Público
Público

EEUU Biden retira el apoyo de Estados Unidos a Arabia Saudí en la guerra con Yemen

El presidente de Estados Unidos realiza un discurso de 19 minutos dirigido a los líderes mundiales en el que expone por primera vez las líneas estratégicas de su política exterior.

El presidente de EEUU, Joe Biden, durante su discurso de este jueves.
El presidente de EEUU, Joe Biden, durante su discurso de este jueves. JIM LO SCALZO / EFE

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, realizó este jueves desde Washington un discurso de 19 minutos dirigido a los líderes mundiales, según explicó, para exponer por primera vez desde que tomara posesión el 20 de enero las líneas maestras de su política exterior. Biden anunció que retira el apoyo a Arabia Saudí en la guerra con Yemen, lo que supone el cambio de una política exterior que procedía de tiempos de Obama y que Trump mantuvo. Biden exigió también al presidente ruso Vladimir Putin "la liberación inmediata y sin condiciones" del opositor Alexei Navalny, que el martes fue condenado a tres años y medio de cárcel.

Biden, que estuvo acompañado en su alocución por la vicepresidente Kamala Harris y el secretario de Estado Anthony Blinken, mencionó, por este orden, el regreso de Estados Unidos a la esfera internacional y el multilateralismo, ejemplificado en la ONU; a la situación en Myanmar; fortalecer las relaciones son sus aliados más cercanos como Canadá, México, Corea del Sur, Alemania, Francia y Australia; la Rusia de Putin; China, su deseo de que Estados Unidos lidere la diplomacia global y multilateral con retos como la pandemia o el calentamiento global; la guerra en Yemen y las relaciones entre Arabia Saudí, como aliado de Estados Unidos, e Irán. El presidente de Estados Unidos, por lo tanto, no dedicó nada de su tiempo a América Latina (salvo la mera mención de México) y ni siquiera se refirió a la Unión Europea como tal.

"Estados Unidos ha vuelto. La diplomacia ha vuelto", dijo Biden, que apostó por volver "a una política exterior basada en hechos y en evidencias". El presidente criticó a Trump, sin mencionarlo, cuando pidió tiempo para "reconstruir cuanto ha sido tan insistentemente dañado". Y su mensaje final fue: "Tenemos que reforzar nuestras alianzas para ampliar nuestro poder".

Oriente Medio: Irán, Arabia Saudí y Yemen

En cuanto a esta región, Biden hizo dos menciones. Por un lado, aseguró que Estados Unidos defenderá a su aliado de Arabia Saudí frente a la amenaza del régimen de Irán. "Defenderemos su soberanía y su integridad territorial", dijo. Respecto a Yemen, Biden anunció que retira su apoyo a Arabia Saudí en la guerra con este país. El presidente fue rotundo: "La guerra tiene que terminar", dijo, y calificó el conflicto de "catástrofe humanitaria y estratégica". Por último, aseguró que ha pedido a su equipo diplomático "en Naciones Unidas que tome acciones para liderar unas negociaciones de alto el fuego" en ese país.

Esta decisión revierte una política iniciada por la administración Obama (de la que él fue vicepresidente) y continuada por la de Trump, a pesar de las acusaciones generalizadas de crímenes de guerra saudíes.

Rusia, Navalny y el acuerdo nuclear

Biden fue contundente con la Rusia de Putin en cuanto al caso Navalny, sin embargo, celebró la renovación del acuerdo nuclear con Moscú. Antes de abordar el tema ruso, Biden ya había dicho en su discurso: "Trataremos a nuestros adversarios recurriendo a la diplomacia". Sobre el primero, reclamó su liberación tras recordar que "Navalny tiene, como cualquier ciudadano ruso bajo la propia constitución rusa, derecho de reunión y libertad de expresión".

Biden celebró la renovación del acuerdo nuclear con Moscú

El presidente mencionó los ciberataques como otra amenaza rusa sobre Estados Unidos, pero aseguró que esto no obstará para que los países negocien y puedan alcanzar pactos así que valoró positivamente la decisión tomada por ambos países en los últimos días para prolongar durante cinco años el tratado de desarme nuclear New START. Putin había firmado la prolongación del pacto el viernes de la semana pasada y Biden la autorizó el miércoles de esta misma semana, dos días después de la expiración del acuerdo.

China

El presidente de Estados Unidos mencionó también a China como adversario del país y como amenaza y aseguró que su administración "confrontará los abusos económicos y los ataques contra los derechos humanos", sin embargo, añadió, su gobierno estará "listo para trabajar con Beijín" para resolver las discrepancias y los problemas que surjan entre ambos países, entre ellos, mencionó Biden, los relacionados con la propiedad intelectual.

Organizaciones internacionales y multilateralismo

Biden fue claro en este apartado y marcó un claro viraje respecto a la política exterior de Donald Trump. "Hay enormes retos globales", dijo, "y ningún país lo puede resolver por sí solo sino trabajando juntos y por eso necesitamos la diplomacia". "Hay desafíos mundiales como el calentamiento global o la pandemia de coronavirus y otras pandemias que vendrán y es necesario que Estados Unidos aparezca [en la esfera internacional] y lidere".

Sobre el cambio climático mencionó su decisión, firmada nada más entrar en la Casa Blanca, de volver a meter al país en el Acuerdo del Clima de París, como señal también de apoyo a Naciones Unidas, institución constantemente atacada y cuestionada por Donald Trump. Biden también ha dio su apoyo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), organización que consideró necesaria para la gestión de la pandemia y los retos de la salud mundial.

Myanmar

La mención al país asiático, llevada más por la actualidad que porque forme parte de las prioridades perentorias de la agenda exterior de Biden, fue breve pero rotunda. El presidente, que señaló como uno de los objetivos clave de la diplomacia de su administración "defender la democracia y el Estado de derecho en el mundo y combatir los totalitarismos", condenó sin ambages el golpe de Estado en Myanmar y afirmó que los militares "deben abandonar el poder y liberar a los defensores, activistas y funcionarios".

Biden: "Nunca debe utilizarse la fuerza por encima de la voz del pueblo"

El mandatario demócrata añadió que "nunca debe utilizarse la fuerza por encima de la voz del pueblo y para alterar el resultado de unas elecciones creíbles" y reclamó a los militares que "levanten todas las restricciones y se abstengan de ejercer violencia".

Exteriores, primera visita de Biden

Era la primera visita que Biden hacía a un departamento (equivalente a un ministerio) de su gobierno y decidió que esta primera salida de la Casa Blanca fuera al Departamento de Estado, es decir, el ministerio de Exteriores. La visita estaba prevista para principios de la semana, pero la nevada sobre Washington obligó a posponerla. El demócrata marca así diferencias con la primera visita que realizó en su día Donald Trump como presidente, que prefirió ir a la sede de la CIA. Trump criticaba constantemente a los diplomáticos americanos y se refería a menudo e incluso en público al Departamento de Estado como el Departamento Oscuro, como el Deep State.

Más noticias de Internacional