Público
Público

'Dreamers' El Supremo de EEUU tumba los planes de Trump de dejar sin protección a 700.000 jóvenes migrantes

El tribunal mantiene en pie el programa DACA que protege de la deportación a los conocidos como 'dreamers'.

Un grupo de jóvenes migrantes se manifiesta frente a la sede del Tribunal Supremo de EEUU, en Washington. - EFE
Un grupo de jóvenes migrantes se manifiesta frente a la sede del Tribunal Supremo de EEUU, en Washington. - EFE

AGENCIAS

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha asestado un duro golpe a los planes del presidente, Donald Trump, de eliminar el programa de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), gracias al cual casi 700.000 jóvenes migrantes -conocidos como dreamers ("soñadores")- gozan de especial protección.

El Supremo, de mayoría conservadora, ha determinado que los planes de Trump que darían vía libre a la deportación de miles de personas no han seguido los mecanismos establecidos en la ley cuando interrumpió en 2017 el programa DACA. El presidente del tribunal, el magistrado conservador John Roberts, ha argumentado que el Gobierno ha actuado de forma "arbitraria y caprichosa" en este asunto.

Gracias a este fallo, adoptado en una decisión ajustada por cinco votos frente a cuatro, los beneficiarios del programa DACA, creado en 2012 por Barack Obama, podrán seguir renovando su afiliación y, con ella, poder seguir optando a permisos de trabajo sin miedo a ser expulsados de Estados Unidos.

La corte no entró a valorar la legalidad de DACA, sino que rechazó "el procedimiento" que usó el Gobierno de Trump a la hora de tumbar el programa, y dejó claro que la Casa Blanca puede intentar interrumpirlo de nuevo si quiere, pero es probable que le resulte complicado hacerlo antes de las elecciones de noviembre.

La decisión supone una enorme victoria y un alivio para los centenares de miles de dreamers, que esperaban con nerviosismo un veredicto del que dependen sus proyectos de vida, que han quedado en limbo desde que Trump anunció la interrupción del programa hace casi tres años.

"Esta espera me está matando", escribía este lunes la mexicana Reyna Montoya en un tuit. Muchos de esos jóvenes, que llegaron a EEUU siendo niños, eran pesimistas sobre la decisión del Supremo, debido a que la mayoría conservadora de la corte incluye a dos jueces nominados por Trump, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch.

Ambos se opusieron este jueves a la decisión de la mayoría de los jueces de mantener en pie el programa y alegaron, en un argumento firmado por el magistrado conservador Clarence Thomas, que la decisión de sus colegas es "un intento de evitar una decisión (de Trump) políticamente controvertida, pero legalmente correcta".

Aunque Trump anunció la interrupción del programa DACA en 2017, los fallos de jueces federales le obligaron a seguir renovando los permisos de aquellos jóvenes indocumentados que ya eran beneficiarios del programa en esa fecha, y que bajo la medida, debían actualizar sus documentos cada dos años.

En enero, eran casi 700.000 los dreamers que llegaron a Estados Unidos antes de 2007, en su mayoría de la mano de sus padres, los que aún mantenían ese permiso que les permite vivir fuera de las sombras, al contrario que el resto de los 11 millones de indocumentados que se calcula residen en EEUU.

Trump sufre así su segunda derrota judicial en menos de una semana, después de que el Supremo validase la protección laboral de los trabajadores LGTBI, y ve desvanecerse los planes anunciados hace tres años para cerrar la iniciativa lanzada en 2012 por el entonces presidente, Barack Obama.

Más noticias de Internacional