Público
Público

Francia propone la "prohibición absoluta" del burka

"Cubrirse el rostro de esa manera, significa la negación de la identidad, de la personalidad", señala el diputado francés André Gerin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comisión parlamentaria que estudia las posibles medidas para regular en Francia el uso del 'velo integral' que cubre a la mujer, como el burka o el niqab, propondrá la 'prohibición absoluta' del mismo en lugares públicos, adelantó hoy el presidente de dicha comisión, el diputado André Gerin.

Aunque el informe que prepara la comisión sobre este asunto no se hará público hasta el próximo día 26, Gerin avanza hoy, en una entrevista al diario Le Figaro, que contendrá una 'propuesta de resolución' que prohibirá el uso del burka en los espacios públicos de todo el territorio de la República.

Cubrirse el rostro de esa manera, afirma, 'significa la negación de la identidad, de la personalidad'. No se trata de una prenda de vestir, sino de una especie de 'mortaja'. El burka, añade, 'es la parte visible' de la 'marea negra del integrismo fundamentalista'.

Sobre la posibilidad que han planteado algunos dirigentes políticos en el sentido de ir más allá y prohibir por ley el velo islámico, el diputado comunista se muestra favorable 'en principio' aunque precisa que el problema será el contenido de dicha ley, que 'debe elaborarse de forma pluralista'.

André Gerin no está de acuerdo con el argumento del secretario nacional del Partido Comunista, Marie-George Bujjet, en el sentido de que cualquier tipo de prohibición no haría más que 'estigmatizar el Islam'.

En los seis meses que la comisión parlamentaria que él preside ha estado investigando en torno a esta cuestión, dijo, 'he descubierto que el problema es aún más grave de lo que creía'.

Como ejemplo, Gerin explicó que en ciertas empresas se han implantado normas sobre la vestimenta de las mujeres, que en algunas escuelas las niñas están exentas de hacer gimnasia y que en los hospitales algunos hombres que acompañan a mujeres con velo exigen que las atiendan enfermeras o médicos mujeres.

La polémica sobre el uso del velo que cubre completamente a la mujer se ha acentuado en los últimos meses, en los que el presidente francés Nicolas Sarkozy dejó claro en repetidas ocasiones que no hay lugar en Francia para el burka 'bajo ningún pretexto, en ninguna condición y en ninguna circunstancia'.

Es un debate similar a la que se produjo en 2004 respecto al velo islámico y que desembocó en una ley que prohíbe el uso de cualquier signo religioso en los lugares públicos, con atención especial a las escuelas.