Público
Público

Médicos Sin Fronteras denuncia devoluciones y prácticas violentas contra migrantes en la isla griega de Samos

La organización señala que muchas de las víctimas denunciaron tratos inhumanos y degradantes como "palizas, cacheos, exámenes genitales forzados, robos de pertenencias y abandono a la deriva en botes sin motor en el mar".

Zahra es una niña de seis años refugiada en Lesbos con autismo./Anna Pantelia/MSF
Zahra es una niña de seis años refugiada en Lesbos con autismo./Anna Pantelia/MSF.

Médicos Sin Fronteras (MSF) señala que en lo que va de año han prestado ayuda médica urgente a más de 570 migrantes en la isla griega de Samos, la mayoría de los cuales denuncian haber sido víctimas de devoluciones en caliente y de violencia física por las autoridades griegas, según un comunicado emitido este miércoles por la organización internacional.

Todas las personas a las que MSF brindó apoyo médico y psicológico de urgencia llegaron a Samos desde las cercanas costas turcas, y muchas de ellas denunciaron haber sido víctimas o testigos de violencia física, tratos inhumanos y degradantes como palizas, cacheos, exámenes genitales forzados, robos de pertenencias y abandono a la deriva en botes sin motor en el mar", según el comunicado.

Aunque MSF señala que no ha sido testigo directo de estas prácticas, recalca que "las consultas médicas y los testimonios recabados sugieren prácticas fronterizas violentas". Según la organización, la mayoría de los migrantes que llegan a esta isla del Egeo oriental, muchos de los cuales son mujeres y niños, "huyen y se esconden cuando llegan a tierra, aterrorizados por la posibilidad de ser apresados por las autoridades y ser devueltos a la fuerza", y ponen el ejemplo de una mujer que dio a luz al raso y sin asistencia médica tras pasar, al parecer, más de dos días escondida en Samos.

La asfixiante situación de los migrantes en las islas griegas

En abril, la organización prestó atención médica a un grupo que se cayó por un acantilado mientras huía de las autoridades fronterizas. "Recuerdo el miedo en los ojos de un joven camerunés que me abrazó, mientras me decía: 'Por favor, no nos devuelva'. Es evidente que esta era su primera preocupación", afirma Nikolas Papajrisostomu, coordinador general de MSF en Grecia, según el comunicado.

Otra migrante denunció ante la organización haber sido devuelta hasta nueves veces, mientras Loretta (nombre ficticio), antigua paciente de MSF apuntó que, tras llegar a Samos, las autoridades la llevaron junto con otros migrantes a un edificio donde les dieron una paliza.

Grecia niega que vulnera los derechos humanos en las fronteras con Turquía

2Empezaron a abofetearme, a los hombres, a la señora que estaba embarazada, a todos. No les importaba. Nos golpearon con un palo y con los pies", recalcó Loretta a la organización. De las 570 personas a las que Médicos Sin Fronteras brindó asistencia médica y psicológica de urgencia, 24 eran mujeres embarazadas.

El semanario alemán Der Spiegel y el diario francés Le Monde revelaron a finales de julio los resultados de un informe de la Oficina Europea de Lucha contra El Fraude (OLAF) que aporta pruebas de que Grecia ha realizado devoluciones en caliente en el Egeo oriental y que la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) ayudó a encubrirlas e incluso a financiarlas.

El Gobierno heleno niega las acusaciones de que viola los derechos humanos en las fronteras con Turquía y recalca que Grecia protege sus fronteras y las de Europa cumpliendo estrictamente las leyes internacionales.

Más noticias de Internacional