Público
Público

Guerra de Yemen Más de cinco millones de niños pasan hambre en Yemen

La ONG Save The Children alerta de que 8,4 millones de yemeníes, la mitad de ellos niños, dependen de la distribución de ayuda alimenticia en el país. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los brazos de un niño yemení en estado de desnutrición en el hospital Al-Sabeen hospital in Saná. (REUTERS)

La escalada del conflicto en los últimos días en el Yemen está poniendo una presión adicional sobre la maltrecha economía del país asiático, donde el hambre acecha a millones de niños.

La organización no gubernamental Save the Children alertó este pasado miércoles de que más de cinco millones de niños se encuentran en riesgo de hambre en el Yemen como consecuencia de un conflicto que se ha ido recrudeciendo en las últimas semanas y ha hecho que los precios se disparen.

"Un millón de niños más en (situación de) inseguridad alimentaria severa corren el riesgo de pasar hambre mientras sus familias luchan para pagar los alimentos y el transporte para ir a los centros de salud para atención", indicó Save the Children en un comunicado.

El director de la ONG en el Yemen, Tamer Kirolos, dijo a Efe que en este momento 8,4 millones de yemeníes, la mitad de ellos niños, dependen de la distribución de ayuda alimenticia en el país.

La situación se ha agravado tras el aumento de las hostilidades militares alrededor de la ciudad portuaria de Al Hudeida hace una semana, lo que ha provocado "un incremento de los precios de los alimentos y el transporte".

"Personas que apenas podían conseguir comida antes ya no son capaces de hacerlo", dijo Kirolos.

El puerto de Al Hudeida es la principal puerta de entrada de alimentos en la zona dominada por los rebeldes hutíes, que controlan la capital y una amplia zona en el noroeste del país.

"La crisis de nutrición en el Yemen tiene implicaciones serias, millones de niños no saben cuándo o si tendrán la siguiente comida", denunció en el comunicado la directora de Save the Children, Helle Thorning-Schmidt.

"Personas que apenas podían conseguir comida antes ya no son capaces de hacerlo"

El comunicado ha sido difundido en momentos en que las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí en apoyo del Gobierno del presidente Abdo Rabo Mansur Hadi llevan a cabo una ofensiva contra la ciudad de Al Hudeida, el principal puerto del país y bajo control de los rebeldes hutíes.

En ese sentido, la organización subraya que hay un "riesgo real" de que este puerto, por el que entra el 80% de los alimentos y ayuda para los yemeníes, sea dañado o cerrado.

"Esto pondría las vidas de cientos de miles de niños en peligro inmediato, además de empujar a millones más al hambre", alertó la organización, al recordar que Naciones Unidas ha advertido del riesgo humanitario que supondría una acción militar contra esta ciudad.

Además de la falta de comida, en los dos últimos días se han agotado las reservas de combustible y de gas butano en las zonas controladas por los hutíes.

En algunas gasolineras de Saná se registraron hoy largas colas de automóviles, algunas superando un centenar de vehículos, en espera de gasolina, según comprobó Efe.

En las calles de la capital yemení se han multiplicado las personas que venden garrafas de gasolina o bombonas de gas doméstico a precios elevados.

Las autoridades hutíes no han publicado ningún comentario ni aclaración sobre las causas de la crisis de abastecimiento de la gasolina y el gas butano.

El Ejército yemení anunció el lanzamiento de una gran ofensiva para conquistar Al Hudeida en la noche del lunes, pero desde entonces las posiciones se han mantenido sin cambios.

Las fuerzas gubernamentales yemeníes, con la cobertura de la coalición árabe, lanzaron su primera ofensiva contra Al Hudeida en junio pasado, pero se detuvieron después de tomar el aeropuerto, en el sur de la urbe, para permitir la celebración de unas negociaciones que han acabado fracasando.

La reanudación de la ofensiva se ha producido tras el fracaso de las conversaciones de paz entre el Gobierno yemení y los rebeldes en Ginebra hace dos semanas.