Público
Público

Maduro acusa a Obama de tratar de derrocar al Gobierno venezolano

El mandatario denuncia que su homólogo estadounidense ha dado "el paso más agresivo, injusto y nefasto" y nombra ministro a uno de los sancionados por la Casa Blanca.
La UE "no contempla" imponer sanciones contra Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. - REUTERS

AGENCIAS

CARACAS / BRUSELAS.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha respondido a la imposición de nuevas sanciones de EEUU contra su país. El mandatario ha denunciado que Barack Obama ha dado el paso "más agresivo, injusto y nefasto" y ha acusado a su homólogo estadounidense de haber decidido "pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar a mi Gobierno y de intervenir Venezuela".

"El golpe de Estado ha sido derrotado y ante la derrota del golpe de Estado y la incapacidad de los agentes estadounidenses, figuras políticas de la oposición y Estados Unidos (...) han decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi Gobierno y de intervenir Venezuela para controlarle desde el poder estadounidense", ha declarado Maduro.

Durante un discurso emitido a través de la cadena nacional, grabado desde el presidencial Palacio de Miraflores, ha indicado que el comunicado de Obama, en el que se refiere a Venezuela como una "amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional" estadounidense, es "un mensaje esquizofrénico".

"Obama, esta ley que usted ha aprobado es un 'Frankenstein', un monstruo. Fueron componiéndola con los aportes del Departamento del Tesoro, del Departamento de Estado, de la CIA, de la NSA, de la derecha maltrecha de aquí", ha agregado Maduro.

Nuevo ministro

Como respuesta a la decisión estadounidense, el mandatario venezolano ha designado al mayor general Gustavo González López, uno de los militares sancionados por Washington como nuevo ministro de Interior, Justicia y Paz. Maduro ha justificado su decisión para que González López "vaya con su condecoración del imperio estadounidense a garantizar la paz del país, la seguridad ciudadana y nacional".

La Casa Blanca acusa al nuevo ministro de estar vinculado con supuestas violaciones de los derechos humanos en el país y presuntos abusos en las protestas antigubernamentales de 2014. González López era hasta el momento director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y presidente del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (CESPPA). Sustituirá en Interior a Carmen Meléndez, también integrante de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y quien asumirá el ministerio de Presidencia.

Maduro ha asegurado en su discurso que Venezuela vive "un momento estelar en la defensa de la soberanía de la patria", ya que "cuenta con un pueblo unido y preparado para garantizar que la bota yanqui no toque esta tierra nunca".

Ha agregado que desde el pasado hace meses conoce los planes del Gobierno de Estados Unidos gracias a presuntos informantes que estarían en la Casa Blanca. "Hugo Chávez dejó una red de contactos a través del mundo, incluidos en la Casa Blanca, como una fuente de protección", ha explicado en su discurso.

De ese modo, ha vuelto a acusar a Estados Unidos de colocar a "buena parte de los líderes de la oposición" y de coordinarlos para provocar "escenarios de violencia". Asimismo, Maduro ha indicado que en los últimos meses "se han capturado a, al menos, 150 personas intentando hacer saqueos y todos eran grupos de la oposición". Por ello, ha asegurado que "en Venezuela se aplica la justicia, pero una justicia verdadera no la imperial".

Posición de la Unión Europea

En medio de las disputas entre EEUU y Venezuela ha aparecido la Unión Europea que, según una portavoz del servicio comunitario de acción exterior, "no contempla" aplicar sanciones contra Caracas.

Maja Kocijancic, portavoz de la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, ha recordado la "preocupación" expresada en varias ocasiones por el bloque comunitario ante la "multiplicación" de acciones violentas en el país. Venezuela debe afrontar, ha dicho, retos políticos como los problemas de seguridad, económicos y sociales que existen en el país.

En cualquier caso, la decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de firmar una orden ejecutiva que señala Venezuela como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos es un asunto bilateral entre ambos países que los Veintiocho no van a valorar, según han incidido fuentes europeas.

Más noticias de Internacional