Público
Público

Eva Perón La memoria de Evita Perón sigue más viva que nunca en el primer centenario de su nacimiento

Eva Perón pasó a la historia de Argentina por su cercanía con las clases más desfavorecidas, la consecución del sufragio universal o el gran entendimiento que tenía con los sindicatos. Ahora, su figura es reivindicada desde el movimiento feminista, aunque después de cien años algunos sectores siguen siendo críticos con la administración peronista.

Evita Perón marcó un antes y un después en la política argentina.

El nacimiento de la mujer que propulsó el sufragio femenino, la igualdad jurídica entre el hombre y la mujer en el terreno del matrimonio y la patria potestad compartida en Argentina cumple cien años. Además, este aniversario cobra especial relevancia tras las últimas reivindicaciones multitudinarias feministas del país latinoamericano para despenalizar el aborto, lo que constata que la memoria de la actriz que terminó siendo una de las políticas más importantes del siglo XX en el continente americano sigue viva.

Su nombre de nacimiento fue Eva María Duarte, aunque tras casarse a los 26 años, en 1945, con el militar Juan Domingo Perón, el que fuera presidente de Argentina en tres ocasiones, las arcaicas leyes de aquel tiempo hicieron que se pasara a llamar Eva María Duarte de Perón. De todas formas, su papel en la historia está escrito con el nombre que utilizaban las masas para referirse a ella: Evita.

De esta forma, Evita se irguió como una figura clave el 17 de octubre de 1945, desde el momento que organiza a miles de trabajadores que marchan a Buenos Aires y consiguen liberar a Perón de la cárcel, donde se encontraba por tener una estrecha relación con los trabajadores desde que era secretario de Trabajo y Previsión Social. Este logro estuvo acompañado de la convocatoria de elecciones generales, pasando a la historia como el ‘Día de la Lealtad’.

‘Las patas en la fuente’ es como se conoce a la famosa fotografía que inmortalizó a los obreros sentados frente a la Casa Rosada esperando la liberación de Perón | Archivo General de la Nación

‘Las patas en la fuente’ es como se conoce a la famosa fotografía que inmortalizó a los obreros sentados frente a la Casa Rosada esperando la liberación de Perón | Archivo General de la Nación

Perón y Evita componían un dúo que se fusionaban en una sola persona en cuanto a ideales, al menos durante el primer mandato del General. Aun así, entre los dos se apreciaban ciertas diferencias metodológicas, lo que en ocasiones llevó a pensar que era ella quien estaba más cerca del pueblo. Ejemplos de ello fue su afinidad con la CGT (Confederación General del Trabajo), la central sindical más grande de toda Argentina, o que propulsara la Fundación registrada con su mismo nombre desde la que distribuía bienes de primera necesidad a las personas que más los necesitaban.

“Evita era la abanderada de los trabajadores argentinos —se la conocía como ‘la madre de los descamisados’— que se encontraban postergados en una Argentina rica, que en aquél entonces era el cuarto país más rico del mundo” debido a que en la Segunda Guerra Mundial el país latinoamericano permaneció neutral, lo que hizo que se elevaran sus exportaciones. Así es como describe la relación entre la clase obrera y la dirigente peronista Cacho Piña, funcionario del Partido Justicialista (PJ) —basado en las ideas de Perón—, coordinador de la CGT en Córdoba (la segunda ciudad más importante del país después de Buenos Aires), además de compositor y estudioso de la figura de Eva Perón.

La Fundación como un Superministerio

Respecto a la Fundación Eva Perón, su posición es clara; en palabras del militante del PJ: “Esa herramienta era muy poderosa, como una especie de superministerio en donde se concentraba todo lo relacionado con la ayuda social. Su creación posibilitó llevar a cabo todas estas políticas dirigidas a las clases más humildes”, en palabras del militante del PJ.

Tal es el reconocimiento que en la actualidad le sigue brindando la sociedad que dos murales gigantes con su rostro decoran el Edificio de Obras Públicas en Buenos Aires.

Mural en la cara sur del edificio. La leyenda dice que sonríe hacia el sur porque era donde vivían las clases más humildes y grita hacia el norte, donde estaban las personas más adineradas. | Guillermo Martínez

Mural en la cara sur del edificio. La leyenda dice que sonríe hacia el sur porque era donde vivían las clases más humildes y grita hacia el norte, donde estaban las personas más adineradas. | Guillermo Martínez

Totalmente contrario se muestra Raúl Faure, que a sus 87 años y después de haber desempeñado funciones políticas bajo los gobiernos de la Unión Civil Radical —el partido político opositor más directo al peronismo—, afirma que “el Estado transfirió enormes recursos del tesoro público al patrimonio privado de la Fundación”. Denuncia, además, que desde el ente creado por Evita “se manejaron esos recursos tan cuantiosos sin controles externos ni públicos”.

