Público
Público

Nuevas protestas en EEUU por la muerte
de otro joven negro tiroteado por un policía

El jefe de la Policía de Madison, Wisconsin, asegura que el incidente será investigado. Manifestantes piden detener "las muertes por policías racistas"

EFE

WASHINGTON.-  Docenas de personas se congregaron en las últimas horas para protestar por la muerte de un joven negro de 19 años en Madison (Wisconsin) tras ser tiroteado por un policía en un apartamento tras mantener un enfrentamiento, informaron hoy medios locales.

El jefe de la Policía de Madison, Mike Koval, aseguró que el incidente será investigado, al tiempo que pidió contención a los manifestantes.


Docenas de personas se congregaron durante la noche en el lugar de los hechos alegando que el tiroteo fue injustificado, con pancartas en las que se podía leer "Detengan las muertes por policías racistas", según las imágenes difundidas por medios estadounidenses.

Los manifestantes invocaron la consigna "Black Lives Matter" ("La vida de los negros importa"), que surgió después de las muertes el pasado verano de Eric Garner, en Nueva York, y Michael Brown, en Ferguson (Missouri), dos hombres afroamericanos desarmados a manos de policías blancos.

La Policía no ha revelado la identidad del joven de Madison, aunque los medios locales indican que se trata de Anthony Robinson, de 19 años, graduado de la escuela Sun Prairie High School, un suburbio a 20 kilómetros al noreste de la ciudad.

El suceso ocurrió alrededor de las 18.30 hora local (00.30 GMT) del viernes después de que la Policía recibiera avisos sobre el comportamiento sospechoso de la víctima, por supuestamente haber alterado el tráfico y haber agredido a una persona en la calle, antes de dirigirse hacia un apartamento.

El agente entró por la fuerza en el apartamento después de recibir una llamada alertando de ruidos sospechosos en su interior, explicó Koval.

En el interior del piso hubo un enfrentamiento entre ambos y "en el contexto de la lucha, el agente sacó su arma y disparó al sujeto", dijo Koval, sin precisar el número de tiros que recibió el joven, que según las primeras pesquisas no iba armado.

"No se ha encontrado ningún arma u objeto de esa naturaleza que pudiera haber sido usado" por el joven, detalló en rueda de prensa.

Después de disparar, el oficial, que no ha sido identificado, realizó el protocolo de primeros auxilios al joven, quien murió posteriormente en un hospital cercano.

La División de Investigación Criminal dirige las pesquisas para esclarecer lo sucedido.

La muerte de este joven negro a manos de un agente se suma a la lista de sucesos de estas características que, tras la muerte en agosto del año pasado de Michael Brown, de 18 años, han situado la discriminación de la Policía hacia las minorías en la primera línea de debate en Estados Unidos. 

Más noticias de Internacional