Público
Público

Juicio a Lula Lula, en el día de su juicio: "Sólo el día en el que muera voy a parar de luchar"

El Juez instructor pide aumentar a 12 años la condena contra Lula por corrupción mientras la defensa del expresidente brasileño pide la nulidad del proceso que podría inhabilitar su candidatura en las elecciones de octubre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lula da Silva en sede del Sindicato de los Metalúrgicos de la región metropolitana de Sao Paulo. REUTERS

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este miércoles que está "extremadamente tranquilo" sobre el resultado del juicio en segunda instancia por corrupción que se sigue en su contra y aseguró que seguirá "luchando" hasta el día en el que muera.

"La única decisión que espero hoy es que, por 3 a 0, los magistrados digan que el juez Moro se equivocó al dar la sentencia (en primera instancia)", aseguró el expresidente en la localidad de Sao Bernardo do Campo, su cuna política, situada en el cinturón industrial de Sao Paulo. "Si va a ocurrir o no, no lo sé, pero es la única cosa justa que podría suceder", precisó.

Lula, de 72 años, se reunió este miércoles con centenares de sindicalistas, mientras en la localidad de Porto Alegre (sur) la octava sala del Tribunal Regional Federal (TRF4) decide si ratifica, modifica o anula la sentencia a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero impuesta a Lula en primera instancia en julio pasado en un proceso relacionado con el escándalo destapado en la petrolera estatal Petrobras.

El exmandatario dice tener "seguridad absoluta" de que no cometió "ningún delito" y se mostró "tranquilo"

Mientras sus simpatizantes le respaldaban al grito de "Lula presidente", el exmandatario, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, dice tener "seguridad absoluta" de que no cometió "ningún delito" y se mostró "tranquilo" para "enfrentar las adversidades".

"Tenemos mucho tiempo por delante para intentar mostrar la equivocación y las mentiras contra el Partido de los Trabajadores (PT) y contra Lula", sostuvo desde la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de la región metropolitana de Sao Paulo, donde en la década de los 80 gestó la formación del PT.

El expresidente, quien tiene siete procesos abiertos en la justicia, la mayoría de ellos por corrupción, insistió en que los magistrados que están juzgando el recurso contra la condena en primera instancia "tienen la conciencia menos tranquila" que la suya.

Lula, quien ha expresado su intención de concurrir a las elecciones presidenciales del próximo octubre, lidera todas las encuestas de intención de voto, pero sus aspiraciones políticas podrían ser frenadas por el Tribunal Electoral Superior (TSE) si el TRF4 ratifica la condena por corrupción.

El exlíder sindicalista fue condenado el pasado mes de julio en primera instancia a nueve años y medio de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero, en una caso relacionado con la petrolera estatal Petrobras.

En ese proceso, el juez de primera instancia Sergio Moro dio por probado que la constructora OAS entregó al exmandatario un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de resultar favorecida en los contratos con la petrolera Petrobras.

El abogado del expresidente Lula, Cristiano Zanin Martins, mientras habla en el tribunal brasileño de en Porto Alegre (Brasil). EFE

La defensa del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) pidió la nulidad por falta de pruebas del proceso contra su defendido, en la audiencia que tiene lugar este miércoles en un tribunal de segunda instancia en Porto Alegre.

"El triplex no es el del expresidente Lula. Todos sabemos que pertenece y siempre permaneció a OAS Emprendimentos", aseveró el letrado. En su sustentación oral, dijo que "no hay nada que pueda demostrar" que el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) recibió esa propiedad y que la acusación no se puede basar únicamente en el testimonio de un imputado o en un reportaje de la cadena Globo, el mayor grupo multimedia del país.

El juez federal Sergio Moro, que emitió la sentencia condenatoria contra Lula, no probó la existencia "del recibimiento de ventajas indebidas"

El abogado alegó que el juez federal Sergio Moro, que emitió la sentencia condenatoria contra Lula, no probó la existencia "del recibimiento de ventajas indebidas" hacia su defendido y que además rechazó otras pruebas que apuntaban lo contrario. También subrayó que la acusación tiene una "motivación política" y que un tercio de la sentencia se dedica a atacar la defensa del carismático dirigente del PT.

El expresidente no ha acudido a la audiencia, dado que la Justicia le autorizó a ausentarse porque no iba a ser interrogado, y sigue la sesión en la sede del sindicato de los metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, donde inició participó en la fundación del PT en 1980.

Por su parte, la Fiscalía brasileña dijo que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva "lamentablemente se corrompió" y afirmó que su condena a nueve años y medio está "suficiente probada", durante el juicio que se desarrolla en un tribunal de segunda instancia en Porto Alegre.

El fiscal Mauricio Gerum subrayó que la investigación demostró que el citado inmueble fue reservado para la familia de Lula y que hay evidencias de su interferencia repetida en Petrobras.

Situó a Lula en "la mayor trama de corrupción de Brasil" y denunció la existencia de una "tropa de choque" en el Parlamento durante los mandatos del expresidente (2003-2010) "para perpetuar un proyecto político personal". También criticó la tentativa de asimilar el proceso a "un juicio político", ofende a la institución, al Poder Judicial y a las víctimas de los delitos cometidos.

La acusación de Petrobras insistió también en que hay una "cadena de pruebas irresistible". "Petrobras fue víctima de una refinada organización criminal, sofisticada y profesional", dijo el abogado Rente Dotti. "Había audacia en las iniciativas y eficiencia", agregó, y "la esperanza de hoy es la condena de estos reos por absoluta necesidad del pueblo brasileño", afirmó.

El instructor del juicio en segunda instancia ha pedido aumentar a doce años y un mes la pena. "Hay prueba, encima de lo razonable, de que Lula fue uno de los articuladores, si no el principal, de la trama de corrupción" que operó en la estatal Petrobras, afirmó el juez Joao Pedro Gebran Neto, instructor del caso en el Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4) de la ciudad de Porto Alegre. Tras el voto del instructor, se pronunciarán los otros dos magistrados que completan la octava sala del tribunal.

Manifestantes en Porto Alegre, antes del juicio a Lula da Silva. REUTERS

En Porto Alegre, cientos de manifestantes, tanto a favor como en contra de Lula, se concentran en las inmediaciones del tribunal en el que se desarrolla una audiencia que se prevé larga. Se ha desplegado un fuerte operativo de seguridad, que incluye hasta francotiradores apostados en las azoteas de algunos edificios.

Tanto en Sao Bernardo do Campo, como en la populosa ciudad de Sao Paulo y en otras regiones del país, también han sido convocadas manifestaciones.