Público
Público

Motín militar en la televisión de Mali y las calles de la capital

Protestan contra la intención del Gobierno de enviarlos a luchar contra la insurgencia tuareg en el norte del país

AGENCIAS / PÚBLICO.ES

Tras varias horas de calma en Bamako se han vuelto a oír disparos en varios barrios de la capital, donde cientos de militares amotinados tomaron la sede de la radiotelevisión estatal y varias arterias del centro de la ciudad.

El número de militares amotinados, que en un principio podían contarse por decenas, se ha multiplicado en las últimas horas, según ha podido constatar Efe, lo que parece indicar que nuevos efectivos se han sumado a la sublevación, que comenzó esta mañana.

Decenas de soldados del cuartel de Kati, situado a 15 kilómetros de la capital, se amotinaron en rechazo a ser movilizados para participar en la lucha contra la insurgencia independentista tuareg, que se levantó en armas el pasado enero en el norte del país.

Las calles están vacías y fuerzas leales del Ejército patrullan únicamente los alrededores del palacio presidencial, donde se encuentra el jefe del Estado, Amadou Toumani Touré. La televisión y la radio estatales han dejado de emitir, al igual que el canal privado de televisión Africable.

El motín comenzó por la mañana en el cuartel de Kati después de que el ministro de Defensa de Mali, Sadio Gassama, ofreciera un discurso sobre la situación en el norte del país.

Los militares, en su mayoría jóvenes, irrumpieron en el arsenal, tomaron las armas y comenzaron a disparar al aire, aún en presencia del ministro, que se vio forzado a abandonar el acuartelamiento, en tanto que los amotinados emprendían la marcha hacia Bamako.

La Embajada de España en Mali está tratando de contactar con los ciudadanos españoles residentes en el país, han apuntado fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La colonia española está integrada por unas 160 personas, localizadas en su mayoría en Bamako. El titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, está al tanto de la evolución de los acontecimientos, han confirmado las fuentes.

Exteriores venía informando en su página web de las manifestaciones con episodios de violencia en Bamako y Kati que habían ocurrido en los últimos días. Por ello, recomendaba extremar las precauciones y evitar todo desplazamiento no esencial a estas zonas.

Esta no es la primera vez que los soldados del cuartel de Kati se amotinan, pues ya el pasado 1 de febrero protagonizaron varios incidentes cuando atacaron a ciudadanos de origen tuareg, en reacción a los enfrentamientos en el norte del país. En aquellos ataques fueron saqueados domicilios y comercios, supuestamente pertenecientes a los tuareg, y resultaron heridas numerosas personas.

Desde la oposición han arreciado las críticas por la escasa información ofrecida por el Gobierno sobre la situación en el norte del país y la manera en la que el presidente Toumani está abordando el levantamiento tuareg.

El partido Solidaridad Africana por la Democracia y la Independencia (SADI), ha acusado en varias ocasiones a las autoridades de tener una 'total ausencia de visión política' y de haber involucrado a las tropas en 'en una guerra sin preparación suficiente ni material adecuado'.

El grupo tuareg Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) protagonizó el pasado 17 de enero una rebelión armada para exigir la autodeterminación del norte del país.

Desde entonces, decenas de personas han muerto, aunque no existen cifras oficiales, y casi 200.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares buscando refugio en otras partes del país o en los estados vecinos. Mali, que tiene previsto celebrar elecciones presidenciales el próximo 29 de abril, sufre además una grave crisis alimentaria que amenaza a gran parte de la población.

Más noticias de Internacional