Público
Público

La estrella de Beppe Grillo brilla en Parma

El movimiento ciudadano liderado por el cómico italiano, azote de la clase política y del tecnócrata Monti, da el 'sorpasso' en la segunda vuelta de las municipales

EFE

El Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo, adalid de la antipolítica, se adjudicó hoy la Alcaldía de Parma, una de las principales ciudades de Italia, en la segunda vuelta de las elecciones municipales parciales italianas, en las que una vez más fue protagonista la abstención.

El movimiento de Beppe Grillo, que ya registró un buen resultado en la primera vuelta los pasados 6 y 7 de mayo, sale de la segunda ronda, celebrada el domingo y hoy, como uno de los grandes vencedores junto a un centroizquierda que consigue ganar terreno al centroderecha, carente del liderazgo de Silvio Berlusconi y envuelto en el escándalo de corrupción de la Liga Norte.

En Parma, localidad del norte industrial de Italia, el candidato del Movimiento 5 Estrellas, Federico Pizzarotti, se impuso con el 60,23 por ciento de los votos, al de centroizquierda, Vincenzo Bernazzoli, quien obtuvo el 39,77 por ciento de los sufragios.

Pizzarotti, quien era hasta ahora empleado de banca, se convirtió este lunes en el principal valedor de un movimiento que pretende calar aún más hondo entre un electorado que da muestras de cierto desapego hacia los partidos políticos tradicionales, de cara a las elecciones generales previstas para la primavera de 2013.

'Soy una persona normal, antes que nada. Pienso precisamente por esto que podré dialogar al mismo nivel con todos los ciudadanos y dar muestra de cómo se puede hacer política de modo distinto a la que hemos visto en los últimos años', dijo el nuevo alcalde de Parma, tras conocerse los primeros resultados.

'Venimos desde fuera de las instituciones y entraremos en las instituciones, para conectar con las que serán las instancias de los ciudadanos, de los empresarios', agregó Pizzarotti, quien pudo beneficiarse del voto de los electores de centroderecha para castigar al centroizquierda.

El líder de este movimiento de la antipolítica, Beppe Grillo, celebró el resultado a través de su perfil en la red social Twitter, donde además dio cuenta de la victoria de sus candidatos en los municipios menores de Comacchio y Mira.

En las otras ciudades importantes en liza en esta segunda vuelta, en la que se decidían 118 alcaldías con 4,6 millones de electores, el candidato del centroizquierda, Marco Doria, consiguió imponerse en Génova (noroeste) con un 59,72 por ciento de los votos al candidato de centroderecha, Enrico Musso (40,28 %).

En Palermo, la capital siciliana, el candidato del progresista Italia de los Valores, Leoluca Orlando, se hizo con la Alcaldía con una clara ventaja del 72,4 % de los votos, frente al 27,6 % del candidato del centroizquierda Fabrizio Ferrandelli.

Y en L'Aquila (centro), la ciudad arrasada por el terremoto que hace tres años dejó 308 muertos, el alcalde Massimo Cialente, candidato por la izquierda, consiguió mantenerse al frente del Ayuntamiento, con 59,2 por ciento de los votos, frente al propuesto por los centristas, Giorgio de Matteis (40,8 %).

'El centroizquierda gana en todos lados, en todo el país', comentó hoy el responsable de política municipal de la principal formación progresista de Italia, el Partido Demócrata (PD), Davide Zoggia.

 

El peor resultado de esta segunda vuelta, en la que hubo una participación catorce puntos por debajo de la anterior cita (51,38 %), fue para la Liga Norte de Umberto Bossi, que llegaba a este segundo turno de voto con su líder como investigado en el escándalo de corrupción por supuesto uso indebido de fondos públicos.

La Liga Norte perdió en todos los municipios (siete) en los que participa con un candidato en esta segunda vuelta, incluidas las localidades de Tradate y Meda, en la región de Lombardía, su tradicional caladero de votos.

'Hemos pagado un precio altísimo sobre los asuntos que han afectado a la Liga desde el punto de vista mediático-judicial en los últimos tiempos', dijo en rueda de prensa uno de sus tres actuales líderes y exministro de Interior, Roberto Maroni.

Estas elecciones llegaban como una prueba para los partidos políticos de cara a las generales del año que viene, de las que tendrá que salir el Gobierno que sustituya al tecnócrata de Mario Monti, que llegó al poder en noviembre tras la dimisión de Berlusconi. En este sentido, el líder del PD, Pierluigi Bersani, quiso reivindicar el resultado de estas elecciones como el de la victoria del centroizquierda, aunque hizo un llamamiento a la reflexión sobre el resultado de Parma.

Más noticias de Internacional