Público
Público

El Estado Islámico proyecta la ejecución del piloto jordano en las calles de su bastión 

El grupo yihadista coloca pantallas gigantes en la ciudad de Al Raqa con las imágenes del asesinato de Muaz Kasasbeh. Jordania promete dar una dura respuesta a los yihadistas 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Palestinos participan en una manifestación para mostrar su solidaridad por la ejecución del piloto jordano Muaz Kasasbeh. - EFE

En pantalla gigante y a la vista de todo el mundo. El Estado Islámico está utilizando el vídeo en el que muestra cómo, supuestamente, quema vivo al piloto jordano Muaz Kasasbeh para proyectarlo en las calles de su bastión principal en Siria, la ciudad de Al Raqa (noreste).

Fue la propia Oficina de Información del grupo en Al Raqa la que difundió en internet una segunda grabación (La alegría de los musulmanes por la quema del piloto jordano) con imágenes de la proyección en público de la ejecución y con la declaraciones de algunos espectadores.

Esta nueva cinta propagandística, de casi cinco minutos de duración, muestra a varios ciudadanos, entre ellos menores de edad, viendo las imágenes del asesinato de Kasasbeh. Un miembro de la organización de activistas Al Raqa está siendo masacrada en silencio confirmó a la agencia EFE que los extremistas han colocados varias pantallas en la ciudad.

En una secuencia del nuevo vídeo, los extremistas interrogan a un niño que dice que está "muy contento" por la muerte del piloto. "Venid, venid, que os quemaremos si Dios quiere", señala el menor, en respuesta a una pregunta del entrevistador del EI sobre cuál es su mensaje para los pilotos de la coalición internacional liderada por EEUU y en la que, como militar jordano, participaba Kasasbeh.

Este miércoles, Jordania prometió dar una dura respuesta a los yihadistas y, como primera muestra, ejecutó a dos terroristas condenados a muerte. El rey jordano Abdalá II regresó a su país tras suspender la visita que estaba realizando en Estados Unidos, donde se reunió con el presidente Barack Obama, y advirtió de que actuarán contra "esa camarilla de criminales", en alusión al EI.

"La sangre del héroe mártir no quedará sin la respuesta severa de Jordania y de su Ejército a ese acto cobarde y criminal, porque esa organización terrorista no solo lucha contra nosotros, sino también contra el islam y sus nobles valores", dijo el monarca en un encuentro con altos mandos militares y de las fuerzas de seguridad.

El piloto asesinado fue capturado en Siria el pasado 24 de diciembre después de que el avión que dirigía se estrellase durante una operación de la alianza internacional contra los yihadistas. Frente a las voces que culpan de lo ocurrido a la participación jordana en esa alianza, Ammán consideró que ese "horrible crimen demuestra lo correcta que ha sido la actitud de Jordania uniéndose a esta guerra contra el terrorismo".

Uno de los terroristas ejecutados en la horca por las autoridades jordanas fue Ziad al Karbuli, antiguo ayudante del líder terrorista Abu Musab al Zarqawi, muerto en un bombardeo estadounidense en Irak en 2006. También fue ejecutada la iraquí Sayida al Rishawi, cuya liberación había pedido en las últimas semanas el EI a cambio de la vida del piloto y del rehén japonés Kenji Goto, que fue decapitado por ese grupo el sábado.

Las dos ejecuciones fueron criticadas por Amnistía Internacional, que argumentó que la respuesta de las autoridades jordanas a la acción del EI "nunca debería haber sido el recurso a la pena de muerte", si bien algunas ONG jordanas consideraron que esas acciones quedaron eclipsadas por el "salvaje" asesinato de Kasasbeh.

Entretanto, el EI justificó en un comunicado que quemó vivo al militar por sus ataques aéreos dentro de la alianza internacional, en aplicación del principio del "ojo por ojo, diente por diente". Las condenas internacionales por este crimen no se hicieron esperar, especialmente las del mundo árabe y musulmán, donde desvincularon el islam de los actos terroristas.

Emiratos Árabes Unidos se retira de la coalición

Otra de las reacciones ha sido la de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), que detuvieron su participación en los ataques aéreos de la coalición internacional contra el EI tras la muerte de Kasasbeh, según The New York Times. El diario, que cita a dos funcionarios estadounidenses que pidieron el anonimato, asegura que los EAU habían justificado su decisión por el miedo a la seguridad de sus pilotos si eran retenidos por EI tras un accidente.

Aunque dejó de participar activamente en los bombardeos, Emiratos continuó con su apoyo en actividades logísticas sin involucrarse directamente en el combate. Las fuerzas aéreas emiratíes eran uno de los aliados árabes clave de EEUU en su campaña de bombardeos, iniciada en septiembre pasado, sobre posiciones de los yihadistas en Siria, junto a Bahrein, Jordania y Arabia Saudí.