Público
Público

Elecciones en Reino Unido Cinco diferencias entre la campaña electoral en España y en Reino Unido

Los británicos acuden a las urnas un día laborable, no necesitan identificarse para hacerlo, la campaña comienza en cuanto el Parlamento aprueba la convocatoria electoral y hay quien ha llegado a votar en el pub mientras se tomaba una pinta.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, y el presidente en funciones de España, Pedro Sánchez. EFE/PÚBLICO

Cuarenta y seis millones de británicos y más de treinta y seis millones de españoles estamos estos días en las mismas: llamados a las urnas y metidos de lleno en campaña electoral. Pero desde ahora mismo hasta que se conozca el resultado –10 de noviembre en España y 12 de diciembre en Reino Unido–, hay muchas diferencias entre lo que vemos en un país y en otro. Estas son algunas de las más llamativas.

1. La campaña empieza ya

El pasado martes la Cámara de los Comunes aprobaba por mayoría la convocatoria electoral propuesta por el primer ministro Boris Johnson. Aún faltaba el visto bueno de los Lores, la sanción real y la disolución de las Cámaras pero esa misma noche las cuentas de twitter de los distintos partidos políticos se llenaron de mensajes electorales; el miércoles comenzó a llegar propaganda a los buzones; el jueves Jeremy Corbyn, el líder de uno de los principales partidos, el Partido Laborista, ya estaba desgranando sus propuestas en un acto multitudinario con toda la parafernalia electoral: imagen de campaña, slogan… etc; y, aunque la jugada le salió al revés y lo que recibió fueron abucheos, el viernes su rival en el Partido Conservador, el todavía primer ministro Boris Johnson, visitó un hospital para hacerse fotos –la futura gestión del Servicio Nacional de Salud (NHS) es uno de los grandes temas de campaña–.

Todo esto es posible porque en Reino Unido la campaña electoral no está limitada a unas fechas concretas; las cinco semanas que tienen que pasar desde que se decide celebrar elecciones hasta que tienen lugar, son campo abierto. Y sí, aquí también te pueden mandar propaganda a tu nombre salvo que comuniques que no quieres recibirla. 

2. Votar un jueves en una iglesia… o en el pub

Por ley desde 2011, en Reino Unido las elecciones siempre se celebran el primer jueves del mes de mayo; de ahí que las próximas ya estuvieran fijadas desde hace años para el 5 de mayo de 2022. Salvo, claro, que se produzca un adelanto electoral, como es el el caso. Pero eso sí, siempre se vota en día laborable.

Las urnas permanecen expuestas desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche para que cada uno pueda organizarse porque las empresas no dan permiso a sus trabajadores para acudir a los centros de voto, que suelen estar situados en colegios como en España o sedes municipal pero también puede darse el caso de estén en iglesias o incluso un museo, un pub o una lavandería

3. Registrarse para votar y hacerlo sin DNI

Desde que hace meses se vio claro que, más tarde o más temprano, Reino Unido acabaría celebrando elecciones anticipadas, los mensajes pidiendo a los británicos que se registren para poder votar han estado por todas partes. Incluso responsables municipales han ido casa por casa para confirmar quienes de los que allí viven lo habían hecho ya y explicando cómo hacerlo al resto. Porque no es automático y quien no se haya registrado antes del 26 de noviembre no podrá ejercer su derecho al voto. A quienes se les ha pedido con más insistencia es a los universitarios, que normalmente cursan sus estudios en una ciudad distinta a la suya. Teniendo en cuenta que la jornada electoral será día lectivo, resulta fundamental que lo hagan.

Cuando uno se registra recibe después en casa la poll card confirmando sus datos y los del lugar donde debe acudir a votar. No hace falta que la lleven al centro de voto. Ni eso ni ningún tipo de documentación, salvo aquellos que vivan en Irlanda del Norte. Los británicos no tienen DNI así que basta con que den su nombre. Para evitar que alguien vote dos veces o se haga pasar por otra persona, hay campañas recordando que hacerlo es ilegal. Tras las últimas generales de 2017 hubo miles de quejas pero sólo una persona acabó siendo condenada por votar dos veces.

4. Debates libres

Organizar un debate entre candidatos no entraña ninguna complejidad en Reino Unido. Basta con que los medios se lo propongan a los partidos y estos acepten o que ellos mismo lo demanden. El primero para estas elecciones ya está programado: será un cara a cara entre Johnson y Corbyn el 19 de noviembre en la cadena privada de televisión itv. Por supuesto que los líderes del resto de partidos suelen sentirse desplazados, como ha ocurrido en este caso, pero no hay nada que puedan hacer salvo quejarse.

5. Sin jornada de reflexión

Desde el minuto uno hasta el último. En Reino Unido no hay jornada de reflexión. Los candidatos pueden pedir el voto incluso durante la jornada electoral. Pero sí hay algunas restricciones en cuanto a la publicación de encuestas.

Como recoge el código de conducta del ente público, "BBC, como otras emisoras, no puede informar sobre detalles de la campaña mientras las urnas están abiertas". Al igual que en España, hasta que no cierran los centros de voto a las diez de la noche, la cobertura sobre las elecciones en los medios se limita a mostrar cómo los candidatos han acudido a votar. Durante esas horas tampoco se pueden publicar encuestas ni sondeos: "es un delito", insiste BBC. No hay ninguna restricción durante el resto de la campaña, lo que permite que haya encuestas casi a diario. En 2016 se publicaron hasta 92 y fallaron tanto que hubo quienes plantearon si no deberían prohibirse.

Más noticias de Internacional