Público
Público

El cese de la venta de armas a Arabia Saudí por parte de EEUU e Italia añade presión a España

Amnistía Internacional reclama al Gobierno que ponga fin al comercio de material militar con el régimen de Salman bin Abdulaziz. De momento, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se niega a adoptar esa medida.

Bombardeo en Yemen
Un niño sentado sobre los escombros tras un bombardeo de la coalición saudí en Sanaa, Yemen, en octubre de 2019. Reuters

El régimen saudí empieza a tener dificultades para seguir exportando armas desde Estados Unidos e Italia. Por un lado, el nuevo Gobierno que encabeza Joe Biden ha decidido congelar la venta de armas tanto a ese país como a Emiratos Árabes Unidos, principales responsables de los ataques contra la población civil en Yemen. Por otro, Italia, sumergida en una nueva crisis institucional, también ha suspendido ese negocio. España, de momento, sigue sin dar señales en tal sentido. 

"Desde 2015, la coalición dirigida por Arabia Saudí y EAU ha llevado a cabo decenas de ataques aéreos indiscriminados y desproporcionados contra civiles y bienes civiles, que han afectado a viviendas, escuelas, hospitales, mercados, mezquitas, bodas y entierros", destaca Amnistía Internacional (AI) en un reciente comunicado, en el que recuerda además que ha documentado "más de 40 ataques aéreos de la coalición que parecen haber violado el derecho internacional humanitario y muchos de los cuales constituyen crímenes de guerra". En esos ataques "han muerto más de 500 civiles y han resultado heridos otros 400".

En ese contexto, AI ha celebrado las decisiones adoptadas en los últimos días por los gobiernos de Estados Unidos e Italia, al tiempo que se ha preguntado cuándo ocurrirá algo similar en España. "Sí, añade presión y esperamos que el Gobierno español rectifique y se ponga ya del lado de la legalidad y de la moralidad", señaló Alberto Estévez, portavoz de Amnistía sobre comercio de armas.

En tal sentido, subrayó que "el Gobierno debe elegir entre seguir en el lado oscuro de los mercaderes de la muerte que alimentan un conflicto que dura seis años y estar, junto a Francia y Reino Unido, en el podio de los parias que venden armas a dos países señalados por cometer decenas de crímenes de guerra o sumarse a una creciente lista de países que han dicho basta ya de atrocidades".

En una reunión celebrada a finales de diciembre pasado con los directores de AI y Greenpeace en representación de la plataforma Armas Bajo Control que también integran FundiPau y Oxfam Intermón, la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, "mantuvo la posición de continuar vendiendo armas españolas a Arabia Saudí y EAU mientras no se demuestre que se utilizan en Yemen para cometer crímenes de derecho internacional", relató Estévez. Del mismo modo, el Gobierno alegó entonces que aplicaría a determinadas licencias "el nuevo mecanismos de seguimiento del uso de las armas exportadas aprobado en abril", indicó el representante de AI.

En esa línea, Estévez destacó que "para suspender la venta de armas a Arabia y Emiratos no es imprescindible una decisión política del Consejo de Ministros, sino que basta con aplicar la legislación española e internacional". "Si cuando hace unos años se decidió parar la venta de armas a Venezuela, aplicando correctamente el Tratado sobre Comercio de Armas y otros instrumentos debido a la comisión de crímenes de lesa humanidad, no tiene por qué haber un doble rasero con Arabia Saudí y Emiratos", apuntó.

Ventas millonarias

Entre 2015 y 2019, España exportó armas a Arabia Saudí por valor de más de 1.200 millones de euros y autorizó exportaciones valoradas en cerca de 1.700 millones. En ese mismo período, a Emiratos Árabes Unidos se exportaron armas por importe de cerca de 300 millones y se autorizaron exportaciones valoradas en algo más de 400 millones.

Según los últimos datos oficiales publicados en diciembre pasado, en el primer semestre de 2020 el Gobierno concedió 16 autorizaciones de exportación de material de defensa –casi el 90% en munición y aviones– a Arabia Saudí por valor de casi 100 millones de euros, mientras que las exportaciones realizadas ascendieron a 32 millones, de los cuales 21 millones correspondieron a munición y otro medio millón a "bombas, torpedos, cohetes y misiles, susceptibles de ser usados en Yemen", apuntó Estévez.

Más noticias de Política y Sociedad