Público
Público
CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ

Dos palestinos muertos por fuego israelí en territorio ocupado

Los episodios violentos en las fronteras y en las zonas palestinas sometidas por Israel no cesa después de cinco meses de supuesta tregua.

Un manifestante palestino lanza piedras con su honda a las autoridades israelíes durante una protesta contra los asentamientos israelíes en la aldea de Beita, cerca de Nablus, Palestina, este viernes
Un manifestante palestino lanza piedras con su honda a las autoridades israelíes durante una protesta contra los asentamientos israelíes en la aldea de Beita, cerca de Nablus, Palestina, este viernes. ALAA BADARNEH / EFE

La tregua firmada el pasado mes de mayo entre Israel y Hamás no ha supuesto el fin de la violencia israelí hacia el pueblo palestino. Ni siquiera el fin de la era Netanyahu y el cambio de Gobierno en Israel —a uno ultraconservador— ha servido para suavizar la opresión que Palestina padece en sus fronteras y en los territorios ocupados por el Estado vecino.

Esta vez las represalias hacia los palestinos se han cobrado la vida de dos personas: un miliciano, en una redada en Cisjordania, y una atacante palestina, en el este de Jerusalén.

El miliciano pertenececía al grupo islamista Yihad Islámica

La mujer palestina, de 30 años y residente en Cisjordania, "fue neutralizada" en una de las puertas de la Ciudad Vieja por la Policía cuando intentó apuñalar a un agente. El miliciano palestino, de 22 años, murió durante los enfrentamientos con los soldados israelíes que realizaban una redada en la localidad de Burquin.

La Policía israelí detalló que la atacante recibió un disparo cuando avanzó hacia uno de los agentes portando un cuchillo y murió en el lugar del suceso.
El Ministerio de Sanidad palestino notificó las muertes y añadió que el joven de Burquin, identificado como Ala Zayoud, pereció por el impacto de cuatro balas, dos de ellas en el pecho.

Continúa el conflicto

La fuga de seis presos palestinos de la cárcel de alta seguridad de Gilboa, aparentemente escavando un túnel y aprovechando que —según un informe policial— los guardias se habían quedado dormidos, supuso un escándalo que colocó al Gobierno israelí en el blanco de la críticas de prensa hebrea. 

En medio de aquella brecha de seguridad que aumentó la tensión entre Israel  y Palestina, continuaron los bombardeos selectivos israelitas contra objetivos de Hamás. Bombardeos que ocurren desde la tregua en forma de represalia al grupo islamista palestino por sus lanzamientos de globos incendiarios hacia territorio israelí.

Dos palestinos también murieron en Burquin el pasado domingo, así como otros tres milicianos en Ramala

El pasado domingo, dos palestinos —uno de ellos también miembro de la Yihad Islámica, como el asesinado este jueves— murieron en la misma localidad de Burquin. Por otra parte, otros tres milicianos del movimiento islamista Hamás en Bidu, también murieron en los alrededores de Ramala, durante operaciones simultáneas del Ejército israelí.

El Ejército de Israel describió que el objetivo de esta operación, conjunta con el Servicio de Inteligencia Interior y la Policía, "fue desbaratar una célula terrorista de Hamás que operaba en Cisjordania y planeaba realizar un ataque terrorista".

El sábado, un manifestante palestino murió en el norte de Cisjordania, durante una protesta contra la construcción de un asentamiento israelí.

Además, el mes pasado cuatro palestinos murieron en una operación israelí parecida, debido a enfrentamientos armados en Yenín, también durante una redada. 

Una atacante palestina, en el este de Jerusalén, y un miliciano, en una redada en Cisjordania ocupada, murieron hoy por fuego israelí en dos incidentes separados que siguen a un semana de sucesos violentos, informaron hoy fuentes oficiales.

Más noticias de Internacional