Público
Público

El número de móvil de Berlusconi acaba en Internet

Apareció primero parte del número en un programa de televisión. Surgen grupos en la Red para enviarle mensajes pidiendo su dimisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era una de las posibilidades. Que el número de teléfono del primer ministro italiano terminara en Internet. Básicamente por dos motivos. El primero, que como demuestra la fiscalía de Milán en la investigación que relaciona a Silvio Berlusconi de un presunto caso de prostitución de menores y abuso de poder, las prostitutas que frecuentan su mansión de Arcore, a las afueras de Milán, se ponían en contacto con él directamente a través del teléfono.

El segundo, porque tras la filtración del informe de la fiscalía en Internet por la web Dagospia, era cuestión de horas que alguien acabase publicando el número. Aunque se ha tenido que dar una circunstancia primero. Ayer, durante la retransmisión del programa de televisión Annozero dirigido por el periodista Michele Santoro, uno de los colaboradores, Sandro Ruotolo, estaba entrevistando a Nadia Macrì.

Macri saltó a las portadas de los periódicos inmediatamente después del caso Ruby asegurando que ella también había mantenido relaciones sexuales con Il Cavaliere. Curiosamente, no por la investigación de los fiscales de Milán, sino por otra investigación abierta por la fiscalía de Palermo que apuntaba a una trama de prostitución y tráfico de drogas en las fiestas organizadas por el partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad.

Ruotolo entrevistó a Macrì, que le enseñó una libreta donde aparecían varios números de teléfono, entre otros el de Berlusconi. En un momento de la conversación la cámara captó el cuaderno y apareció el teléfono parcialmente oculto por uno de los dedos del periodista.

En L'Unità comparan la situación con el fin de la Democracia Cristianatras el escándalo de Manos LimpiasLas primeras ocho cifras del móvil de Il Cavaliere empezaron a moverse por Internet y un blogger (nonleggerlo) los juntó con los tres últimos números que aparecían en el registro de llamadas que la fiscalía, en su informe, había interceptado a Michel, una prostituta brasileña asistente a las fiestas de Arcore. La cifra estaba completa.

A partir de ahí, el grupo de Facebook Vergognarsi del propio Presidente del Consiglio (Avergonzarse del propio Presidente del Consejo [de ministros]) publicó el número completo animando a los seguidores a enviarle un mensaje con la palabra 'Dimite'. Y la gente corría por Twitter y por el propio Facebook la voz. El número está desconectado, como pudo comprobar Público.

El diario L'Unità, que esta mañana era el único que se hacía eco de la situación 12 horas después de la retransmisión de Annozero, compara la iniciativa con el lanzamiento de monedas organizado contra el ex primer ministro Bettino Craxi en las puertas del hotel Raphael en 1993.

Era el momento del escándalo Manos Limpias y Tangentopoli. El momento en que se tumbó la I República y Berlusconi decidió entrar en política. El momento del cambio. El diario se pregunta hoy si este lanzamiento de monedas 2.0 contra Berlusconi puede significar otro cambio de ciclo en la política italiana o si simplemente Il Cavaliere habrá decidido cambiar de número.  

¿Fue un descuido de Santoro o algo intencionado? Il Giornale, periódico de la familia Berlusconi, lo tiene claro. En su portada de hoy titula: 'Carnicería Santoro'. Y en su dición digital, califican la publicación del número de Il Cavaliere como 'la última locura de Santoro'. Berlusconi, con sus presiones al director general de la Rai, Mauro Masi, del que es íntimo amigo, ha intentado en numerosas ocasiones cerrar el programa.

De hecho, hasta el último día no se supo si Annozero saldría en pantalla esta temporada. La Rai no se hizo responsable del contrato de sus colaboradores, el periodista Marco Travaglio y el viñetista Vauro. Ambos colaboran sin cobrar en el programa.

La cadena pública se aseguraba de esta manera que en caso de que Berlusconi se querellara contra alguno de ellos, no tendría que correr con los gastos de un hipotético juicio.

Mientras tanto, la Autoridad que vigila los medios de comunicación, ha pedido de manera formal ocultar el número de teléfono en caso de que se usen las imágenes.