Público
Público

Pena de muerte El año 2019 fue en el que se realizaron más ejecuciones en Arabia Saudí desde 2015

Se han consumado un total de 185 condenas a pena de muerte, frente a las 149 del año anterior y a la cifra más alta registrada hasta el momento: 157 en 2015, según la Organización Europea-Saudí para los Derechos Humanos (ESOHR). 

Imagen de archivo de un preso antes de recibir la inyección letal. - EFE
Imagen de archivo de un preso antes de recibir la inyección letal. - EFE

efe

En 2019 Arabia Saudí llevó a cabo más ejecuciones de presos que en los cuatro años anteriores, con un total de 185 ejecuciones comparado con 157 en 2015, denunció hoy la Organización Europea-Saudí para los Derechos Humanos (ESOHR) en su informe anual sobre la situación en el reino.

Según el informe titulado El cáncer del tirano, Arabia Saudí alcanzó en 2019 "un nuevo récord" al aplicar las sentencias a muerte contra 185 personas, frente a las 149 del año anterior y a la cifra más alta registrada hasta el momento: 157 en 2015.

ESOHR alertó además que 47 personas podrían ser condenadas a muerte en el reino, a pesar de que no hay "acusaciones graves" contra ellas, algunas de las cuales se enfrentan a cargos como pertenecer al grupo islamista Hermanos Musulmanes, considerado terrorista, o expresar su apoyo a manifestaciones.

La ONG detalló que 13 de esos 47 acusados eran menores de edad cuando fueron acusados formalmente por las autoridades saudíes. "Arabia saudí aún no ha cambiado su política respecto a los menores", destacó la organización, según la cual 23 de ellos fueron ejecutados en 2019 o se enfrentan a esta posibilidad este año.

El "peor año" de las últimas décadas

El informe publicado este martes calificó 2019 como el "peor año" de las últimas décadas por "la falta de influencia de la sociedad civil" en el reino, que ha experimentado una apertura en las libertades pero aún reprime y persigue a los disidentes.

En los últimos años, cientos de personas han sido condenadas a pena de muerte y de cárcel en Arabia Saudí por estar implicadas en delitos de terrorismo, aunque las organizaciones de derechos humanos han denunciado que no siempre reciben un juicio justo y en algunos casos los procesos son masivos y expeditivos.

El pasado abril, las autoridades saudíes anunciaron la ejecución de 37 personas acusadas de "terrorismo", una de las cuales fue crucificada, tan sólo dos días después de un ataque frustrado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) al norte de Riad.