Público
Público

Legalización del aborto Los pañuelos verdes continúan su lucha en Argentina: "Ni una muerte más por abortos clandestinos"

Este viernes, 28 de septiembre, se celebra el Día Internacional por el Aborto Seguro y el movimiento feminista sale a las calles, para reclamar el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo: la despenalización y legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Manifestación de apoyo al Proyecto de Ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal en Argentina- Archivo

“La maternidad no debería ser un problema, sin ella no tenemos futuro. El aborto es un fracaso social” (Esteban Bullrich, PRO); “Imagínense que la madre de Vivaldi le haya negado el derecho a la existencia. O la de Mozart; Da Vinci o Miguel Ángel…” (José Mayans, Partido Justicialista); “Cuando una perrita queda embarazada, no la llevamos al veterinario para que aborte” (Estela Regidor, UCR).

Estos son algunos de los argumentos que emplearon los parlamentarios en contra del aborto durante el debate en el Congreso de Diputados de Argentina el pasado 13 de junio. Finalmente, la Cámara Baja dio el sí a la Ley IVE, con 129 apoyos frente a 125 votos en contra.

El estigma, la culpa y las creencias religiosas, influenciadas por un carácter patriarcal, son las principales presiones que sufren las mujeres a la hora de interrumpir voluntariamente su embarazo. La periodista y conductora del programa de radio ‘Nos quemaron por Brujas’, Jessica Farias, denuncia que, como mujer en un país donde el aborto no está ni siquiera despenalizado, aquellas que abortan se ven obligadas a hacerlo clandestinamente y a someterse a los riesgos que conlleva. “Yo misma tuve que abortar en lo clandestino, poniendo en riesgo mi vida. Y seguiré abortando todas las veces que no esté de acuerdo en continuar con una gestación”, incide. En Argentina, alrededor de 500.000 mujeres sufren abortos anualmente  y, desde que se rechazó la Ley en el Senado el 8 de agosto, han fallecido dos mujeres por su práctica clandestina.

El aborto, un “homicidio de niños”

“El homicidio de los niños”: así definió el Papa Francisco I, en el mes de junio y frente a un acto con asociaciones familiares en El Vaticano, a la interrupción voluntaria del embarazo. “Para tener una vida tranquila, se echa a un inocente”, agregó el Pontífice, que equiparó el aborto con lo que hacían el pasado siglo “los nazis para curar la pureza de la raza”. “Hoy hacemos lo mismo, pero con guante blanco”, aseguró.

Las activistas feministas denuncian que, desde que se aprobó media sanción de la Ley IVE, los sectores anti-derechos, de ultraderecha y católicos han aumentado sus ataques hacia los pañuelos verdes. “Es una barbaridad y llega a un nivel de violencia extrema. La Iglesia católica tiene mucho peso en Latinoamérica, sobre todo en Argentina, y también mucho dinero”, señala a este medio Mercedes Trimarchi, activista de Isadora-Mujeres en lucha y diputada de Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda.

“A pesar del millón de mujeres que llenamos las calles y que ya habíamos ganado el debate en las calles, el trabajo, en las escuelas y en los medios; la presión de la Iglesia católica logró imponerse a los partidos tradicionales en el Senado, en 38 parlamentarios. Nos han quitado un derecho fundamental de las mujeres sobre nuestro cuerpo”, incide Trimarchi.

La aplicación de la educación sexual –laica, científica y con perspectiva de género- (ESI) en las escuelas, anticonceptivos y el derecho al aborto son los principales reclamos de la Ley IVE, junto a la separación de la Iglesia y el Estado. “Se trata de dos instituciones patriarcales que se apoyan mutuamente en sofocar la búsqueda de la libertad de las personas, en particular de las mujeres”, señala Ana, portavoz y activista del Círculo de Mujeres Feministas.

Contra los pañuelos verdes

Micaela es estudiante de Periodismo en Buenos Aires y es activista. Su abuela casi fallece en su segundo aborto por una hemorragia interna. Su madre y su tía también abortaron. “No se puede negar la realidad de que hay un problema que hay que solucionar”, incide. El pañuelo verde cuelga de su mochila siempre que sale a la calle, aunque confiesa sentirse algo insegura por las reacciones de los sectores “anti-derechos”: “He visto cómo llamaban asesinas a mujeres por la calle”, señala.

“Cada vez que salgo en un medio en un debate y muestro mi postura, sufro agresiones en las redes sociales. Me dicen barbaridades”, añade la diputada de Izquierda Socialista.

Miles de mujeres en para pedir que el Congreso de Argentina  el aborto seguro, legal y gratuito - EFE/Javier Caamaño

Católicas por el derecho a decidir

Pero no todo es blanco o negro. La Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito la conforman alrededor de 500 organizaciones de todos los sectores feministas. Católicas por el derecho a decidir es una de ellas, que, además, cobra bastante peso representativo en otros países como Bolivia, Chile, Colombia, Brasil o Ecuador. En su programa, defiende el derecho a decidir de las mujeres sin intromisión de la Iglesia. Que puedan interrumpir su embarazo de manera segura. Reconocen que las mujeres, independientemente de su creencia religiosa, deciden abortar, pero lo hacen de forma insegura y arriesgando sus vidas.

Esta postura también la manifestó durante el debate la senadora Nancy González (Frente Para la Victoria): “Yo soy católica, pero cuando me votaron no lo hicieron por eso. Me votaron para que legisle para todo el pueblo: los católicos y los no católicos”.

Hoy se escuchan más voces que reconocen haber interrumpido su embarazo en algún momento o que buscan ayuda en las asociaciones feministas para hacerlo de manera más segura. Un derecho que el Estado no garantiza a las mujeres. “Después de muchos años de haber abortado, me atreví a decirlo públicamente, y eso me empoderó y me he dado cuenta de que no tengo que dejar de decirlo”, revela Farias.

Movilizaciones por toda Latinoamérica

El 28 de septiembre es el Día Internacional por el Aborto Seguro. Mujeres de todos los países de Latinoamérica saldrán a la calle durante la jornada para reclamar, una vez más, la despenalización y legalización del aborto. Sólo es completamente legal en Uruguay.

“Vamos a salir a denunciar la opresión de la Iglesia, una institución milenaria que ha logrado imponer su visión oscurantista, reaccionaria y anti-derecho a las mujeres en el Senado. Vamos a continuar exigiendo que el aborto sea legal, seguro y gratuito en todo el mundo, más allá de las presiones de la Iglesia católica y de los sectores anti-derechos. Ni una muerte más por abortos clandestinos”, ha concluido Trimarchi.

Pero el movimiento feminista no desiste. El Proyecto de Ley IVE volverá a presentarse en 2019, por octava vez en trece años, ante el Congreso de la Nación de Argentina. Hasta entonces, las calles estarán llenas de voces de mujeres reivindicando derechos que les pertenecen y que les fueron arrebatados.

Aquí puedes ver las principales movilizaciones convocadas para la jornada del 28 de septiembre en Latinoamérica y España:

- Madrid, España: 19 horas. Punto de salida, Glorieta de San Bernardo.
- Buenos Aires, Argentina: 17 horas. Congreso de la Nación.
- Santiago de Chile, Chile: 15 horas. Plaza Italia.
- Ciudad de México, México: 16 horas. Zócalo CDMX.
- Quito, Ecuador: 19 horas. Manuel Larrea.
- La Paz, Bolivia: 12 horas. Plaza de Estudiante.
- El Salvador, El Salvador: 8 horas. Desde Salvador del mundo.

Además, hay convocado un “tuitazo” durante todo el día con el mensaje #HablemosDeAborto #GritoGlobal #28S.