Público
Público

"No es raro que haya nazis en el ejército alemán"

Desde hace meses las sospechas de la existencia de una red de extrema derecha en el ejército alemán se han incrementado. En mayo se descubrió que un militar quería atentar haciéndose pasar por refugiado sirio.

Publicidad
Media: 3.79
Votos: 14

Soldados del ejército alemán /REUTERS

El caso del militar Franco A., que se hizo pasar por refugiado sirio (se le concedió el asilo y dinero mensual del Estado) y planeaba un atentado terrorista contra políticos como el Ministro de Justicia, Heiko Maas o el ex-presidente alemán, Joachim Gauck, ha avivado un debate que persiste desde hace tiempo: si hay una red de extrema derecha dentro del ejército alemán. Desde el mes pasado este tema está muy presente en la esfera pública y ha sembrado dudas sobre si la Ministra de Defensa, Ursula Von der Leyen, está controlando realmente estos extremismos.

Thorsten Holzman (nombre ficticio) trabajó durante 10 años en el ejército de mar. Dice que “no es raro que haya nazis en el Bundeswehr (ejército). Algunos llevan tatuajes con simbología polémica que esconden convenientemente. El ejército tiene desde hace años dos principales problemas: actualmente muy poca gente quiere trabajar allí y el otro es que de los que quieren, muchos tienen ideología nacionalsocialista pero el Estado los necesita para cubrir puestos”. Alemania es un país en el que el bajo nivel de paro y la persistencia de un sistema social todavía fuerte supone que el ejército no sea una de las principales motivaciones para la gente desempleada.

El hermetismo en torno al tema de la extrema derecha es palpable y muchos trabajadores del ejército no se atreven a hablar por miedo a que el gobierno alemán pueda llegar a espiar o tomar medidas contra ellos. “He oído allí muchas veces alegatos a favor de la extrema derecha, incluso hay canciones que hablan de ciertos temas desde una perspectiva así, como algunas marchas militares o acciones que estimulan la motivación extremista. En la marina esto no era muy exagerado, pero en otras unidades es lo normal”, cuenta Holzman.

 Militares alemanes /REUTERS

Los datos sustentan lo que los militares cuentan. La agencia de inteligencia militar alemana (MAD, por sus siglas en alemán) ha revelado recientemente que ha identificado 275 casos de ultraderechistas desde 2011. De éstos, 53 han sido conocidos en lo que va de año. Una encuesta realizada por el canal de noticias N24 reveló que el 49 % de los alemanes creen que hay un problema con la extrema derecha en el ejército. Sin embargo, no ha habido apenas protestas ciudadanas para que Von der Leyen dimita y desde el Ministerio de Defensa se ha optado por decir que estos casos son “excepciones” y que se trabajará en la investigación del incidente ocurrido con el soldado Franco A. para esclarecer cómo pudo otorgársele el derecho de residencia sin ser refugiado. Teniendo en cuenta que el proceso normal para conseguir el asilo es normalmente largo y es necesario pasar una serie de entrevistas en las que se explique convenientemente por qué se quiere solicitar la acogida en Alemania, parece poco comprensible.

Marco Neumann es médico y trabaja en uno de los cuatro hospitales militares que el ejército tiene distribuidos por Alemania. “Naturalmente todo el tema de Hitler está expresamente prohibido, pero eso es sólo la punta del iceberg porque luego hay otras cosas pertenecientes a la ‘tradición’, es decir, anteriores a la II Guerra Mundial, que alguna gente ha adoptado o con las que está de acuerdo y que forman parte de su propio comportamiento”, relata. Sobre cómo ha gestionado esta crisis la ministra Ursula Von der Leyen, afirma que “ella ha calculado todo muy bien. Es la segunda mujer más fuerte dentro del gobierno después de Angela Merkel y su posible sucesora, se está preocupando mucho de su propia carrera política, pero dentro del ejército no es muy querida”. Sobre la cuestión de los símbolos nacionalsocialistas y objetos encontrados en algunos cuarteles militares, comenta que “el ambiente militar tiene siempre una serie de cultos, como celebrar victorias y otro tipo de manifestaciones que también tienen que ver con el ultraderechismo. En una Universidad militar de Hamburgo se encontraron fotos del antiguo canciller Helmut Schmidt, pero vestido con el uniforme nazi en su época nacionalsocialista. Pienso que si tienes una foto de Helmut Schmidt durante esa época es claramente porque apoyas y estás orgulloso de esa parte de su trayectoria”.

Thorsten Holzman recuerda también la importancia de tener en cuenta que los soldados se rigen por leyes especiales. “Dentro del ejército se diferencia el código civil de las leyes propias que tienen los soldados. Eso significa que, aunque el ejército te pueda llegar a sancionar por exhibiciones ultraderechistas, civilmente no ocurre nada. Como Alemania es un país federal, se le dejan las competencias a los Estados federados y cada uno tiene una ley diversa o no tiene. Es llamativo porque puede ocurrir que no tengas ninguna sanción o que tengas doble sanción, según el Estado que sea”, argumenta Holzman.

La ministra de Defensa, Ursula Von der Leyen, en una visita a un campamento. REUTERS

También el ejército resulta ser un nicho atractivo para partidos ultras como Alternativa para Alemania (AfD), la cara ‘dulcificada’ del también existente partido neonazi (NPD), quien pidió el voto para ellos el año pasado por encontrarse en proceso de ilegalización, del que finalmente salió indemne. Las encuestas pronostican que entrará, por primera vez, en el Bundestag (parlamento alemán) con cerca de un 10 % de los votos. Thorsten comenta, asimismo, esta cuestión. “Los soldados son un ‘target’ muy propicio para partidos como AfD, que intentan captarlos ideológicamente y suele funcionar en muchas ocasiones”. Marco Neumann también lo afirma. “Sé que mucha gente dentro del ejército apoya a AfD, se nota por las cosas que dicen y también a veces intentan negarse a ir a trabajar a LaGeSo (Oficina estatal para la salud y los servicios sociales, donde llegan inicialmente los refugiados). Ponen excusas porque formalmente no pueden negarse a realizar su trabajo, pero te das cuenta de que es porque están en contra de que lleguen refugiados a Alemania”.

En referencia a los residuos del nacionalsocialismo que aún persisten en el ejército, Marco Neumann dice que es muy complicado romper con toda la estructura institucional anterior al periodo democrático. “Pasa también con otros organismos públicos y con políticos y jueces, persisten todavía con reminiscencias de la época de Hitler. Es materialmente imposible pedirles un “carnet” de abandono del pensamiento nazi. Hay otras cuestiones complicadas. Cuando cayó el muro de Berlín, el ejército de la RDA y el de la parte occidental o RFA, se fusionaron. Anteriormente eran ejércitos enemigos. Sólo se contrató al 10 por ciento del personal que procedía de la RDA, no sé qué ocurrió con el resto. En mi opinión la reunificación alemana no fue tal, sino más bien una absorción, ya que no hubo negociaciones en todos los ámbitos, sino que se establecieron como predominantes las leyes, derechos y obligaciones que regían en el oeste de Alemania, ignorando las que había en el Este, como el aborto legal, por ejemplo”.

Aunque públicamente la canciller Angela Merkel no se ha pronunciado sobre este asunto, algunos medios de comunicación alemanes como Bild afirman que Von der Leyen está perdiendo apoyo entre su propio partido debido a este escándalo y dan por hecho que después de las elecciones del 24 de septiembre no repetirá en su cargo de Ministra de Defensa.