Público
Público

El Parlamento Europeo lamenta el espionaje pero no rompe la negociación del TLC con EEUU

Tras el sainete de España, Francia e Italia con Evo Morales, Bruselas silencia el caso Snowden con una resolución en la que tan sólo "condena enérgicamente" las escuchas de Washington

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Condena enérgica. Esa es toda la respuesta que finalmente ha dado el Parlamento Europeo a EEUU por el escándalo de espionaje que han desvelado las filtraciones del extécnico de la CIA, Edward Snowden. Y algo más: el caso no va a paralizar, ni siquiera de manera temporal, las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Washington, que arrancarán según lo previsto el próximo 8 de julio. 

'El Parlamento Europeo condena enérgicamente el espionaje de las representaciones de la UE y pide a las autoridades estadounidenses que aclaren inmediatamente la cuestión', reza la resolución aprobada este jueves por los eurodiputados del Partido Popular Europeo, que, además, encargaron la creación de un grupo de trabajo dentro de la Comisión de Libertades Civiles del PE, presidida por el socialista español Juan Fernando López Aguilar, para que investiguen lo ocurrido y emitan a finales de año sus conclusiones.

El Partido de los Socialistas y Demócratas Europeos había exigido que se paralizaran las conversaciones por el TLC de manera temporal hasta que se aclarara el asunto, mientras que la Izquierda Europea, que es profundamente crítico con este futuro acuerdo porque 'supondrá la sumisión total a EEUU', tal y como afirmó el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, a Público la semana pasada.

La decisión viene  un día después de que España, Italia y Francia protagonizaran un sainete sin precedentes al prohibir al presidente de Bolivia, Evo Morales, sobrevolar su espacio aéreo bajo sospecha de que pudiera estar trasladando a Snowden a La Paz. Morales, que regresaba a su país después de participar en una cumbre en Rusia, fue retenido en Viena ─ donde aterrizó por problemas técnicos ─  durante 13 horas y no le quedó más remedio que dejar que registraran su avión para poder volver a despegar.

La templada reacción se produce también después de que el propio presidente del PE, Martin Schulz, reclamara el domingo explicaciones inmediatas a Washington y que Berlín comparara el comportamiento de EEUU con la guerra de espías durante la Guerra Fría. Durante el fin de semana se conoció que la Agencia Nacional de Seguridad estuvo siguiendo las comunicaciones de las instituciones comunitarias y de la ONU, y además, que Washington intercepta cada mes 500 millones de comunicaciones de Alemania y 60 de Francia.

París se mostró indignado esta semana por la actitud de EEUU y ha sido uno de los países que ha tratado de frenar las negociaciones para la creación de una zona de libre comercio. Alemania, sin embargo, ha aceptado las explicaciones que el presidente, Barack Obama, le dio personalmente a la canciller, Angela Merkel.

Algunas voces en Bruselas calculan que un TLC con EEUU hará crecer el PIB de la UE entre un 0,5% y un 1% y pese a las consecuencias sociales que pueda tener un pacto así, nadie parece dispuesto a que el negocio se vaya al traste.