Público
Público

Lesbos Un incendio destruye gran parte del campamento de refugiados griego de Moria

En el campamento vivían hacinadas entre pésimas condiciones sanitarias cerca de 13.000 personas. El Gobierno declarará el estado de emergencia en Lesbos y prohibirá a los migrantes y refugiados que salgan de la isla.

Las llamas han arrasado con prácticamente todo el campamento. - EFE
Las llamas han arrasado con prácticamente todo el campamento. - EFE

AGENCIAS

El campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos, ha quedado prácticamente destruido por un incendio. Las cerca de 13.000 personas que vivían en el campamento han sido evacuadas. Hasta el momento no hay informaciones sobre víctimas mortales.

El fuego ha quemado gran parte de las carpas donde viven los migrantes y los refugiados. La situación se ha agravado debido al viento, que provocó que las llamas se propagaran con rapidez. Según el Gobierno griego, hasta unas 4.000 personas se han quedado sin techo. El incendio ha quemado la estructura central del campo, pero en el pinar que la rodea -donde vive la mayoría- la destrucción no ha sido total, de acuerdo al balance ofrecido por las autoridades griegas.

El Gobierno griego ha anunciado que declarará el estado de emergencia para la isla y prohibirá la salida de Lesbos de todas las personas que vivían en Moria para evitar una eventual propagación del coronavirus. El campamento se encontraba en cuarentena por un brote.

Las causas del fuego no están claras. Según informa la agencia de noticias alemana DPA, algunos residentes del campo han denunciado que los habitantes de la isla griega han provocado los incendios. Por su parte, la versión ofrecida por las autoridades griegas apuntan a que el incendio se produjo tras un enfrentamiento entre migrantes.

Según la agencia de noticias griega ANA-MPA, el fuego se desató después de que 35 personas que habían dado positivo por coronavirus se negaran a que les trasladaran a un centro de aislamiento. Según esta versión, a partir de ese momento comenzaron enfrentamientos entre los propios refugiados y algunos empezaron a provocar incendios, tanto dentro del recinto cerrado como en el olivar que rodea al campo, donde viven miles de migrantes.

El alcalde de la pequeña población de Moria, Yiannis Mastroyiannis, ha declarado a la cadena de televisión Skai que los residentes que salieron huyendo se encuentran en su mayoría en las inmediaciones de Moria. La Policía bloqueó el acceso a la capital de Lesbos, Mitilene, situada a unos 8 kilómetros del campamento, para evitar que los migrantes entraran en ella. 

Por su parte, el encargado gubernamental para los campos de refugiados, Manos Logothetis, afirmó que el campamento fue totalmente evacuado y que ahora el reto es buscar alojamiento para las 13.000 personas que lo habitaban. Según los medios locales, se está barajando la posibilidad de trasladarlos a una playa cercana hasta que se encuentre una solución.

Un grupo de solicitantes de asilo, en las inmediaciones del campamento de Moria tras producirse el incendio. - EFE

El incendio se produce una semana después de la aparición del primer caso de covid-19 en Moria, y un día después de que las autoridades sanitarias confirmasen que entre las 2.000 personas que tuvieron contacto con el paciente, 35 dieron positivo en la prueba y debían ser aisladas. De todas estas personas, solo una presentaba síntomas.

El paciente cero es un hombre de 40 años que ya había obtenido el estatus de refugiado y que en agosto se había trasladado a Atenas para buscar empleo. Al no tener suerte, había optado por volver a Moria, donde se había instalado en una carpa en el olivar que rodea el campo.

El campamento estaba superpoblado. Muchas organizaciones humanitarias llevan meses advirtiendo de que, debido al hacinamiento y a las pésimas condiciones sanitarias, Moria es un polvorín y un caldo de cultuvo perfecto para la propagación del virus. En este sentido, desde que estalló la pandemia, las ONG exigen que como mínimo se evacúe a toda la población vulnerable.

Este jueves, Oxfam Intermón y el Consejo Griego han reclamado en un comunicado conjunto el traslado inmediato de los refugiados y un cambio radical de la política migratoria de la Unión Europea (UE). En tanto, la portavoz de Human Rights Watch en Grecia, Eva Cossé, ha señalado en Twitter que el incendio "no es una sorpresa cuando tienes a 12.000 personas encerradas en un lugar diseñado para 3.000, bajo estricto bloqueo. Incendio provocado o no, esto podría haberse evitado", ha enfatizado.

El portavoz del Gobierno, Stelios Petsas, ha asegurado que habrá una "atención inmediata" para albergar a todos los residentes, con especial atención en los más vulnerables. Unos momentos antes, desde Bruselas la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, anunció que la Comisión Europea (CE) financiará el traslado y alojamiento a la parte continental de Grecia de los 400 menores no acompañados que se calcula que estaban en el campo de refugiados.

"Ya he acordado financiar el traslado inmediato y alojamiento en la parte continental de los 400 niños y adolescentes no acompañados que quedan. La prioridad es la seguridad y el refugio para toda la gente en Moria", ha dicho la comisaria a través de su cuenta en Twitter.

Las imágenes difundidas por habitantes del campamento o por la propia televisión pública ERT muestran cómo muchos refugiados, incluidos niños, han empezado a moverse por el campo buscando pertenencias, sin que nadie se lo impida, todo a pesar de que en algunos puntos todavía hay pequeñas llamas y las temperaturas de los objetos carbonizados son elevadas. Varios ministros del Gobierno griego se han dirigido a la isla para hacer una inspección del lugar.

Más noticias de Internacional