Público
Público

Giuseppe Conte Fin del Gobierno en Italia: ¿Y ahora qué?

El 'premier' Giuseppe Conte dimite ante el presidente de la República, Sergio Mattarella. Ahora se vislumbra un segundo Gobierno de Conte apoyado por el M5E y los socialistas del Partido Democrático.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El ya exprimer ministro de Italia, Giuseppe Conte, habla con el ministro de Interior, Matteo Salvini, este martes en el parlamento italiano. REUTERS

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha presentado su dimisión. Lo hizo  ayer formalmente, ante el presidente de la República, el jefe del Estado, Sergio Mattarella. Así pues, se abre de forma oficial la crisis de Gobierno transalpino que, hasta hace unos días, era simplemente un fenómeno político.

Hace dos semanas, el ministro del Interior, Matteo Salvini quiso retirar su apoyo político como líder de la soberanista Liga en detrimento de su socio mayoritario, el Movimiento 5 Estrellas de Luigi Di Maio. Quien dijo hace 15 días que ya "no había una mayoría de Gobierno" en las Cámaras; sin embargo, entre bambalinas, bien es conocido en Italia que el líder leguista quiere capitalizar rápidamente su 36% de los consensos según las encuestas. Pero había quedado todo en la prensa, ninguna consecuencia parlamentaria.

El premier (primer ministro) Conte, molesto por la actitud prepotente de Salvini en los últimos días –sólo con pensar el pulso que ha ejercido en Lampedusa contra la ONG española Open Arms para que el centenar de migrantes no desembarcara–, decidió rendir cuentas ayer en el Senado italiano y así dejar todo claro antes de abandonar el cargo.

¿Y ahora qué va a pasar?

Por lo pronto, hoy mismo empezarán las consultas del presidente de la República. Lo más probable es que haya un nuevo Gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas y el socialista Partido Democrático. Ambos podrían aprovecharse de ello porque tendrían mayoría suficiente en ambas cámaras cómo para plantear un nuevo equilibrio parlamentario. Teniendo en cuenta que Italia es una república de tipo parlamentaria, el presidente de la República, Sergio Mattarella, tiene el deber de comprobar si hubiera otro Ejecutivo posible. Si esta comprobación no fuera a buen puerto, Italia se iría directamente a elecciones. La crisis del Gobierno ya es oficial.

Conte ha demostrado ser una persona políticamente  cabal, hablando tanto en la Unión Europea como en el palazzo en Roma

"Hemos trabajado hasta el último día", dijo ayer Giuseppe Conte, quien no temío a Salvini el cual definió como un "irresponsable" por haber abierto una crisis de Ejecutivo sólo por intereses personales y de partido". Tras meses en los que Conte no ha hecho otra cosa que medir cada palabra, ahora está como desbocado, sin filtros. Ayer, el premier no se le quedó nada por decir en el tintero en el Senado, con el ministro del Interior en su lado derecho, mirando a la propia Cámara Alta: "Su comportamiento revela una escasa sensibilidad institucional y una grave carencia de cultura constiitucional".

El ya ex primer ministro le echó en cara a Salvini su deseo de tener "plenos poderes", cuando sin embargo evitó hablar en el Parlamento del escándalo que prevé una financiación ilegal de la Liga de Salvini con dinero ruso procedentes del petróleo. "Gracias. Pero volvería a hacer todo lo que he hecho hasta ahora", pronunció Salvini: "No tengo miedo del juicio de los italianos"; hizo entender una vez más el ministro del Interior de cara a convencer a todos en Itala de que lo mejor son unas elecciones anticipadas lo antes posible. Y añade: "Quien tiene miedo del pueblo italiano no es una mujer o un hombre libre".

Composición de fotos del ex primer ministro, Giuseppe Conte y Matteo Salvini. / )EFE/EPA - ETTORE FERRARI

Es probable que el M5E encuentre un acuerdo

Lo más probable es que el M5E encuentre un acuerdo para un nuevo Gobierno corto o breve, con elecciones o no a la vuelta de la esquina. En cualquier caso, se vislumbra la idea de un segundo Gobierno de Conte, ya que el ya premier resulta haber demostrado ser una persona cabal políticamente hablando tanto en la Unión Europea como en el palazzo en Roma. Esto le permtiría a Italia evitar el aumento del IVA y estabilizar la economía del país.

"Quien tiene miedo del pueblo italiano no es una mujer o un hombre libre", agregó Salvini

Si hubiera hoy unas elecciones en Italia, la Liga sería el claro vencedor, logrando un 36% de los votos según las últimas encuestas. Uniéndose a Forza Italia (Silvio Berlusconi) y Hermanos de Italia (Giorgia Meloni), la coalición lograría la mayoría absoluta. El socialista Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, con un 20% se colocaría como principal formación de la oposición. El M5E registraría una debacle histórica donde los grillinos obtendrían tan sólo el 18% de los consensos.