Público
Público

Los islamistas egipcios se apropian de la plaza Tahrir

Hemanos Musulmanes convocan, por cuarto día consecutivo, una nueva protesta contra la Junta Militar y la falta de resultados oficiales de las elecciones presidenciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tiendas de campaña han vuelto a Tahrir. Convocados por los islamistas, la emblemática plaza de El Cairo se ha convertido de nuevo en el lugar de reunión de la ira de los egipcios. En febrero de 2011 las revueltas populares acabaron con Hosni Mubarak. Esta vez, las protestas se dirigen contra la Junta Militar y la falta de resultados oficiales de las elecciones presidenciales que se celebraron ya hace cinco días y que debían suponer la culminación de la transición democrática.

Mientras se desconoce quién es el nuevo presidente -un islamista o un general retirado, el último primer ministro de Mubarak- miles de personas han pasado la noche en la plaza. Para hoy, por cuarto día consecutivo, los islamistas Hermanos Musulmanes, uno de los contendientes de las elecciones, han convocado una nueva protesta que se prevé multitudinaria.

Los militares cierran filas sobre el estado de salud de Hosni Mubarak 

El descontento por el retraso de datos de los comicios es evidente, pero las proclamas que se escuchan en Tahrir se centran, sobre todo, en el golpe de Estado encubierto de los militares, que, además, han cerrado filas en torno al estado de salud del dictador, al que incluso se le dio por 'clínicamente muerto'.

Los Hermanos Musulmanes, junto a su brazo político, Libertad y Justicia, han advertido de que el grupo participará en todas las protestas que se convoquen hasta que se cumplan todas las exigencias de la revolución. Asimismo, han pedido a la población que se una al rechazo a la limitación de los poderes del presidente que ha impuesto la cúpula castrense, que, además, se ha hecho con el control del Parlamento.

'Como resultado de la decisión de retrasar el anuncio de los resultados de las elecciones presidenciales, algo que generará mucha desconfianza nacional, el pueblo egipcio está preocupado por el futuro de su revolución', han manifestado a través de un comunicado.

El candidato Shafiq acusa a los Hermanos Musulmanes de presionar a la Comisión electoral con las protestas

Además de los Hemanos Musulmanes, otros grupos y movimientos revolucionarios secundan las protestas y, de hecho, han convocado una marcha hasta el Tribunal Supremo tras el fin de los rezos del viernes. Destacan el Movimiento Joven 6 de Abril, los Socialistas Revolucionarios y el Partido de la Alianza Popular Socialista. Este último ha dicho que no participará en la sentada en Tahrir organizada por Hermanos Musulmanes en protesta por lo que ha denominado 'guerra electoralista' utilizada por la formación islamista.

Mientras, las acusiones y reproches entre las dos candidaturas presidenciales no cesan. Ahmed Shafiq, el que fuera primer ministro de Mubarak, ha sido el último en autoproclamarse, de nuevo, ganador de las elecciones.

A falta de datos, Shafiq ha asegurado que 'no publicamos los resultados preliminares asegurando que eran resultados definitivos', en referencia al candidato de Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi. 'Los medios de comunicación nos piden que respondamos a las afirmaciones del otro candidato, pero no lo haremos. Hermanos Musulmanes dicen tener una información que sólo está en posesión de la Comisión Electoral', ha agregado.

Los islamistas anuncian un 'gran proyecto para salvar la revolución egipcia'

Shafiq también ha acusado a los Hermanos Musulmanes de ejercer presión sobre la comisión a través de las multitudinarias movilizaciones diarias.'Esas manifestaciones en las plazas y las campañas de amedrentamiento en los medios de comunicación buscan ejercer presiones en la Comisión Electoral y eso todo el pueblo lo rechaza porque va contra la democracia', afirmó.

Por su parte, los islamistas, han anunciado que anunciarán en una rueda de prensa un 'gran proyecto para salvar la revolución egipcia'. Esa iniciativa cuenta, según una fuente de la formación, con el apoyo de líderes políticos, como el nobel de la paz Mohamed El Baradei o el también islamista exaspirante a los comicios presidenciales Abdelmoneim Abul Futuh, además de personalidades intelectuales y fuerzas revolucionarias.