Público
Público

Irlanda La República de Irlanda forma un Gobierno histórico

Los dos partidos rivales surgidos de la Guerra Civil, forzados por primera vez a una coalición tripartita con los verdes.
Sinn Féin, el mayor grupo en la oposición, mantiene el objetivo de la reunificación de la isla.

El primer ministro irlandés, Micheál Martin (derecha), junto al presidente, Michael Higgins. / EFE
El primer ministro irlandés, Micheál Martin (derecha), junto al presidente, Michael Higgins. / EFE

Conxa Rodríguez

Día histórico, el big Saturday, para la República de Irlanda. Los dos partidos políticos surgidos de la Guerra Civil, de 1922-23 tras la independencia de 1921, forman, por primera vez, una alianza para seguir en el Gobierno. Ambas formaciones se han turnado, solas o en coalición con otras, durante todo un siglo en el poder. La aritmética parlamentaria ha necesitado de un tercero: el Green Party (GP). La historia de la República está dominada por Fianna Fáil (FF) y Fine Gael (FG), convertidos hoy en una sombra de lo que fueron en el siglo XX, después de conseguir la independencia de Gran Bretaña y brotar las divisiones entre los irlandeses.

La alianza que ha coronado el tripartito ha costado lo suyo en tiempo y negociaciones. Las elecciones se celebraron el pasado 9 de febrero; los resultados aceleran el giro histórico que está dando la República de Irlanda en las últimas décadas; desde su ingreso en la Unión Europea hasta que ha dejado de ser la (otra) reserva espiritual de Europa bajo la influencia del catolicismo. Su último taoiseach o primer ministro, Leo Varadkar, líder de Fine Gael, es un hombre abiertamente gay, representativo de la Irlanda moderna, plural y, en gran proporción, atea.

La vieja Irlanda era gris; la actual es verde, naranja y blanca, como su bandera. El cambio se manifiesta también en las fuerzas políticas. Fianna Fáil (conservador de centro-derecha) dispone de 38 (antes, 45) de los 160 escaños del Dáil o Parlamento. Sinn Féin, que hasta hace unos años ni se presentaba a las elecciones de la República, ha pasado de 22 a 37 escaños y Fine Gael (liberal de centro izquierda) ha bajado de 47 a 35 a pesar de la popularidad de su líder. El Green Party ha aumentado de 3 a 12 diputados. El Gobierno tripartito cuenta con 85 escaños. Micheál Martin, líder del FF, ha sido elegido quinceavo taoiseach con el apoyo, además, de nueve diputados independientes. En total 94 votos de 160; una cifra cómoda para gobernar.

Micheál Martin ejercerá en el cargo por un periodo de dos años y medio, hasta diciembre de 2022, entonces le pasará el cetro a Leo Varadkar, líder del FG, para que acabe la segunda mitad de la 33 legislatura. Así lo han acordado en el tejemaneje negociador que han llevado desde febrero hasta el pasado viernes. El GP, por su parte, ha puesto énfasis en hacer cumplir la agenda verde. Su líder, Eamon Ryan, es el nuevo ministro de Transporte, Energía y Clima, con el objetivo de reducir las emisiones de gases de carbono en un 7% al año en los próximos diez años. La prohibición de adquirir gas frackeado está también en la nueva mesa ministerial.

Leo Varadkar, ahora ministro de Trabajo y Negocios, ha dicho que "el objetivo del nuevo Gobierno será superar la crisis producida por la covid-19 y facilitar la vuelta del país al trabajo, a la apertura de negocios y a continuar las reformas que iniciamos en los últimos años". Leo ha publicado en su cuenta de twitter fotos de cómo despejaba su mesa de taoiseach para la llegada de Micheál Martin cuyo partido, FF, tiene adjudicada la cartera de Sanidad, crucial para gestionar la crisis del coronavirus, que ha causado 1.734 muertes en una población de cinco millones de habitantes.

El nuevo taoiseach, tras ser elegido, acudió el sábado a jurar el cargo ante el presidente de la República o jefe de Estado, Michael Higgins, una función representativa y ceremonial sin poder político ni funcionariado. Michaél Martin, de 59 años de edad, natural de Cork, sur de la isla, lleva 30 años de diputado del FF y ha ocupado varias carteras ministeriales. En su cuenta de twitter escribe que "me embarga una enorme responsabilidad; espero empezar a trabajar ya con nuestros aliados para facilitar el desarrollo potencial del país".

El FF que lidera él desde 2011 se ha quedado los ministerios de Enseñanza y Gasto Público mientras que FG llevará los de Justicia, Finanzas y Exteriores.En las filas del Green Party, su líder Eamon Ryan asegura que "el mayor reto que tenemos delante es restablecer la biodiversidad y detener la deriva que lleva el cambio climático; éste será nuestro trabajo, para el que nos han votado". El que avisa, aunque sea en un país pequeño, no es traidor.

Sinn Féin, con notable protagonismo en Irlanda del Norte y el objetivo de reunificación de la isla, fue el partido más votado en términos de número de votos en las elecciones (535.595 votos frente a 484.320 de FF; 455.584 de FG, y 155.700 de GP). Su líder, Mary Lou McDonald, ha estado observando desde la barrera los meses de negociaciones entre sus rivales políticos. SF crece con vigor ante la decadencia de los partidos históricos. Mary Lou ha dicho que "haremos una oposición efectiva nunca vista hasta ahora porque las pasadas elecciones fueron para el cambio". A su parecer, el tripartito, "es un matrimonio de conveniencia, por necesidad, carece de ambición".

Sinn Féin, que como partido político de izquierdas y republicano, no se hizo hueco parlamentario en la República posterior a 1923, está resurgiendo en las últimas décadas desde Dublín de las cenizas que dejó la Guerra Civil hace cien años.

Más noticias de Internacional