Evita y la clase obrera

Un capítulo aparte se merece su relación con la CGT. Empezando por el final, el trabajo que realizó la dirigente social para con los sindicalistas tuvo tal calado que hizo que éstos conservaran en su sede principal el cuerpo embalsamado de ella tras su fallecimiento, además de distinguirla con el título de ‘Mártir del Trabajo’.

El cuerpo embalsamado de Evita estaría tres años entre los muros de la CGT, los que tardaron en derrocar a Perón con una dictadura liderada por Pedro Eugenio Aramburu en 1955. Fue entonces ahí cuando el cadáver fue profanado y enterrado clandestinamente en un cementerio de Milán, donde estuvo 15 años. Después, el cuerpo fue devuelto a Perón en Madrid, ciudad en la que había decidido exiliarse. No sería hasta 1974 cuando el cuerpo de Eva Duarte vuelve a Argentina.

Evita Perón fue una de las fundadoras de un sindicato de radiodifusión en Argentina

Mariana Mandakovic, la secretaria general del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN), y profesora de Comunicación Social en la UNC (Universidad Nacional de Córdoba), defiende que fue el origen humilde de Evita Perón lo que hizo proclive la conexión con las clases trabajadoras: “Ella trabajó desde los 14 años en Buenos Aires, para empezar como actriz, en radioteatro y hasta cine. La injusticia social la rodeó desde la más temprana edad”, aclara Mandakovic.

La docente universitaria también recuerda que “Evita, mientras trabajaba, se involucró en el ámbito de la lucha por los derechos laborales, siendo una de las fundadoras de uno de los sindicatos de radiodifusión de la Argentina”.

Piña: “Evita Perón tenía enemigos más poderosos que el propio Perón”

En 1951 tuvo lugar uno de los acontecimientos que mejor ilustran la realidad política argentina de aquel tiempo. Se trata de la victoria de las elecciones por parte de Perón, cuando la mayoría del movimiento obrero y la totalidad de la CGT propuso a ‘la madre de los descamisados’ como vicepresidenta. “Pese a la proclamación popular, debido a las presiones, ella renuncia a esta postulación”, añade Mandakovic. De ahí procede una de las frases más históricas de la política argentina: “Renuncio a los honores, pero no a la lucha”.

El suceso, conocido como el ‘Día del renunciamiento’ aún guarda ciertas incógnitas. Según la opinión de Piña “ella no renunció, la renunciaron. Es algo que le imponen, ya que Evita Perón tenía enemigos más poderosos que el propio Perón debido a que la oligarquía argentina no le perdonaba su origen humilde”. “De hecho, —continúa el peronista— yo creo que es el mismo Perón el que le dice que renuncie”, finaliza.

El feminismo como pilar fundamental

Una de las facetas que más caracterizaron a Eva Perón fue su lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. De esta forma, que a ella se le deba históricamente la aprobación del sufragio universal en Argentina en septiembre de 1947 constituye uno de sus mayores logros políticos. En palabras de Mandakovic, que es la primera mujer en poseer el cargo que actualmente ostenta, “Evita fue la primera feminista popular. En esa época no era fácil que las mujeres se empoderaran como lo hizo ella y eso significó un antes y un después de la participación de la mujer en la política”, añade.

En noviembre de 1951, después de ser operada de cáncer, Evita vota desde la cama de su hospital. Fue la primera vez que las mujeres pudieron ejercer el derecho al voto a nivel nacional en Argentina |Archivo General de la Nación

En noviembre de 1951, después de ser operada de cáncer, Evita vota desde la cama de su hospital. Fue la primera vez que las mujeres pudieron ejercer el derecho al voto a nivel nacional en Argentina |Archivo General de la Nación

Piña, por su parte, indica que “Evita supo identificar la postergación que sufría la mujer y consiguió que fuese una prioridad para su propio partido político”, liderado y compuesto mayoritariamente por el género masculino. Fueron estas prioridades las que desembocaron en mejoras materiales: “Haber conseguido el voto femenino, fomentar la organización de las mujeres, la solidaridad de y con las trabajadoras son ejemplos que perduran hasta hoy. Creó la Escuela de Enfermería para que las mujeres tuvieran salida laboral, promovió las guarderías en las fábricas y ayudó a las mujeres más desprotegidas. Eva Perón nos marcó a todas las mujeres”, comenta Mandakovic aun teniendo una visión crítica del peronismo actual.

