Público
Público

La pandemia pasa factura a la Liga de Salvini, que cae en los sondeos

En los dos meses de confinamiento derivado del coronavirus en Italia, la principal estrategia de la Liga de Salvini ha sido ir contra el Gobierno transalpino. Como resultado, hoy la Liga de Salvini ha perdido consensos a favor de otro partido soberanista, de la misma coalición. No pudiendo organizar mítines multitudinarios, con los sondeos a la baja para la Liga, con unos altos índices de popularidad para el ‘premier’ Conte y con una compleja situación político-sanitaria en Italia.

Salvini y sus diputados pasan la noche en el Parlamento para protestar contra el Gobierno | Twitter
Salvini y sus diputados pasan la noche en el Parlamento para protestar contra el Gobierno | Twitter

En plena crisis por el coronavirus, en teoría, deberían ser los gobiernos los que tienen más que perder, respecto a las oposiciones. Independientemente del color político de los mismos y del país en cuestión. Los Ejecutivos son los que están obligados a poner las cartas sobre la mesa y tomar decisiones a complejas e incluso inéditas. Trasladado todo esto al caso de Italia, la oposición soberanista es la que supuestamente tendría mucho que ganar en la actual crisis sanitaria de la covid-19 a cada error del premier, Giuseppe Conte

Sin embargo, aunque el primer ministro transalpino lidere las encuestas de popularidad como figura política; tiene unos apoyos parlamentarios muy débiles, teniendo en cuenta además que no pertenece a ningún partido político. Sorprendentemente, la oposición derechista no está pasando, en Italia, por su mejor momento.

La Liga está cayendo en los sondeos. El partido liderado por el soberanista Matteo Salvini está perdiendo cada vez más puntos en las encuestas, pasando, en cuestión de pocos meses, del 30% al 26%, manteniéndose igualmente, de forma estable, como la primera formación política del país. La cuestión es que Salvini sabe que está perdiendo consensos. Y por eso está cambiando su propaganda, haciéndola de forma local y con un nuevo accesorio.

El líder de la Liga estrena gafas de vista como "nueva estrategia de comunicación". Es lo que piensan muchos periódicos últimamente en Italia, mencionando dicha posibilidad. Salvini, sin embargo, asegura que su cambio se debe al hecho de "tener 47 años". Según algunos periodistas transalpinos, manteniéndose voluntariamente en un análisis superficial, consideran que este cambio de estrategia se centra en convencer a aquellos que se fían más de los intelectuales, un colectivo que siempre ha despreciado. 

No pudiendo organizar mítines multitudinarios, con los sondeos a la baja para la Liga, con unos altos índices de popularidad para el premier Conte y con una compleja situación político-sanitaria en Italia, Europa y en el resto del mundo. Salvini parece preferir la moderación propagandística: "Nosotros estamos con los italianos, en el respeto de las reglas italianas y europeas. Eso no significa que la Liga acepte cualquier postura que proceda de Europa". Parece que el Salvini de los gritos, de los rosarios y de los comentarios xenófobos ha quedado atrás.

¿Por qué Salvini ya no tiene el mismo predicamento? Respecto a hace unos meses, el coronavirus ha incidido directamente en su forma de hacer política. El momento extraordinario, desde el punto de vista sanitario, le está impidiendo hacer la tan efectiva propaganda a pie de calle que luego se multiplica en las redes sociales. Este lunes empieza a desconfinarse casi por completo todo el país, pero la vigente prohibición de generar aglomeraciones de personas afecta directamente a los mítines en los que Salvini convence a sus seguidores.

Tras dos meses de confinamiento derivado del coronavirus, la principal estrategia de la Liga ha sido ir contra el premier, que el propio Salvini quiso dejar a un lado abandonando la coalición de Gobierno que los grillinos del Movimiento 5 Estrellas y La Liga compartieron más de un año hasta el verano pasado. Desde el primer momento Salvini y los suyos han querido transformar el coronavirus en un tema político entre las regiones y el Ejecutivo de Roma. No es algo casual, ya que Lombardía, gobernada por el leguista Attilio Fontana, no sólo es la región más afectada por la pandemia en el territorio transalpino, sino también el motor económico del país.

Salvini y Fontana se han aprovechado de la coyuntura de la covid-19 para presionar al Gobierno italiano, primero para acelerar la cuarentena, después para prolongar el confinamiento, para luego apostar para la rápida apertura. Resultado: la Liga de Salvini ha perdido consensos.

Atendiendo a las últimas medias de sondeos en el país, la Liga del soberanista Matteo Salvini permanece estable en torno al 26% de las preferencias, unos 5 puntos por delante del segundo partido según las intenciones de votos, así pues, el socialista Partido Democrático (PD) liderado por Nicola Zingaretti, que se mantiene estable en su 21% de consensos. 

Quienes sin embargo están recuperando terreno, poco a poco, son los grillinos del Movimiento 5 Estrellas (M5E), actuales socios de mayoría del Gobierno de Conte junto al PD. ¿Quién se está beneficiando de la caída en los sondeos de la Liga de Matteo Salvini? Curiosamente, Hermanos de Italia (HDI) de Giorgia Meloni, la formación soberanista perteneciente a su misma coalición, junto al ex primer ministro y magnate, Silvio Berlusconi.

Más noticias de Internacional