Público
Público

Notre Dame Un devastador incendio devora y destruye gran parte de la catedral de Notre Dame

La cubierta ha quedado totalmente derrumbada tras ser pasto de las llamas, empezando por su emblemática aguja, una de las señas de identidad del templo parisino. El Gobierno francés asegura que la estructura "está salvada". Macron proclama que su intención es "reconstruir Notre Dame todos juntos", y anuncia una campaña internacional de recaudación de fondos.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

Incendio en la catedral de Notre Dame. REUTERS/Benoit Tessier

Un incendio de importantes proporciones ha devastado este lunes la catedral de Notre Dame de París, cuya cubierta ha quedado totalmente derrumbada tras ser pasto de las llamas, empezando por su emblemática aguja, una de las señas de identidad del templo parisino. El incendio estaría "potencialmente relacionado" con las obras de renovación del edificio, icono de la capital francesa y exponente máximo del arte gótico. El fuego ha quedado "totalmente controlado" este martes a primera hora de la mañana.

El Gobierno francés aseguró a última hora de la noche que la estructura "está salvada, en especial el campanario norte". No obstante, el secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez, invitó a "seguir siendo prudentes" e informó de que hay un bombero herido grave en los trabajos de extinción. La intervención de unos 500 bomberos evitó que se redujera a cenizas una obra que desde hace ocho siglos se ha convertido en un símbolo de la ciudad. Las torres han resistido al fuego , aunque el interior está destrozado y el tejado ha caído completamente.

Los cañones de agua, que vistos desde la distancia parecían los arbotantes que sujetan las paredes de la catedral, lograron imponerse al avance del fuego, aunque no evitaron que dos tercios de su cubierta, al igual que su célebre aguja ─ambos añadidos al templo gótico en el siglo XIX─, quedaran totalmente destruidas. El fuego también dañó buena parte de las obras interiores, aunque no las reliquias que atesora el templo, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

"El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso, frente a lo dicho en redes sociales", aseguró el alto cargo, en aparente alusión a un tuit del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que se preguntó por qué no se estaban empleando aviones cisterna en las labores de extinción.

Con las primeras llamas, sonaron las campanas del templo, un clamor muy ligado a la historia de Francia, a sus eventos felices y a los dramas más tristes. El difícil acceso a la isla fluvial en la que está enclavada la catedral, rodeada por las aguas del Sena, dificultó la labor de los bomberos, que se centraron en evitar que el fuego dañara la estructura y provocara el derrumbe del monumento, en particular de la torre norte, la más afectada de las dos.

Bomberos en la entrada de la catedral de Notre Dame este lunes. REUTERS/Philippe Wojazer

Francia entera tenía sus ojos clavados en la televisión, que en directo retransmitía como las llamas iban devorando un símbolo de su país. "Estoy triste al ver como arde una parte de todos nosotros", escribió el presidente, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter. Lo hizo poco después de haber anulado una alocución televisada en la que iba a anunciar importantes medidas políticas para el país.

"La reconstruiremos", aseguró el presidente, al borde de las lágrimas, desde la explanada del templo. El mandatario anunció que se lanzará una campaña de recaudación de fondos, tanto en Francia como en el extranjero. Macron consideró que "lo peor se ha evitado", aunque recordó que "la batalla todavía no se ha ganado totalmente".

El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 18.50, una hora después se derrumbó la aguja y posteriormente todo el techado de la catedral. Las fuerzas de seguridad establecieron un perímetro de seguridad en torno a la catedral y desalojaron los puentes que comunican la isla de la Cité, donde está el templo, con el resto de la ciudad.

Mientras, un portavoz de Bomberos respondió a las acusaciones de pasividad explicando que se movilizaron importantes medios humanos y materiales: un helicóptero y un avión no tripulado sobrevolaron la zona para facilitar la labor de bomberos y policías, que mantuvieron alejados a turistas y vecinos. En la isla viven unas mil personas, según las estimaciones oficiales y acoge hasta cinco hoteles ocupados en su mayoría por turistas.

Por su parte, la Fiscalía de París ha anunciado la apertura de una investigación para esclarecer las causas del incendio de la catedral gótica. Notre Dame es uno de los edificios más emblemáticos de la capital francesa, escenario de obras de Victor Hugo, de películas y de una iconografía enorme.. Comenzó a construirse en 1163 y fue culminada en 1345. Trece millones de visitantes flanquean cada año las puertas del monumento.

Tras conocerse la noticia del grave incendio, numerosos dirigentes internacionales han expresado su pesar por la destrucción del monumento gótico, símbolo de la capital francesa. Así, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha dicho: "Una triste noticia para nuestra historia y nuestro patrimonio cultural universal". También el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha manifestado su pesar: "Notre Dame de París es Notre Dame de toda Europa. Todos estamos hoy con París".