Público
Público

India India revoca el estatus especial de Cachemira y tensa las relaciones con Pakistán

El ministro de Interior indio propone dividir el territorio en dos regiones que serán gobernadas directamente desde Nueva Delhi a fin de convertirse en "territorios de la unión", lo que otorgaría mayor control al Gobierno central.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

La gente grita consignas durante una protesta contra la eliminación del estatus constitucional especial para Cachemira | Reuters

La decisión del gobierno indio de revocar el estatuto de autonomía a la disputada Cachemira supone un foco crítico en sus relaciones con el vecino Pakistán. Una decisión que se veía venir tras la repentina cancelación por parte de las autoridades indias de una importante peregrinación en un templo hindú en el Himalaya y la evacuación de miles de turistas de Cachemira la pasada semana.

La anulación del estatuto de Cachemira, que cruzó las dos cámaras del Parlamento en menos de 48 horas, fue anunciada este lunes por el ministro de Interior, Amit Shah, entre los abucheos de la oposición. “Desde el momento en el que el presidente da consentimiento y es publicada en la Gaceta oficial, ninguna de las disposiciones del artículo 370 serán aplicables”, informó Shah.

El ministro de Interior también se refirió al proyecto presentado en la Cámara Baja como la Ley de Reorganización de Jammu y Cachemira, que propone dividir el territorio en dos regiones que serán gobernadas directamente desde Nueva Delhi a fin de convertirse en "territorios de la unión", lo que otorgaría mayor control al Gobierno central, explicó Shah.

De hecho, la derogación del artículo 370 de la Constitución, que daba un estatuto especial esta región en guerra desde hace 70 años, fue una de los promesas de la campaña electoral del partido nacionalista BJP, que arrasó en las elecciones generales de mayo de 2019.

La derogación del artículo 370 fue una de los promesas de la campaña electoral del partido nacionalista

Sin embargo, la decisión de Narendra Modi, primer ministro de India, podría traer consecuencias negativas para la población local, lo que levantaría protestas contra el líder y supondría una mayor inestabilidad en el territorio. "Las intenciones del Gobierno indio son claras. Quieren el territorio de Jammu y Cachemira para aterrorizar a su gente", sentenciaba en su cuenta de Twitter Mehbooda Mufti, exjefe de Gobierno de la región.

Pakistán condena la decisión de Modi

Pakistán, que también reclama Cachemira, aseguró que condenaba enérgicamente la decisión, que está destinada a tensar aún más los lazos entre los rivales con armas nucleares. "Ninguna decisión unilateral del Gobierno indio puede cambiar el estatus de región disputada, como consagran las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, manifestó el Ministerio de Relaciones Exteriores paquistaní en un comunicado, que entendía la decisión de Modi como una provocación a Pakistán. 

"Como parte en esta disputa internacional, Pakistán ejercerá todas las opciones posibles para contrarrestar las medidas ilegales", aseguraban en el escrito al que ha tenido acceso Reuters

Con esta decisión, las tensiones entre India y Pakistán, dos regiones golpeadas por una revuelta armada de casi 30 años, no han hecho más que agravarse. Mientras, India culpa de esa rebelión a Pakistán, que niega la acusación, diciendo que respalda el derecho a la autodeterminación de Cachemira.