Público
Público
Únete a nosotros

Medio ambiente Roma, la ciudad vertedero

La llegada del verano está agravando el problema de las basuras, hasta el punto que el Colegio de Médicos de Roma habla ya de una "emergencia sanitaria".

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

Miembros de una ONG recogen basura junto al Coliseo de Roma. EFE

El problema de las basuras está empezando a ser insostenible e insalubre en la capital de Italia. Basta con dar una vuelta por las calles de la Ciudad Eterna para entender que, al contrario de otras capitales italianas y europeas cuyos objetivos están relacionados con la sostenibilidad, la modernidad y el desarrollo; una urbe de la importancia de Roma no es capaz de organizar algo tan básico para una metrópoli como la recogida de sus residuos urbanos. Increíblemente, ha pasado a ser un tema político. No obstante éste sea un problema recurrente para los romanos, en los últimos días se está agudizando nuevamente pocas semanas después de la última crisis. La llegada del verano, de hecho, está agravando la situación. El Colegio de Médicos de Roma habla ya de una "emergencia sanitaria".

La situación es tan preocupante para los expertos, que el presidente del Colegio de Médicos de Roma, Antonio Magi, ha decidido mandar una carta a la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi; al presidente de la Región Lazio, Luca Zingaretti; al ministro de Sanidad, Giulia Grillo; y al ministro de Medio Ambiente, Sergio Costa; con el objetivo de que todos encuentren una solución conjunta antes de que la situación se agrave aún más. "Roma está entregada a los residuos malolientes. Hay montañas de bolsas que sobresalen de los contenedores sucios", se lee en la misiva de Magi a las autoridades locales, regionales y nacionales presentes en Roma. Y añade: "Muchas de las bolsas se depositan en el suelo, generando por consiguiente una alarmante invasión de animales oportunistas como moscas, cucarachas, ratas y gaviotas que se alimentan de la basura".

"Roma está entregada a los residuos malolientes. Hay montañas de bolsas que sobresalen de los contenedores sucios", destaca Magi

El Colegio de Médicos de Roma, a través de su presidente, ha explicado con detalle qué está arriesgando clínicamente la Ciudad Eterna por no afrontar con contundencia la emergencia de las basuras: "Las montañas de residuos abandonados de forma incontrolada bajo el calor de los últimos días, sobre todo fuera de los cubos, implican un riesgo serio para la salud. Estamos hablando del riesgo de proliferación gérmenes y parásitos que contribuyen a la difusión de enfermedades infecciosas a través del contacto directo o indirecto con insectos, pájaros o roedores". "Parece evidente", explica Magi en la carta enviada, "que hay un problema en la gestión rutinaria de las basuras que involucra a diferentes instituciones". Y, sin medias tintas, concluye: "Ha llegado el momento de resolverlo superando las odiosas diatribas centradas en eludir las responsabilidades de cada uno, algo de lo que los ciudadanos están hasta las narices".

La situación de alerta involucra, en estos días, a diferentes administraciones que tienen sede en Roma. El Ministerio de Medio Ambiente italiano ya mandó una carta al Ayuntamiento de Roma manifestando su preocupación la semana pasada. De hecho, la alcaldía presidida por Virginia Raggi acaba de establecer un plan de acción immediata extraordinaria de 15 días de duración para resolver la anómala situación. Lo cual no deja de tener algo de paradójico, ya que se trata de un problema generado precisamente por AMA, la empresa municipal encargada de las basuras en la capital de Italia.

La alcaldía presidida por Virginia Raggi acaba de establecer un plan de acción immediata extraordinaria de 15 días de duración para resolver la anómala situación

Según el periódico italiano La Repubblica, la propuesta in extremis de la alcaldesa de Roma es simplemente una "desesperada carrera de osbtáculos hacia la normalidad". Según informa el conocido diario transalpino, el plan extraordinario va a ser difícil de ejecutar ya que Roma no brilla por tener a su disposición un sistema rápido para la gestión de los residuos y donde "la mitad de los vehículos especializados están averiados".

Los números son realmente asombrosos si se tiene en cuenta que Roma necesita colocar 1.000 toneladas de basura al día que no sabe dónde meter. Además, hay que tener en cuenta que la Ciudad Eterna tiene a su disposición pocos vertederos de acuerdo a su demanda. Algunos están trabajando a medio gas por razones de mantenimiento, y otros tendrán que trabajar el triple para hacer sostenible el plus de actividad. Roma y sus autoridades, además, tendrá que negociar con otras regiones y con privados para deshacerse de sus residuos. Se hablaba de la disponibilidad de la región Emilia-Romaña (cuya capital es Bolonia) para la gestión de los residuos de la capital italiana, pero por el momento no hay acuerdo principalmente por razones políticas. Según se informaba en estos días en los medios de comunicación del país con forma de bota, Roma habitualmente recurre al Norte del país para mover los residuos que no consigue gestionar una vez recogidos de las calles romanas.

La actual administración local, liderada por Virginia Raggi, la primera alcaldesa de Roma, está en el ojo del huracán. En 2016, ganó las elecciones municipales aprovechando el descontento de sus habitantes con la promesa de solucionar las tres prioridades de Roma: transportes, asfalto y basuras. Tres años después la situación no sólo permanecer igual, sino incluso peor. Uno de los tres grandes problemas de la Ciudad Eterna ha pasado a ser una auténtica emergencia.