están prácticamente empatados, por lo que será difícil anticipar cual de los dos líderes -Cameron o Miliband- entrará en Downing Street después de las elecciones, que se celebran por el sistema de voto simple a una sola vuelta.

Las encuestas apuntan a que ninguno de esos dos líderes obtendrá la mayoría absoluta para gobernar en solitario, por lo que se verán obligados a negociar pactos con formaciones más pequeñas. Según los sondeos, el equilibrio del poder puede tenerlo el Partido Nacionalista Escocés (SNP), ya que todo indica que obtendrá un buen puñado de votos en esa región, lo que le puede situar como tercera formación y en posición de negociar una coalición.

A partir de este lunes las formaciones harán un esfuerzo por convencer a los indecisos, sobre todo en las circunscripciones marginales, en las que unos pocos votos pueden decidir el resultado. El Parlamento de Westminster está compuesto por 650 diputados, que representan a 533 circunscripciones en Inglaterra, 59 en Escocia, 40 en Gales y 18 en Irlanda del Norte.

En su última intervención pública antes del arranque de campaña, Cameron afirmó que el Reino Unido se recupera y pidió continuar con la actual política económica. Después de acudir al palacio de Buckingham para celebrar su última audiencia en esta legislatura con la soberana británica, el premier defendió que votar por un Gobierno laborista supondrá caer en el "caos" económico, con un aumento de los impuestos y el endeudamiento del país.

"El Reino Unido va por el buen camino. Esta elección significa seguir adelante (con el actual programa económico) y eso es lo que yo haré como primer ministro", afirmó el líder "tory" ante la puerta del 10 de Downing Street, su residencia oficial.  El Reino Unido necesita un "liderazgo fuerte", defendió Cameron al presentarse como la mejor alternativa para el 7 de mayo.

Agregó que en las próximas cinco semanas viajará por "todos los rincones" de la cuatro naciones -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte- para defender su programa político. Asimismo, Cameron recordó que cuando llegó al poder en 2010 la gente no tenía empleo y el país tenía problemas para pagar sus deudas, pero después de cinco años -dijo- "hay más gente con trabajo" y el país "está más seguro económicamente".

"Quiero crear empleos para los jóvenes", insistió el político, que pidió a los ciudadanos completar el trabajo hecho hasta ahora para conseguir la plena recuperación económica.

Más noticias de Internacional