Público
Público

El Papa dice que las bodas gays ponen en riesgo la creación

El pontífice señala a los países que recientemente han legalizado la unión entre personas del mismo sexo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa está preocupado por el medio ambiente y por la creación. De ahí que durante su discurso ante los diplomáticos de más de 170 países, en el que realiza una evaluación de los acontecimientos en el mundo durante el año, haya centrado la atención precisamente en esos dos temas. La creación, según Benedicto XVI, se ha visto amenazada por las leyes que socavan 'las diferencias entre los sexos'.

El pontífice considera que esa diferencia entre hombre y mujer, calificada de 'esencia biológica', es atacada 'en el nombre de la lucha contra la discriminación', por leyes como las que recientemente aprobó Portugal, que legalizan el matrimonio homosexual. En un discurso pretendidamente científico, el Papa asegura que 'las criaturas difieren unas de otras y pueden ser protegidas o puestas en peligro de extinción de diferentes maneras, como sabemos por la experiencia cotidiana'.   

Benedicto XVI señala directamente a 'paises de Europa o del Norte y Sur de América', en clara referencia a las legislaciones que comienzan a aprobar el matrimonio homosexual en diversas partes del mundo. Leyes que para el Papa suponen un 'capricho' y una 'obstinación', ya que considera que 'el camino a seguir' por el hombre 'debe corresponder a la estructura querida por el Creador'.

El Papa critica a los países que han aprobado el matrimonio homosexual recientemente

Pero no todo el discurso estuvo centrado en la 'amenaza' homosexual. Benedicto XVI también mostró su preocupación por el fracaso de la Cumbre del Cambio Climático de Copenhague, que para el pontífice se debió a 'la resistencia económica y política para combatir la degradación del medio ambiente'. También mantuvo la esperanza de que se pueda 'alcanzar un pacto' para enfrentar 'con eficacia' el cambio climático en las conferencias de Bonn y Ciudad de México en 2010. 

El Papa también aprovechó su discurso para criticar el excesivo gasto militar para el que se destinan enormes recursos para 'mantener y desarrollar arsenales nucleares', en lugar de destinarlos a ayuda para los pobres. También condenó la 'indiferencia' ante conflictos como los de Darfur, Somalia y la República Democrática del Congo.