Público
Público

Le Pen vende su derrota como "una gran victoria" tras obtener el mejor resultado de la historia para la ultraderecha en Francia

Marine Le Pen comparece en público sólo doce minutos después del cierre de los colegios electorales. No felicita directamente a Emmanuel Macron y centra su discurso en denunciar "métodos desleales" durante la contienda electoral.

Le Pen
La candidata presidencial del Frente Nacional Marine Le Pen vota durante la segunda ronda de las elecciones presidenciales francesas en un colegio electoral de Henin-Beaumont, Francia este domingo. Ian Langsdon / EFE

Derrotada pero orgullosa, y apenas 12 minutos después del cierre de los colegios electorales en Francia, la ultraderechista Marine Le Pen admitió ante sus seguidores su derrota frente al liberal Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas.

Le Pen, sin embargo, vendió su derrota en las urnas como un triunfo después de que su partido haya obtenido el mejor resultado de su historia en Francia con el 43% de los votos. "El resultado de esta noche es una gran victoria", afirmó Le Pen ante unos seguidores enfervorecidos. 

Sin embargo, Le Pen no felicitó directamente al ganador de estos comicios, Emmanuel Macron y se centró en denunciar "métodos desleales". Le Pen no especificó, sin embargo, ninguno de los "métodos desleales" a los que aludía, y se limitó que indicar que son "iguales a los que sufren los ciudadanos cotidianamente".

"En esta derrota veo una forma de esperanza. Este resultado representa para nuestros dirigentes y para los dirigentes europeos un desafío que no pueden ignorar, así como la aspiración de un gran cambio", advirtió también Le Pen en una declaración pocos minutos después de conocerse las proyecciones de voto.

Sobre todo, anunció que no va a abandonar y que va a liderar la campaña de las legislativas el próximo mes de junio para tratar de unir a toda la oposición al presidente reelegido, Emmanuel Macron.

Lo justificó porque "el riesgo de que Macron se haga con todos los resortes del poder Ejecutivo y Legislativo es elevado" a causa del sistema mayoritario que favorece al presidente para volver a conseguir una mayoría en la Asamblea Nacional que le dé manos libres.

Su intención para evitarlo es que su partido, la Agrupación Nacional (RN), trabaje "para unir a todos los que, vengan de donde vengan, quieran juntar sus fuerzas contra Emmanuel Macron".

De la campaña ahora finalizada, se felicitó de que "las ideas que representamos hayan llegado a su nivel más alto en esta segunda vuelta de las presidenciales pese a dos semanas (de campaña) de métodos desleales y violentos".

Afirmó que el resultado que le anuncian los institutos demoscópicos, "supone una victoria resplandeciente" con la que millones de franceses han manifestado su voluntad de cambio.

Aunque aseguró que no tiene "ningún resentimiento ni rencor", no se privó de anticipar que "el quinquenio que se abre no romperá con las prácticas de menosprecio del anterior y que Emmanuel Macron no hará nada para reparar las fracturas que dividen el país y que hacen sufrir a nuestros compatriotas"

Más noticias de Internacional