Mandakovic: “Evita fue la primera feminista popular”

Evita da un paso decisivo al fundar el Partido Peronista Femenino en 1949, donde tan solo podían militar mujeres. Esta formación estaba englobada en el Partido Justicialista, donde tenían reservado un 33% de representatividad. Por ello, durante la década de los 50 ningún país en el mundo tenía la cantidad de mujeres en sus cámaras legislativas como Argentina.

Muchos de los seguidores de Eva Perón no pueden evitar ligarla a las constantes movilizaciones masivas que últimamente inundan las calles argentinas para despenalizar el aborto. Matías Anconetani, uno de los dirigentes de la Juventud Peronista, lo relaciona directamente con el ideario de Evita: “Son tiempos diferentes, ella siempre miró y accionó a través de las necesidades del pueblo, de echo una de sus frases más populares es "Donde existe una necesidad nace un derecho" y creo que ese es el camino que las mujeres están tomando, el de que se reconozca su derecho a decidir”, concluye.

Anconetani: “Evita siempre actuó según las necesidades del pueblo”

Así pues, el ideario de Eva aún permanece muy presente en uno de los mayores partidos políticos de Argentina, en donde organizaciones como el Movimiento Evita, englobado en el PJ, orientan sus esfuerzos para defender los valores que la ‘madre de los descamisados’ promulgaba.

Algunas sombras entre tanta luz

Aunque aclamada popularmente, Evita no pudo huir de ciertas críticas que la persiguieron entonces y que, en menor medida, aún existen. Así lo relata la profesora de la UNC: “Las críticas hacia Eva Perón en la época tuvieron que ver con un desprecio hacia su clase social y a su condición de mujer que llegó a uno de los lugares más altos del poder, impensados para alguien de su origen. Otras la vinculan estrechamente a la política ‘asistencial’ del peronismo y al mismo Perón. Otra de las críticas se vinculó a la intolerancia política hacia los sectores de la oposición, que por años trabajaron incansablemente para destituir al gobierno peronista”, tal y como comenta la docente.

Algo más crítica con el Partido Justicialista se muestra la lideresa del sindicato de prensa si se le pregunta sobre el peronismo en relación a la actualidad. “Podríamos decir que hoy el PJ es uno de los partidos que el ‘establishment’ necesita para asegurar sus intereses”, según Mandakovic.

Mandakovic: “El PJ es uno de los partidos que el ‘establishment’ necesita para asegurar sus intereses”

Faure, al contrario, se muestra mucho más tajante con la figura de Evita, refiriéndose a ella como un mito. Él defiende que fue “una vasta, costosa y persistente propaganda la que logró presentarla antes los crédulos como ‘la abanderada de los humildes’ o ‘la madre de los desamparados’”. El antiguo político agrega que “Eva Perón carecía de principios éticos y de escrúpulos políticos, por lo que trató de eliminar a sus opositores, tanto internamente en su partido —continúa el militante de la Unión Radical— como a cualquiera que no aceptara el régimen que habían impuesto”.

Una Evita del presente

Podría pensarse que la realidad argentina, tanto social como política y económicamente entendida, da pie a que las clases más desfavorecidas por el capitalismo añoren una figura como Evita. Cuestionada Mandakovic al respecto, defiende que es casi imposible, y enumera algunas de las razones: el contexto socio-histórico es otro, el modelo de Estado benefactor fue herido de muerte por el neoliberalismo y que “el peronismo hoy como tal se ha ‘aggiornado’ —acoplado— al sistema capitalista y ha desvirtuado sus principios originales, que Eva Perón defendía en todos los espacios posibles, no sólo en los discursos”.

El contexto argentino ha cambiado tanto que es improbable que vuelva a existir otra Evita

Piña también se posiciona en la misma línea que Mandakovic al decir que es muy difícil el advenimiento de una figura como Eva Perón. Además, aunque también argumenta su opinión haciendo referencia a la situación tan favorable que ocupaba Argentina a nivel mundial en la época de Evita, resalta que el Gobierno estaba dirigido por Perón, “una figura que, como estadista, no ha sido igualada por ningún otro presidente del Gobierno”, tal y como declara el militante del PJ.

Todo indica que el contexto global no es proclive a que vuelva a aparecer alguien que revolucione la sociedad como lo hizo Evita; pese a ello, sus seguidores seguirán rindiéndole culto, conservando su memoria y dedicándole numerosos homenajes, como el que el propio Piña, también compositor profesional, ha realizado en su conmemoración con imágenes inéditas de Evita.

Más noticias de Internacional