Público
Público

Israel debate la edad mínima para casarse

Los religiosos creen que a los 17 la mujer está “madura” pero los laicos disienten

Eugenio García Gascón, corresponsal

Un proyecto de ley que pretende elevar de 17 a 18 años la edad mínima de las mujeres que contraen matrimonio en Israel ha suscitado una agria discusión.
El debate enfrenta a judíos religiosos y árabes, por un lado, y a judíos laicos, por otro. Los primeros sostienen que a los 17 años una mujer está preparada para casarse y tener hijos mientras que los segundos consideran que las jóvenes son víctimas de daños físicos y psicológicos irreparables.

Rivka, una mujer judía de 22 años que se casó a los 17, cuenta que optó por el matrimonio porque asegura que quería “independizarse” de sus padres. La joven tuvo un hijo pero luego las relaciones con su marido se deterioraron hasta terminar en divorcio.

“Nunca consideré la posibilidad de quedarme sola con un niño, y ahora me doy cuenta de que hay muchas cosas que no puedo hacer. Me gustaría servir en el Ejército, estudiar y viajar, pero ya no puedo hacerlo”, dice Rivka.

Matrimonios por encargo

En ciertas comunidades judías religiosas es frecuente que los matrimonios sean de conveniencia o que una tercera persona presente al futuro novio a los padres de la novia. Los padres de uno y otra decidirán si les conviene la boda y los hijos nunca se plantearán poner en duda la decisión de sus padres y la aceptarán como algo inevitable.

Un portavoz del partido ultraortodoxo Shas ha criticado el proyecto de ley presentado por políticos liberales argumentando que, a los 17 años, una mujer ya es lo bastante madura para tomar esa decisión. Este planteamiento ignora que la opinión de las chicas no siempre se tiene en cuenta porque son sus padres quienes deciden por ellas.

La abogada Sonia Bulus, de la Asociación por los Derechos Civiles, piensa exactamente lo contrario. “El fenómeno de los matrimonios jóvenes está directamente relacionado con la percepción de estereotipos, según los cuales el lugar natural de la mujer es el hogar y su principal trabajo consiste en parir y criar hijos”.

“Casarse a una edad tan temprana causa daños físicos y psicológicos. En la inmensa mayoría de los casos, la novia joven se queda embarazada inmediatamente después de la ceremonia”, añade la abogada.

Más noticias de Internacional