Público
Público

Islas griegas Grecia cerrará los campos de refugiados y los reemplazará por centros de detención más restrictivos

Los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) serán construidos en el transcurso de los próximos seis meses en las islas de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos; es decir, en las principales vías de entrada desde Turquía hacia la UE. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Refugiados esperan ser trasladados a campamentos en tierra firme, en el puerto de Elefsina, cerca de Atenas, Grecia. REUTERS / Costas Baltas

Grecia cerrará los campamentos de refugiados en las islas periféricas y los reemplazará por centros de detención más restrictivos en un marcado endurecimiento de la postura hacia las personas que solicitan asilo en el país. Se trata de la creación de nuevos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que albergará a los recién llegados, incluido niños, y a las personas cuyas solicitudes de asilo fueron rechazadas. 

Los CIE serán construidos en el transcurso de los próximos seis meses en las islas de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos; es decir, en las principales vías de entrada desde Turquía hacia la Unión Europea.

Además, el nuevo Gobierno del partido conservador Nueva Democracia ha anunciado este miércoles que reforzará los controles en las fronteras de Grecia y que eliminará los cuellos de botella en los procedimientos de investigación de asilo, que han dejado a miles de personas en un limbo. 

Las condiciones de vida en los campos "son espantosas", según las ONGs

Las organizaciones humanitarias denuncian que las condiciones de vida de las 37.000 personas que se encuentran en los campamentos, conocidos como "puntos críticos", son espantosas. El país actualmente está viviendo una de las mayores llegadas de migrantes desde 2015-2016, cuando más de un millón de personas que huían de conflictos llegaron a Europa. 

Los centros que cerrarán incluyen el campamento Moria en Lesbos, creado para acoger a 3.000 personas pero cuyas instalaciones albergan a más de 15.000. "Se debe enviar un mensaje claro a aquellos que planean o piensan venir ilegalmente al país cuando no tienen derecho a asilo", declaró el portavoz del Gobierno, Stelios Petsas. "Deben darse cuenta (...) que si le dan dinero a un traficante para que los traigan a Grecia, lo perderán", opinó. Los CIE tendrán una capacidad de alojamiento para alrededor de 25.000 personas.

Una ley de asilo más dura

La ley de asilo del Gobierno conservador ha generado una ola de críticas entre las organizaciones sociales por las trabas que pone para obtener protección internacional. 

Entre las medidas se prevé la creación, por primera vez en Grecia, de una lista de "terceros países seguros". Aún no se conoce cuáles estarán incluidos aunque sí que cree que otorguen "protección adecuada" a las personas que se envíen desde Grecia en lugar de "protección efectiva", como se define en el derecho internacional. Varias ONG han mostrado su preocupación por que esta diferencia no garantice la seguridad de los trasladados. 

Se ha criticado que las medidas desprotegen a los demandantes por ser especialmente punitivas

Además, las demandas de asilo presentadas antes de marzo de 2016 y que estén pendientes de resolverse se rechazarán. Sólo se examinarán si los demandantes confirman que siguen interesados en recibir protección internacional en Grecia en un plazo de 6 meses.

El ministro de Protección Ciudadana, Mijalis Jrisojoidis, de cuyo ministerio depende la gestión migratoria, explicó que "la reforma es necesaria" porque hay 70.000 solicitudes de asilo pendientes de ser examinadas. Además hay 14.000 apelaciones por examinar y este trámite tarda también más de dos años. 

Aunque muchas organizaciones sociales coinciden en que se debe agilizar el proceso de examen de las demandas, se ha criticado que las medidas introducidas desprotegen a los demandantes por ser especialmente punitivas y facilitar que se rechacen casos sin ser completamente estudiados. 

"La ley obligará a miles de personas a vivir sin derechos"

Varias organizaciones humanitarias han acusado al Gobierno griego de legislar cambios en las políticas de asilo y migración con el "único objetivo de reducir drásticamente el número de personas con acceso a protección internacional". 

En un rueda de prensa conjunta los representantes de Médicos sin Fronteras, Amnistía Internacional, Comité Griego para los Derechos Humanos, Consejo Griego para los Refugiados, Foro Griego de Refugiados y HumanRights360 destacaron que la ley obligará a miles de personas a vivir sin papeles y sin derechos en el país heleno. 

"Los refugiados tendrán un acceso muy limitado a los servicios de salud", advierte Médicos sin Fronteras

Las ONG destacaron que miles de personas perderán el derecho a recurrir los rechazos de sus demandas de protección internacional en primer grado, por falta de asistencia legal. El representante del Comité Griego para los Derechos Humanos, Vasilis Papasteryíu, destacó que cumplir estos requerimientos será muy complicado 

El director de la sección griega de Amnistía Internacional, Gavriil Sakelaridis, expresó su preocupación por que la creación de una lista de "terceros países seguros" pueda impedir el examen de las demandas de personas originarias de estos países. 

Apóstolos Veizis, de Médicos sin Fronteras, aseguró que, además, los refugiados tendrán un acceso muy limitado a los servicios de salud. "Las personas con problemas de salud crónicos no accederán a ningún servicio de salud", destacó.

Consejo de Europa califica de "desesperante" la situación

La comisaria para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, ha afirmado que las condiciones en los campos de refugiados en las islas griegas han empeorado en el último año y son "desesperantes" y por ello pidió medidas de urgencia para mejorar la situación. 

"He visto a gente hacer cola durante horas para un plato de comida. He constatado la ausencia de médicos y de medicamentos. La gente está privada de sus derechos básicos", aseveró Mijatovic en una rueda de prensa en Atenas. 

La comisaria destacó que ha visitado Grecia por segunda vez en solo dieciséis meses debido a "las denuncias persistentes" de diversas organizaciones sobre las violaciones de los derechos humanos de los migrantes.

Como problemas principales citó la falta de higiene, instalaciones superpobladas, falta de atención médica, mala alimentación, inseguridad, problemas psicológicos e incertidumbre sobre el futuro.

Más noticias de Internacional