Público
Público

Peña Nieto replica a Trump y descarta que México vaya a pagar la construcción del muro

El presidente de México denuncia las presiones de EEUU basadas en "el miedo y en amenazas" y sostiene que no aceptará nada que atente "contra la dignidad" de su país

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El presidente de México, Enrique Peña Nieto durante la clausura de la XXVIII Reunión de Embajadores y Cónsules en el Salón Tesorería Palacio Nacional en Ciudad de México, México. / EFE

MÉXICO.- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha endurecido su discurso respecto a la nueva etapa en la relación bilateral con Estados Unidos que se abre con Donald Trump, a quien recriminó haber presionado a empresas estadounidenses para influir en sus decisiones de inversión en el país latinoamericano.

En un encuentro con diplomáticos en la clausura de la XXVIII Reunión de Embajadores y Cónsules celebrada en el Palacio Nacional de la capital mexicana, Peña Nieto denunció dichas presiones basadas en "el miedo o en amenazas", y volvió a descartar que México pague la construcción del muro fronterizo que Trump ha prometido erigir.

"No son negociables principios básicos como nuestra soberanía, el interés nacional y la protección de nuestros connacionales", aseveró el mandatario. Todo esto el mismo día en que Trump ofreció una rueda de prensa en la que el republicano reiteró que México terminará costeando el muro, "con impuestos o pagos" directos.

"Es evidente que tenemos algunas diferencias con el próximo Gobierno de Estados Unidos, como el tema de un muro que México, por supuesto, no pagará", aseguró horas más tarde Peña Nieto, quien sostuvo que su país no aceptará "nada en contra de nuestra dignidad".

"Rechazamos cualquier intento de influir en las decisiones de inversión de las empresas con base en el miedo o en amenazas", expresó el presidente

También abordó las amenazas del magnate de subir los aranceles a las empresas estadounidenses que no trasladen su producción a su país, y que ocasionaron que la semana pasada Ford anunciara la retirada de una inversión de 1.600 millones de dólares para una planta en el estado mexicano de San Luis Potosí. "Rechazamos cualquier intento de influir en las decisiones de inversión de las empresas con base en el miedo o en amenazas", expresó el presidente. Y enfatizó que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado entre México, EE.UU. y Canadá y que Trump pretende renegociar al considerar que perjudica a la industria de su país, "es una de nuestras mayores fortalezas" a la hora de complementar procesos productivos.

Aunque dijo que "todos los temas que definen nuestra relación bilateral están sobre la mesa, incluyendo seguridad, migración y comercio", matizó al advertir que "para cualquier negociación" el país vecino deberá asumir una serie de compromisos.

Entre ellos, que EE.UU. detenga el tráfico ilegal de armas hacia México y frene el dinero de procedencia ilícita que reciben las organizaciones criminales, y que garantice el respeto a los derechos de los migrantes indocumentados que sean repatriados, algo que Trump advirtió que hará masivamente.

Otro de los aspectos que exigió Peña Nieto al republicano es "mantener el libre flujo de remesas" que los migrantes mexicanos envían desde EE.UU., y de las cuales "depende el sustento de millones de familias mexicanas, principalmente de bajos recursos".

El equipo de Trump se reúne con los grupos hispanos más importantes

Casi como respuesta directa y con imagen de querer calmar la situación, el equipo del presidente electo de EE.UU., Donald Trump, se reunió esta semana a puerta cerrada en Washington con algunas de las organizaciones hispanas más importantes de ese país. "El objetivo era empezar el diálogo entre el equipo de Trump y organizaciones latinas sobre diferentes temas, como inmigración o economía", señaló una de las personas que estuvo en la reunión, celebrada oficialmente de manera confidencial y con la condición de que su contenido no fuese divulgado.

Muchas de las organizaciones coincidieron en señalar como su mayor punto de interés las relaciones entre Estados Unidos y México, así como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA en inglés), que Trump ha prometido que revisará porque, a su juicio, ha perjudicado a la economía estadounidense.

Otro de los puntos que se abarcaron durante la reunión fueron las relaciones entre Estados Unidos y Cuba debido a la amenaza de Trump de revertir el proceso de deshielo iniciado con la isla. El encuentro se produjo en una de las aulas del Hillsdale College's Kirby Center, unas instalaciones situadas cerca del Congreso de Estados Unidos y que usa el centro de educación superior Hillsdale para enseñar la Constitución y sus principios más importantes.